2/12/09

328 - El descubrimiento




Era querido y respetado en su empresa. Había comenzado haciendo recados y en sólo 18 meses le habían confiado un vehículo. Llevaba 38 años en la misma, de los cuales 34 y medio los había pasado conduciendo distintos tipos de vehículos.

Ahora era el mejor representante para todo el norte de España y algunas provincias de la antigua Castilla la Vieja y del Reino de León. Aunque sus jefes y compañeros no querían, él pensaba jubilarse. Había decidido hacerlo dentro de seis meses. Estaba en su último año de conductor profesional.

No se encontraba mal. Presumía de hacer más de 50.000 kilómetros anuales, al precio de dormir en su casa solamente un mes al año (algo que su mujer le agradecía).

Ahora, ahora mismo, se encontraba reflexionando acerca de lo acontecido.

Realizaba su recorrido diario, absorto en los clientes visitados, cifras de negocio, anécdotas y… aquella camarera del restaurante de carretera con la que… cuando observó algo extraño al borde de la antigua Nacional 634. Detuvo el coche. Bajó. Lo rodeó…

Era un poste vertical de color gris. Metálico, comprobó dándole unos golpecillos. Con un enorme círculo en la parte superior, que estimaba en unos 70 cm. de diámetro, de color blanco con el borde rojo. En su interior, en gran tamaño, había un siete y un cero, que rápidamente interpretó como 70.

Dio la vuelta alrededor del poste y comprobó que la cosa era de color gris y, en letra pequeña, tenía grabado algunas cosas.

Le dio varias vueltas. Volvió al coche, se sentó, y lo observó cuidadosamente.

Reanudó la marcha y pronto cayó en la cuenta de que el fenómeno se repetía. Había más. Y pronto pudo apreciar que no en todos había un 70. Otros tenían un 40 y otros un 90.

Se le habían agilizado sus dotes de observación, dado que pronto reparó en que había otros más, pero con distintas formas y colores. Le resultó extrañamente curiosa una de aquellas cosas, que no parecía abundar tanto como las anteriores, por su forma octogonal y roja. No le dio tiempo a ver lo que había escrito en ella, la cosa.

Ya en el hotel, pensó en el asunto. No sabía que hacer con su descubrimiento. No se decidía a comunicárselo a nadie ya que, si nadie nunca le había hablado de eso, tal vez fuera por que nadie tenía constancia de su existencia y, si lo contaba, tenía miedo de que lo tomaran por loco.

Al final del día ya había tomado la firme determinación de no hablar con nadie del extraño hallazgo o suceso.

Tal vez, dentro de mes y medio, ya en casa, y personalmente, se lo contara a su mujer. Ella era más inteligente y quizá juntos adoptaran la resolución más acertada acerca de lo que se podría hacer con aquel descubrimiento.


post perdido en la noche de los tiempos
ahora recuperado

:::Post 328 - CR062/091202 - OVNM 005/070917 – Descubrimiento
:::foto: 090919-C2111 - Stop >·< Canon S3IS - f/4 - 1/1600 seg - 13.5 mm*

43 comentarios:

  1. 09-09-08
    ¿Y salían de dentro pequeños personajes con antenas? ¿y hay que ser conductor para ver una cosa de esas? mira que yo llevo 19 años conduciendo y jamás ví nada de lo que vio ese pobre hombre...¿y dices que había algo escrito en la de fondo rojo? grrr...mira que no pararse a leerlo...seguro que era interesante...igual hasta era alguna palabra que se le perdió a dios...o a Dios? adiós.

    ResponderEliminar
  2. Creia que habias visto una señal en el cielo :)

    22 yo llevo 22 conduciendo... y fijate que hasta me tengo encontrado en las cunetas hombrecitos verdes que llevan una especie de espada laser de color fosforito y la agitan freneticamente en el aire de cuando en vez... Alienigenas!!! seguro!!!

    En vilo, me ponen siempre tus relatos, en vilo! que uno empieza a leer y devora las palabras para llegar rapidamente al final y conocer el desenlace :)

    Buen protagonismo cromatico el de la señal y no digo ya nada del texto...

    Alousiles

    P.D. por cierto... no tendrás una cinta métrica a mano? es que tengo que medir la cabeza y no tengo con qué ;)

    ResponderEliminar
  3. A lo mejor llega a su casa y se lo puede contar a su mujer. A lo peor, se salta otro de esos extraños símbolos octogonales, y no llega.

    O lo que es peor, le jode la vida a otro...

    Nunca entendí por qué en España no pone PARE o ALTO como en sudamérica y dice STOP como si fueramos angloparlantes.

    En fin...

    ResponderEliminar
  4. Nunca pensé que un STOP me pareciese bonito, pero oye, ha llegado el día.

    Me encanta tu foto, te ha quedado genial ese fondo desaturado y todo el color intenso de la señal de tráfico.

    Enhorabuena!

    un bico

    ResponderEliminar
  5. a perspectiva escolhida está muito boa e o contraste das cores ainda torna esta foto mais grandiosa
    um beijo

    ResponderEliminar
  6. Tristes señales, qué aburridas deben de estar ahí plantadas... y encima casi nadie les hace caso...

    Le dejo un regalito de Navidad en mi Pequeño Cabaret Ambulante, en el lateral derecho del blog.

    Y párese sólo para darme un abrazo :)

    ResponderEliminar
  7. Me gustó la foto y la historia, está genial. Besos

    ResponderEliminar
  8. Me encanta la fotografía.

    A veces no somos conscientes de lo que nos rodea y un día sin saber porque caemos en la cuenta de que "eso" esta ahí...

    Un relato muy sugerente, si leo entre lineas...más


    Buen viaje!

    ResponderEliminar
  9. Espectacular foto
    Historia magnífica

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Pues nada a recuperar más posts de la noche de los tiempos.

    ResponderEliminar
  11. Gosto da fotografia, do seu tratamento e nunca imaginei que um sinal desse tanto pano para mangas.
    Abraço

    ResponderEliminar
  12. Pero, ¿tenía carné de conducir?

    No sé porqué me ha venido a la cabeza Willie Loman, el protagonista de "La Muerte de un viajante, de Arthur Miller.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. La foto me ha encantado, el juego de color y b/n y el encuadre, magnífico... la historia, pues tengo que leerla de nuevo para pillarle el puntillo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Que fuerza desprende este stop! y encima tan insignificante com es , quedo genial.

    Bonito relato.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Yo una vez vi una triangular con una vaca dentro...

    ResponderEliminar
  16. Interesante reflexión y exquisita foto en B/N adornada con una a color. En verdad valdría la pena recorrer al año miles de kilómetros y dejar su vida ahí por todas esas carreteras transitadas.
    El tiempo le dirá si valió la pena.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Oye, qué fuerte, qué vista tiene po dios!!!

    besicos

    ResponderEliminar
  18. potente e impactante desaturación

    ResponderEliminar
  19. Rojo sobre gris y blanco de algodón dulce…o amargo blanco en el que todo sobresale… hasta los hilos son capaces de hilvanar historias, tus historias, buenas historias.
    No mezclemos colores; ni el blanco, ni el rojo, ni el gris. Satura o des-satura, pero deja que cada manto conserve su pureza y cada color su espacio.
    Un beso pespunteado
    …con hilo gris y aguja roja.

    ResponderEliminar
  20. A mi me ha pasado con el roce del algodón de rizo de mi albornoz, nunca lo había sentido tan cálido como ahora, que me demoro dentro de él.Tanto que le estoy haciendo una oda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. ...menudas fotazos las tuyas!...me gustan!...
    ...al protagonista de tu historia le vendría muy bien un cursillito de reciclaje no? jajaja...aunque...a veces pasa...un abrazo...

    ResponderEliminar
  22. ¡A ver si ahora, cada vez que vea un stop, me acuerdo de ti y no paro!
    Besos, también para el viajante...¡tipo con suerte!

    ResponderEliminar
  23. Gracias por visitar Creatividad e imaginación fotos de José Ramón y por tus comentarios.

    Tienes un blogs muy interesantes.

    Un Cordial Saludos

    ResponderEliminar
  24. Un relato inquietante Ñoco para una foto repleta de significados. Muy buena, abrazos

    ResponderEliminar
  25. Y por cierto, yo hago sinopsis, pero coño, milagros no, jejeje. Es un librito que no he terminado de comprender yo... O quizás si. Abrazos

    ResponderEliminar
  26. Me ha llamado la atención tu foto del stop, con el desaturado selectivo (parece que te has aficionado) tan perfecto y luego la historia parecía que iba a terminar de determinada manera pero de pronto tiene un final inesperado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Excelente tratamento de edição, resultou numa grande imagem.

    ResponderEliminar
  28. no lo había leido Ñoco,me alegra que vayas recuperando tus escritos y poniéndolos aquí, otro escrito original y que atrapa, con tus post me pasa como con esa señal, no puedo hablar de tan extraños descubrimientos pero siempre me paro a pensar sobre ellos un rato ;-) un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Antes de leer te contesto a tu pregunta, ya me gustaría, ya, ser la de la foto, tan joven y tan guapiña, creo que es la mujer de Saramago, aunque no estoy muy segura.
    Besos, leo y vuelvo.

    ResponderEliminar
  30. Me pone el vello de punta, decididamente debe descansar y olvidarse de todo, o mejor recordar sólo los buenos momentos que haya pasado en la carretera, y en toda su vida.
    En ocasiones es mejor parar, aunque para darse cuenta haya que aprender inglés.
    Muy buena foto, como siempre.

    ResponderEliminar
  31. A veces no es fácil aceptar que uno tiene que parar, detenerse...y ver el mundo tal como es.

    Te dejo VolVoretas rasgando el cristal.

    ResponderEliminar
  32. historia muy bonita e inquietante.
    saluditos

    ResponderEliminar
  33. Jodido STOP... señor agente, que no lo vi... con to lo rojo que es... jajaja

    Saludos y un abrazo!

    ResponderEliminar
  34. Recorremos es el mismo camino, la misma ruta una y otra vez y pensamos que sabemos todo pero no... siempre hay algo nuevo y esto nuevo conmueve.
    Excelente cut-out. Me encantó.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  35. Y recuperado con éxito...
    Ese hombre era grande, tantos años sin ver y seguía vivo.

    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  36. Nunca un stop tuvo tanto que contar.
    Sencillamente geial, bueno buenisimo.
    Aplausos y enhorabuena.
    Mil besos y otros mil mas!!!

    ResponderEliminar
  37. increible la manera en que has enlazado tu historia con la imagen... me fascina hacer eso y por experiencia propia te dire que no es cosa facil.


    muy buenas ambas!


    mi admiracion, saludos!!

    ResponderEliminar
  38. Hola, otra vez, ÑOCO,

    Pues no sé que decirte. No sé si es una metáfora en la que alguien descubre de pronto, lo que ha visto miles y miles de veces y que de pronto ve como algo extraordinario... No sé si es un sueño, en el que alguien que no hizo ese stop, tan impactante sobre gris, ya está camino de a saber donde y se le aparecen esas señales por culpa de las cuales ha emprendido ese viaje hacia el infinito. No sé si es un tonto rematado, al que su mujer no extraña si quiera en tan largas ausencias...

    No sé ÑOCO, sigo pensando en tu hombre de la mirada perdida y su amigo de cuatro patas y quizá tu hombre de la señal del stop. Se pierda y un día termine siendo, como el de la mirada perdida, que tan mal te hizo sentir...

    Está sonando una música preciosa de saxo...

    Muchos besos y felices sueños, ÑOCO

    ResponderEliminar
  39. HOLA NEN...ME ESPERABA OTRO FINAL...SE PARECE A UN CHISTE DE EUGENIO PERO INACABADO...

    SALUT
    JOAN

    ResponderEliminar
  40. Con fotos como ésta hasta los Stop parecen arte. Un abrazo, ÑOCO LE BOLO.

    ResponderEliminar
  41. Hola, Ñoco

    Paso rapidito para para desearte Felices Fiestas, voy a andar algo liadilla estas próximas semanas.

    Un bico doble

    ResponderEliminar
  42. Me gusta este contraste!!!

    ResponderEliminar
  43. Lo que da de si una señal de tráfico!! Menuda historia bien recuperada.... la foto como siempre de impacto, no podía ser menos :)

    ResponderEliminar

·>
·>

· algial@gmail.com