22/6/10

379 - Dos bancos y un tamarindo (R)



Dos bancos, un tamarindo, dos bancos un tamarindo, dos bancos un tamarindo... Mañana fresca del, recién caído del calendario, otoño.


Suelo mojado. Dos bancos, un tamarindo. En el paso de peatones espera una mujer, joven, en una postura comprometida deseando ver al mismo tiempo el permisivo verde semáforo y el azul acerado de la mañana en la bahía a sus espaldas. Sin charcos. Dos bancos un tamarindo dos bancos, interrumpidos ocasionalmente por una papelera parisina.

Un señor maduro, arrastra su cuerpo en un penoso esfuerzo por aparentar que corre. El mp3, o mp4 posible, le proporciona un aire distraído. Me gustaría, dos bancos un tamarindo dos bancos un tamarindo, saber que es lo que está escuchando. Yo, algo de Steve Reich, minimalismo repetitivo, dos bancos un tamarindo, minimalismo repetitivo. Sí, siempre parece lo mismo, pero no. Me gusta Steve dos bancos un tamarindo Reich.

La bahía plácida deja ver al sur una locomotora Stevenson de 1868 (por ejemplo), huyendo sobre el verde intenso urgentemente hacia el oeste, personificada en la figura de una industria que emite grandes nubes de algodón azucarado, con vaya a saber qué cosas, empujadas por el viento de la lluvia hacia donde tendría que salir el sol cada día. Gruesas y negras nubes lo tapan ahora. Dos bancos, un tamarindo, alineados al tresbolillo forman un bosque de árboles que son y árboles que han sido.

Uno de los raqueros mira pensativo.

El bus 10, ¿o era el 14?, pasa con sus cristales empañados por los pensamientos de gentes que todavía no se han enterado de la razón de estar allí... tan apretados. Dos bancos un tamarindo... aparca un coche, sale una persona, ¿qué más da el asl? hablando por su móvil, dos bancos un tamarindo, de penúltima generación, diciendo algo inintiligible, no por el volumen, sino por la estulticia fuera de toda sospecha.

Miro al suelo. Sé que pronto habrá de secarse. Va apareciendo más gente. Ya recuerdo, asl, sí, age, sex, locate. Dos bancos un tamarindo dos bancos un tamarindo.

Una joven ucraniana, ¿es importante?, no se lo pregunté, arrastra una pesada maleta color fucsia con incrustaciones plateadas. Deduzco que viene andando desde la cercana, ¿cercana con esa maleta? estación. Dos árboles un tamarindo. Se están acabando los tamarindos ¿a dónde irá?. Chaqueta corta de piel, minifalda blanca, medias negras, zapatos de medio tacón, ¿qué llevaba debajo de la chaqueta?

Se acabaron los tamarindos. Se acabaron los bancos. En el Palacete hay una exposición titulada Vísteme. No es la hora todavía. Me quedo con el deseo de vestir a alguien.

Estúpidamente, el riego automático está funcionando, el riego automático está funcionando, mientras pasa un hombre de mediana edad, katiuscas, impermeable, gorro, cesto de mimbre, caña de pescar... ya supongo lo que va hacer, tiene el muelle a cuatro metros, el riego automático está funcionando.

¿Sé lo que voy a hacer yo? Tres coches hacia el este, cinco hacia el oeste, cuatro hacia el este, uno hacia el oeste, siete hacia el este, doce hacia el oeste ¿doce u once?. Sospecho que estoy que estoy perdiendo la concentración.

Creo que debo desandar el camino.

Tal vez empecé mal. Creo que era un tamarindo dos bancos un tamarindo dos bancos un tamarindo...

Enfrente, y lo dejo para otro día, por la acera, debe ser algo como quince plátanos un banco, doce plátanos un banco y etc. Bueno, más plátanos que bancos, se nota a simple vista. Estoy cansado. Los plátanos comienzan a amarillear. Los plátanos comienzan.

La próxima vez llevaré un papel y algo para marcar y algo para marcar.






379
Dos bancos y un tamarindo · CR084/100622
2007-C2706-Dos bancos y un tamarindo en la Bahía de Santander - sin datos exif
2007-C0154-Nubes B&W en la bahía · 1/2000 - f/8 · 6mm* · -0.67eV
Canon PowerShot S3IS

publiqué este post, ahora recuperado, en OVNM el 3 de octubre de 2007

tuve que esperar a un día de niebla para hacer la primera foto
era imprescindible la niebla como metáfora de la confusión del personaje del relato


42 comentarios:

  1. Comentarios de aquellas fechas....

    Coco Becerra dijo...
    Ñoco, este blog te puede gustar.
    http://faunigena.blogspot.com/

    4 DE OCTUBRE DE 2007 17:37
    Ñoco Le Bolo dijo...
    Vista esa gran página. Muchas gracias. Familiares todos de Steve Reich.

    4 DE OCTUBRE DE 2007 18:05
    Madame Vaudeville dijo...
    Qué bueno el minimalista Reich. Y qué bueno usted y sus escritos. Original y sencillo a la vez. Vengo de sus otros blogs y he de confesar que me encantan. Gracias por aparecer por mi cabaretito!!! Así le he descubierto!!!
    Un besito

    5 DE OCTUBRE DE 2007 18:05
    Coco Becerra dijo...
    A mi me pasa igual con el inglés, Ñoco, capto apenas una parte.
    This is a fucking shit because...te había buscado unos tutoriales de dos estudios de grabación virtuales para que te hicieras una idea; el GarageBand de Apple/MAC y el CuBase para PC.
    Igualmente, te los dejo aunque sea para que te líes aún más.

    http://www.youtube.com/watch?v=JzWH7Er0NX0

    http://www.youtube.com/watch?v=tpUUKJeP7jE

    8 DE OCTUBRE DE 2007 14:14
    humo dijo...
    Dos tamarindos un banco es traducible al castellano de la meseta por dos acacias, etc.

    Lamento, sin embargo, que la bahía sea aquí una línea de edificios que ocultan cualquier otra posibilidad.

    Tampoco es lo mismo pasear que ir de un lado a otro, pero por un momento he escuchado el rumor del mar.

    No me importa que no me visites.

    9 DE OCTUBRE DE 2007 01:27
    E Bosch dijo...
    Me ocurre siempre que visito alguna exposición de arte, especialmente con los impresionistas. Necesito dos lecturas, una para visualizar el conjunto y otra para recorrer cada cuadro pincelada a pincelada. Con tus textos me ocurre lo mismo pero al revés, una primera lectura para saborear el huego con las palabras y luego otra para hacerme una idea del conjunto.
    Saludos

    11 DE OCTUBRE DE 2007 09:08
    E Bosch dijo...
    Lo del "huego" no fue intencionado, fue un error!!!

    11 DE OCTUBRE DE 2007 09:11
    carlota dijo...
    Como he disfrutado del paseo por la bahía, coño! perdón, ñoco. Casi que me cojo el coche y estoy ahí en unos minutos...que bueno. Pensé que el hombre era Godofredo...que ya es de edad avanzada, más bien. Gracias por recordarme que bella es nuestro paseo. Un abrazo.

    19 DE OCTUBRE DE 2007 14:30
    Cris dijo...
    no se me había ocurrido pensar en la ubicación de la bahía!! además de bonita, es única, ya decia yo que era especial!!, gracias Ñoco!

    10 DE ENERO DE 2008 23:24
    rc dijo...
    Buen lugar para relajar la vista y disfrutar, pero sin mirar al suelo,mejor mirar al mar y las montañas. Añoro la antigua machina y sus losas, el mosacio actual me agobia. No me gustan los tamarindos. Me gustan tu jeroglifico, es profundo.

    20 DE ENERO DE 2008 21:44
    w dijo...
    debe ser una maravilla pasear junto a esa bahía contando tamarindos y bancos; puede que hasta sin contarlos.

    10 DE JUNIO DE 2008 22:20
    Sill Scaroni dijo...
    Dos bancos y el espacio entre los dos y el tamarindo.

    Maravillhoso tu escito.


    Un beso.
    Sill

    19 DE ENERO DE 2009 22:16
    Marina dijo...
    "...con sus cristales empañados por los pensamientos de gentes que todavía no se han enterado de la razón de estar allí..."

    Es de lo mejor que han leído mis ojos, estos ojos llorosos, en mucho, mucho tiempo.

    Sencillamente...sobrecogedor...

    Dos besos y un abrazo.

    7 DE MARZO DE 2009 16:59

    ResponderEliminar
  2. Preciosa foto de dos bancos y un tamarindo (no se nos escapa la especie arbórea:)))
    Me gustó el texto también y la capacidad de observación del que lo escribe.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón en que la niebla es imprescindible para reflejar la confusión mental del narrador. Menos mal que nos abres la mirada con la vista de la bahía.
    Muy buenas, las fotos. La ucraniana, no sé. En algún momento, a continuación, parece que se quiere vestir a alguien.
    Bien por el rescate.
    Un abrazo.
    .
    puntodevista

    ResponderEliminar
  4. Sí, eso parece, el frío traspasa la fotografía.
    Es un blanco y negro muy de niebla, de misterio, de frío madrugador.

    Bonita foto, Ñoco.

    biquiños

    ResponderEliminar
  5. Estupendas fotografías en B/N. Me han gustado mucho, así como la narración. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. La foto es de otro tiempo pero parece de más tiempo atrás aún. Evidentemente, la niebla contribuye a nublarnos y hacer un auténtico lío de palabras muy bien entrelazadas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. excelente o 1º trabalho - e com a sua descrição, eu também me sentei no banco a contemplar!

    ResponderEliminar
  8. Gosto muito do trabalho de edição na imagem dos bancos. Muito bom.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. ! uhauuu...! no se que decir, la fotografia de los bancos me encanta, pero tu narración es en este post a mi gusto la protagonista...magnifico Ñoco me gusta tu manera de contar las cosas...un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. resulta extraño un dia caluroso como hoy encontrarse dos bancos y un tamarindo (¿o era un tamarindo y dos bancos?) entre la niebla húmeda...
    la foto preciosa y el texto una compañía agradable para leer

    ResponderEliminar
  11. La cotidianeidad interrumpida por los pensamientos. O tal los pensamientos interrumpidos por la cotidianeidad. No lo sé. Me recuerda esa monotonía diaria del camino que andamos habitualmente y que, un día, se nos rebela como la monotonía misma: secuencias de dos bancos y un tamarindo, tres camelios y un banco, dos magnolios y un banco...
    Calles, espacios, nieblas, personas...

    La foto es una auténtica belleza.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Cuando hice el comentario le había leído poco, señor Ñoco le bolo. He leído después historias escritas por usted, tan buenas, con tanta fuerza que muchas me dejan descolocada y bastante acomplejada.

    Genial de nuevo.

    La fotografía...hay que estar ahí para hacerla. Es un precioso regalo .

    Besánganos entre la niebla.

    ResponderEliminar
  13. Genial escrito amparado en una maravillosa fotografía.

    Vuevo a repetir:un escrito hecho con mucho corazón y mucha pasión

    ¡Exquisito!

    __________

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Curiosa descripción de un paseo en un día de esos que solo quieres olvidar y te esfuerzas por buscar algo que te inspire.
    Hay una cosa que no consigo entender. Como un pensamiento se puede hacer una imagen tan perfecta.

    ResponderEliminar
  15. El ritmo y la repetición de tu relato,hacen que se lea con verdadera fruicción...Da penica que se acabe...Me gusta,me gusta mucho...
    Ah,las fotos son magnificas,la del banco y el tamarindo. O el tamarindo y el banco...parece una plumilla a tinta china...
    Besicos Ñoco,eres un genio...El otro día te dejé unos jazmines...

    ResponderEliminar
  16. ...la niebla me confunde, la niebla me confunde...la fruta de los tamarindos es buena, sí...es buena, dos bancos, la fruta...me confunde...¿quién juega en la primera base?


    (besitos, cuídate, Dustin)

    ResponderEliminar
  17. Excelente perspectiva.
    Abraço.

    ResponderEliminar
  18. Interesante la segunda foto. Magnífica, subyugante, la primera. Éste es mi Ñoco.

    ResponderEliminar
  19. La primera imagen me parece fascinante..! Para cuando un tutorial? ;-) Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. está muy bien que nos recuerdes los comentarios anteriores, así me doy cuenta de los que no he comentado yo (por no conoceeeeerte)

    me quedo con el ritmo: tamarindo, dos bancos; tamarindo, dos bancos; tamarindo, dos bancos, papelera parisina y plátanos por las esquinas::: y vuelta a empezar...

    un besote

    ResponderEliminar
  21. Si esos bancos y esos dos tamarindos están frente a esa querida bahía,sueño con el día que me siente allí a contemplar y soñar aunque la niebla me envuelva y el mundo alrededor parezca que no existe...
    Besos al lado del Cantábrico

    ResponderEliminar
  22. ahora no me lo puedo sacar de la cabeza, dos tamarindos, un banco, dos tamarindos.... creo que se viene música en cualquier momento...uuuuuuuuuuuuuuuuhhhhhhhhhhhhh!!!

    ResponderEliminar
  23. Eres el rey del blanco y negro. Y sólo necesitas tu cámara, nada más para marcar ni apuntar. Un abrazo, ÑOCO LE BOLO.

    ResponderEliminar
  24. al ver la foto sabía que la mirada la tenían hacia la bahía, dos bancos y un tamarindo, perfecto encuentro de muchas historias, sigue repitiendo, digo, escribiendo post! ;-) Un saludete

    ResponderEliminar
  25. Un relato que quita protagonismo a la excelente toma de los bancos y el Tamarindo ;-) ... la confusión de un mundo confuso, tal vez, suerte que siempre dispondremos de una bahía para escapar, ¿no?
    Excelente entrada, le felicito amigo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. supongo que estarás de vacaciones, y vendrás cargado de fotos y de ideas.


    Un bico

    ResponderEliminar
  27. Como suele ser, muuuy redondito tu relato y la foto. La foto es la rehostia!!! y el relato circular del tamarindo a los bancos.........dan ganas de saltar de uno a otro son parar.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  28. a neblina é sempre um grande desafio...ou fica tudo mal ou uma grande foto, como aconteceu e a 1ª parece um quadro! magnifico trabalho Ñoco, bjs :)

    ResponderEliminar
  29. Ey, muchas gracias por el tutorial ;-) Ahora lo que me hace falta para practicar es un dia de intensa niebla!

    Un saludo

    ResponderEliminar
  30. De vuelta de vacaciones y poniendome al dia de blogs; me encuentro con la cancion del verano: Dos bancos y un tamarindo, no me lo puedo quitar de la cabeza; todo un exito. Genial, como siempre. Saludos

    ResponderEliminar
  31. ¡Esto...!,si, claro, dos bancos y un tamarindo....

    ResponderEliminar
  32. En un cercano rincón de mi memoria enraiza un tamarindo mirando a la bahia, o... ¿quizás era un raquero?, no, puede ser que un banco o una papelera parisina... (también un farola, o dos, o tres, o mas, mas. Farola, farola, banco, tamarindo, bus, raquero, tamarindo)

    Igual podrian ser ¿dos tamarindos un banco, dos tamarindos un banco?...

    No, no he contado bien, ¿tendré acaso que volver a contar? quizás...
    puede...
    podría...
    podrá...

    ¡¡¡El bus!!! No me ha dado tiempo a ver el número, pero si recuerdo que a su paso alguien miraba por la ventana y contuvo mi mirada, podría ser, que era que o el 10 o el 14 fuesen al mismo destino y no he visto la parada. ¡Que fastidio! habrá que volver a pié...

    Bueno... un paseo contemplando la bahia, un banco, dos tamarindos, un raquero, un tamarindo, un bus, una farola, una papelera parisina, un banco, dos...

    El hombre de las katiuscas, pescaba a dos, no no, a dos no, era a tres cañas, si. Experiencia entremezclada en pasión, afición. Se que quería una foto (lo he oido, y ya era de noche, puede que hasta lo oyese la grua. ¡Aaahhh la grua! esa si que es fotogénica. Pero... ¿y las cañas? tambien lo eran, pero... no había ningun fotográfo cerca. ¡Que lástima! Seguro que hubiera sido una buena foto. Los raqueros decian que sí en silencio, pero nadie los oyó.

    ¡Que no!, que eran, dos tamarindos, una caña, tres farolas (o mas, muchas mas), el bus, la papelera parisina, un banco, la maleta (¿habia maleta?), los raqueros miran sigilosos, complices, divertidos (se que por la noche comentan sus travesuras diurnas y se lanzan divertidos al agua, es su secreto momento sssshhh)

    El semáforo está en ambar... habrá que cruzar ya. Mas arriba, Perez Galdós, vigila la bahia... es de noche y llueve.

    P.D. Yo creo que era un mp5...

    ResponderEliminar
  33. UY que ida de olla!!! ja ja ja

    Una empieza a inventar cosas y... se me había olvidado comentar la foto.

    Mejora, si si, mejora, mas que mucho, mejor
    no, no
    si es
    "mas mejor" pero con diferencia ;)

    alou
    sil (como 30 metros metros)
    es

    ResponderEliminar
  34. Las fotos son preciosas pero el escrito me parece genial. Me encanta tu forma de contar las cosas, Ñoco. Felicidades.

    Un beso. Elsa

    ResponderEliminar
  35. Yo todavía no había entrado en este mundillo, lo hice un mes después, no conocía tus dos bancos ni el tamarindo. Hay que cavilar mucho para enlazar dos bancos y un tamarindo, dos bancos y un tamarindo con una mujer joven, un señor maduro, una locomotora, una joven ucraniana, coches que vienen y van..., la locura de la vida.
    Mereció la pena esperar a la niebla. Preciosas fotos, como no podía ser menos.
    Muchos besos, Ñoco.

    ResponderEliminar
  36. Ufffff!!!! Magnífico texto y magníficas ilustraciones. Me ha gustado leerlo despacio un par de veces, para empaparme del ambiente y de los detalles. Cordiales saludos,

    ResponderEliminar
  37. De niño plante un árbol de Tamarindo y 25 años después aún da frutos, amo ese árbol.

    En verdad que al vida pasa a veces algo pesada, maletas que cargar, muchos años a cuestas.

    lo importante es poder darle un respiro al cuerpo,sentarse en alguna banca y ojala a la sombra de un buen Tamarindo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  38. La foto de los dos bancos y el tamarindo, una pasada. Me encanta la nieble cuando sólo vela y no esconde.

    Esos pensamientos intermitentes en un recorrido que intuyo y que creo que hice más de una vez cuando viví por estos pagos, pues me gusta deambular de aquí para ya con pensamientos que se agolpan, que se quiebran, que crujen como los de este personaje a la vez ensimismado y atento a lo que pasa delante de él.

    Besos, ñoco, espero que tu verano sea relajante y divertido.

    ResponderEliminar
  39. Me encanta esta fotografía de los bancos Ñoco!!!...el procesado es genial, de los que me chiflan, je,jeee...y la imagen muy evocadora y nostálgica...un DIEZ para ti y mi más sincera enhorabuena!!!

    Un abrazo!!! ;)

    ResponderEliminar
  40. Anónimo23/8/10 0:50

    Um banco a sentar. Um ombro a descansar. Um silêncio que se faz necessário. Um encontro. Um homem, uma mulher e o abraço...

    ResponderEliminar
  41. beautiful & dreamy! Love the mood they produce...I wish you the best!

    ResponderEliminar


...........................
· algial@gmail.com