30/5/10

373 - Finisterre


Ya está ahí. Finisterre. A la vuelta de una esquina. Fisterra. Una esquina a 33 kilómetros de distancia, tapizados de apacibles paisajes de una Galicia litoral. La tierra donde acaba el mundo. Ando esos 33 kilómetros sin parar. La tierra donde comienza el Reino del Hades. En realidad, una corta parada para tomar un café con leche, pobre, sin nada, que nada había en aquella pobre tienda de aquella parroquia... del camino. Del Camino. Ahora… Finisterre.



Mira mi mochila hacia atrás. Atrás, muy atrás, queda el botafumeiro y el olor que impregna mis botas. Aquella ceremonia en español, italiano y alemán, ceremonia que erizaba el vello no creyente y hacía brotar las lágrimas de pies torturados por los distintos caminos.



Mira para atrás, la mochila. Y atrás quedan las torres de Santiago, y el recuerdo de Prisciliano, el obispo decapitado en Treveris. Y también, la Vía Láctea, las interpretaciones exotéricas... místicas… Atrás quedan todos aquellos con los que compartí las horas y los días. Atrás quedan muchos. Delante… el recuerdo.



Doy los últimos pasos por la playa donde me esperan la barca y la ola. Langosteira.



Al final, un autobús vomita cincuenta personas sobre la playa. Me miran con extrañeza. Pocos llegamos a Fisterra en esta época del año. Una capa roja, que me envuelve, es acariciada por un fino orballo que sólo permanece unos minutos en nuestra compañía.



Entro en la Bibliotaberna. Curioso bar donde pongo el sello en mi credencial. Mientras tomo un bok de Estrella de Galicia, charlo con el dueño y otro cliente. Pink Floid penetra la piel, y después, otros tantos héroes de toda una época invaden el curioso local. Un cartel habla de aquellos maravillosos años. Y mientras la música embriaga, la certeza de estar en el Fin Del Mundo embarga el corazón.

En unas horas, será el regreso. El regreso al mundo imperfecto donde la belleza tiene que competir duramente con la fealdad, donde la impudicia de la riqueza trata de ocultar la injusticia.

Se acaba. Aún acabándose, el Camino y yo sabemos que habremos de encontrarnos. Quizá dentro de un año, estén mis botas en otro lugar.

Están.


373
Fisterra · CR082/100530
fotos autorizadas: 090606 - P1030522 - P1030522 - P1030522 / Lumix DMC-TZ5
En A Galería, Bibliotaberna de Finisterre - La Coruña

sobre el día 30, mis botas estarán acercándose a Atapuerca,
el homo antecessor me regalará una sonrisa
pronto, Burgos dejará que el gótico acaricie mis ojos, una vez más

(post programado)



44 comentarios:

  1. Enhorabuena. Has llegado al fin del mundo y vuelves sobre tus pasos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ni tu mirada es ausente, ni tu cristal está rasgado...Tus fotos son majestuosa, perfectas, inspiran y transmiten tranquilidad...y la música es perfecta para saber que estás detrás de tus palabras....Aún siendo el post programado,se nota que estás ahí...
    Besicos...

    ResponderEliminar
  3. Hacer el camino, llegar a Santiago, ver el botafumeiro todo eso produce una reacción en las personas que no se explica, se siente y punto.
    Pero llegar a fisterra, sentarse en la punta del cabo, mirar el mar. en ese momento te das cuenta que ese no es el fin, es el principio.

    ResponderEliminar
  4. Fisterra, que para muchos es el final de un camino, para mí fue el principio...el principio de un camino que prácticamente terminó en Navarra, porque ese camino lo hice al revés; el mejor camino que hice.

    Me ha encantado "escuchar"... orballo.

    VolVoretas melancólicas.

    ResponderEliminar
  5. Encantou-me este post, esta subida. Sabes, também já estive aí em Finisterre, a mágica e mítica Finisterre onde bebi Estrella de Galicia e fiquei com essa terra ebtranhada na pele. Como uma tatuagem...

    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Chagar a Fisterra e deixar que o aire azoute o rostro, logo de andar un longo Camiño, é toda unha experiencia. De repente semella que a grandeza do Camiño se resume nesa parada nun pobre café e en Fisterra, o Fin do Mundo.
    Coma a vida mesma: ao final, toda a grandeza se concentra na última exhalación.

    Parabéns polas imaxes. Son moi fermosas. E por teres chegado xusto aí, onde o camiñante ten que empezar a desandar o Camiño, se quere seguir camiñando.

    Saúdos.

    ResponderEliminar
  7. Que bonito,sentimientos y sensaciones profundas se mezclan al leerte.

    El bar es espectacular, un rincon muy sorprendente.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Pero qué post más entrañable, mira por donde me han entrado unas irresistibles ganas de visitar Fisterra, sí, aún sabiendo que el viento que hay allí me volará las ideas, igual, me arriesgo.
    La taberna tiene ese punto cutre entre entrañable y pasodetodo.
    Ayyyyyyyyyyyyyyy, Atapuercaaaaaaaaaaa, suspiro por el lugar y por Bermúdez de Castro.
    Pásalo bien, Ñoco y cuéntanoslo al regreso.

    bicos

    ResponderEliminar
  9. MartinAngelair30/5/10 10:16

    Español, italiano,...alemán.



    Entro en la Bibliotaberna,...Pink Floyd penetrará siempre en la piel.




    (camino con justicia para regalar, y música que levantar)




    El gótico, también alimenta :)





    Un beso muy fuerte; B.D.C.Ñ.L.B.

    ResponderEliminar
  10. el bibliobar muy curioso!
    (es todo un recorrido por mundos extraños el observar cada detalle)

    y suena maravillosamente bien como cuentas el camino andado.
    ¿éso has estado haciendo?
    envidiable.
    Y siempre preparando tus botas.

    ResponderEliminar
  11. qué tendrá el camino para ti Ñoco, que siempre regresas a él ;-), estupendo que lo hagas porque nos dejas fotos únicas, un abrazote!

    ResponderEliminar
  12. Preciosa tierra, preciosos caminos. Nunca hice el Camino, tengo un amigo que anda por allá, me cuenta maravillas, no se pierde ni un año, debe saberlos de memoria, todos los caminos del Camino, este año eligió comenzar por Sevilla, Vía de la Plata creo que me dijo.
    Un beso, Ñoco, y que disfrutes mucho de todos los caminos, todos los años.

    ResponderEliminar
  13. Se me olvidaba, lugar acogedor el de las fotos, preciosas, dan ganas de volar allí a tomarse un café calentito.
    Más besos.

    ResponderEliminar
  14. Fisterra. Un lugar donde todo termina y donde todo comienza de nuevo.
    Una taberna, una cara afable que nos acredita el paso, la llegada, el camino.
    Un lugar donde hay de todo, hasta un buen vino y agradable compañía. No cantabas ni con la una ni, seguramente, con la otra. ¡Son las cosas del camino!.

    Tu mochila. Te costará deshacerla. Hazlo cerca de un rincón donde puedan reposar tus historias, aquellas que nos contarás algún día.

    Besánganos de regreso.

    ResponderEliminar
  15. Haoy he hecho 22 km de tarazona a tudela, por una vía antigua del tren... me he acordado de los peregrinos... una pasada...

    Yo no sé si me atrevería... la verdad

    Besicos

    ResponderEliminar
  16. No lo pillo del todo...entonces ya fuiste y estás de vuelta?...¿sabes que me das envidia? Espero estar en ello alguna vez, por lo menos un trozo largo.
    ¡ah, mil besos, por tu corazón enorme!

    ResponderEliminar
  17. Estan.

    Estuvieron.

    Estarán.

    Primer descanso, Atapuerca. Supongo que el homo antecesor estará como siempre, despues de tantos años... se conserva bien, no le ha hecho falta ir a bañarse a ningun sitio jajajajaja uuuy, me comporto ya mismo ¡si!, retomo mi seriedad, vaaaale jijijiji yaaaaaa, ya, ya :)

    Volveremos a Finisterrae y veremos como el sol se funde en las aguas provocando una gran llamarada.

    Sabias que:

    "Relacionado con el Camino de Santiago o Ruta de Santiago y como finalización del mismo se contruyó la iglesia de Santa María das Areas a finales del s. XII, lugar donde se encuentra la imagen del Santo Cristo de Finisterre. Talla gótica del s. XIV y de estilo similar al Santo Cristo de Burgos y de Orense" (Fuente tomada de la Wikipedia)

    Si, seguro que lo sabias, pero bueno, lo he intentado :)

    Fantastico el hombre de la bibliotaberna, un rincon donde cada uno que pasa deja un poco de si mismo. Si.

    Una vez, ardan las ropas mirando al mar, comienza la vuelta, pero...

    ...nunca antes sin pasar por LOS TRES GOLPES ;)

    (siempre a la vuelta, nunca a la ida, nunca)

    a
    lou
    sil
    es

    ResponderEliminar
  18. Miro las fotografías y es como si ya hibiera estado en ese bar. Queda definido perfectamente. Un abrazo, ÑOCO LE BOLO.

    ResponderEliminar
  19. Queda reflejado el ambiente, el clima del bar, en tus imágenes. Impregnados nos tienes del camino ... con fotos y palabras. Gracias por refrescarme la memoria y recordarme que hay que ir a hacerlo.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  20. Cuánto viajas.... cuántos bellos lugares y cuántos hermosos recuerdos que atesorar.
    Beso, Ñoco

    ResponderEliminar
  21. grande viagem, belas fotos!

    ResponderEliminar
  22. Fantástica entrada!!! Fisterra, el final y el comienzo. Por cierto, me gustó "Hijos del fin del mundo. De Roncesvalles a Finisterre" de Espido Freire. Seguro que te trae buenos recuerdos. Saludos,

    ResponderEliminar
  23. Se ve que disfrutas el lugar, aunque en la playa te vean con extrañeza, deseo conocer ahi, donde la injusticia es ocultada por la riqueza.

    Que taberna mas embriagadora, me gusta su arquitectura y todo su mobiliario.

    A disfrutar de ella, mientras se pueda, ya que pasara un año, antes que vuelvas a pisar ese lugar, esa playa, y esa biblioteca arrinconada en un bar.

    Exquisita música de piano.
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Con el aroma del fin del mundo, de la nueva aventura por llegar, por el futuro por conocer.
    Excepcionales las tres, bello punto y ¿final?, vendrán nuevos viajes, seguro. El Camino de Santiago, tal vez sea el primer viaje, el iniciático, el que te hace ver el mundo de otra manera, la lucha del día a día con uno mismo y las experiencias que se agolpan, son lo mejor, pero seguro que nos contarás más cosas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Encantador, esse sítio.
    Um dia lá irei...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Me ha encantado esta entrada, y como gallego mucho más. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Excelente entrada. Me ha gustado tu manera de narrar la experiencia que has vivido, aun continuas, durante tu camino. Fotografías estupendas, las que nos expones. Que te vaya todo bien. Felicitaciones. Saludos

    ResponderEliminar
  28. pensar que cuando canto música relacionada con el Camino de Santiago se me llena el alma de las presencias de "otros tantos héroes de toda una época" y de "la certeza de estar en el Fin Del Mundo"... curiosísimo lugar ese bar, Ñoco...

    ResponderEliminar
  29. Fantastico post...me ha encantado leerte que bueno todo lo que exteriorizas, el bar una pasada, nada mejor para el final de un buen camino, un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Pues ¿qué quieres que te diga?, que me ha dejado encantado tu entrada. Todo lo relacionado con la Vía Lactea me hechiza y si es descrito así, pues...

    Brindo contigo con una buena Estrella de GAlicia, que espero poder tomar en el bar de Finisterre este próximo verano.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Hola, Noco, con tus fotos y tus textos siempre me abres el apetito para hacer por fin el Camino. Pero tiendo al caos y tengo que organizar ese viaje.

    Magníficas fotos.

    Y sí, lo han vuelto hacer ante la condena suave de los que les podrían obligar a cambiar. Parece mentira que la crueldad venga de un pueblo perseguido y ajusticiado antes.

    Un abrazo, noco.

    ResponderEliminar
  32. ¡¡QUE BONITO TE HA QUEDADO ESTO ÑOCO!!

    ¡¡Cómo se nota que has sido muuuuy feliz haciendo el camino!! se te nota un regustillo a la melancolía del adiós, que contagia. Finisterre, tiene algo mágico...

    ¿¿Pudiste subir al faro, escuchar "las cuernas" que avisan a los barscos y ver su increíble puesta de sol??

    Si no has podido, que sepas que te queda esa deuda pendiente...

    Y sí que son pintoresco esso lugar donde te tomaste el café y la cerveza... Estos bares/tienda gallegos son como los bazares marroquís jajaja de todo te puedes encontrar.


    Si ya estás en casa, espero que descanses del palizón y...no estés triste, el año que viene vuelves y...tomamos un café en ese bar de Fisterra. ;-)


    Muchos besos ÑOCO ,
    se te extraña, que lo sepas;-)

    ResponderEliminar
  33. Has penetrado en el Reino del Hades o Plutón y has sabido volver. no queda más que felicitarte.

    Curioso local el que nos muestras. Barroco a más no poder en sus contenidos.

    ¿Ha merecido la pena el Camino, Ñoco? Creo que sí, ¿verdad?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Imágenes hermosas, llenas de sensibilidad y viveza. El creativo y comunicativo de la barra se transmite con un ambiente perfecto! Felicitaciones Ñoco.

    Besos

    isabella

    ResponderEliminar
  35. Finisterra um local que adorei conhecer, assim como adorei as tuas fotos
    um beijo

    ResponderEliminar
  36. Me quedo con la tercera, esa luz que rodea a los tertulianos entre mesas vacías. ¿No estarían charlando de lo difícil que se hace creer en la falsa cuando no se cree en la verdadera?

    Expresiones
    Piedra

    ResponderEliminar
  37. Y yo pensando que el fin del mundo estaba en la Patagonia y mira por dónde lo tenemos más cerquita... Un placer leer tus andanzas contadas maravillosamente. ¿Te has encontrado algún trébol más? ;-). Mil gracias, de corazón. Besos.
    Por supuesto, me uno a tu condena.

    ResponderEliminar
  38. Belo bar, pagaria um bom vinho pra você neste bar. Uma série magnífica vejo. Abraço

    ResponderEliminar
  39. y yo que no había estado por aquí...ni por allí. Alguna vez...

    En cuanto a Gaza...me quedo sin palabras por el dolor

    abrazotes

    La fotografía de 375 Sr. Juez...es impresionante...volveré para leer su acompañamiento

    ResponderEliminar
  40. hermoso bar!!! que parece tener más que un café con leche, tiene mucha magia. y el recuerdo de Gaza, acompaño tu condena

    ResponderEliminar
  41. LO dicho Ñoco, lo tuyo es manternernos con las emociones a flor de piel. Nos zarandeas, nos conmueves, nos sacas de nuestro sitio para cambiar de perspectiva.
    Eres el Gran Ñoco.
    Un beso caminante.

    ResponderEliminar
  42. Menudas sardinas me comí ahí. Buen sitio.

    ResponderEliminar
  43. Ñoco, me he paseado por tus caminos y sigo soñando esta aventura recién descubierta, recién disfrutada. Bellísimas entradas relacionadas. Sigue caminando. Siempre.

    ResponderEliminar

·>
·>

· algial@gmail.com