10/2/11

437 - El Hombre que viajó - II


Los antecedentes de esta historia están aquí: Primera parte


SEGUNDA PARTE


Poco tiempo tuvo Marta para preocuparse. No supo explicar si su aturdimiento le impidió tener conciencia del mismo o, simplemente, el tiempo no existió. En un pestañeo comprobó que en aquella nubecilla tornasolada estaba Ramiro... de nuevo. Su Ramiro. El mismo Ramiro de siempre, aunque no tardó mucho en descubrir que Ramiro ya no era el mismo.


Era la hora de comer. Él estaba en su taller y ella le echó en falta. No estaba en la cocina, como siempre a esas horas, ayudando a poner la mesa, de Formica© y con dos sillas del mismo material y patas niqueladas ligeramente oxidadas cerca de sus pies. La vajilla de Duralex© le esperaba en un rincón del aparador y se preguntaba por aquellas manos que habrían de trasladarla de lugar. Las dos servilletas, a cuadros, una rosa y otra azul, se preguntaban por esas manos. La panera, de mimbre, con su paño de encaje y su pan de trigo con centeno... se preguntaban por sus manos, esas manos que siempre se habían ocupado de esos menesteres.


Las manos de Ramiro, no estaban. Marta se acercó al taller, a llamarlo. Ramiro le dijo que se había olvidado de ir, que de todos modos, no tenía hambre.


Nada pudo la insistencia de Marta. Ramiro no quiso comer, solamente bebió un vaso de agua, de aquella que los sábados iban a buscar a la fuente de la Regocija.


Pasaron los días, repitiéndose la misma escena. Marta estaba desesperada y Ramiro... ya no podía acercarse al taller, a TTX33. Su estado de postración era absoluto. Días y días sin alimento, con sólo agua... Y sabía, sabían todos ya que la noticia había transcendido, que se estaba muriendo.


Marta, la familia, amigos y allegados, estaban comenzando a considerar que las explicaciones dadas por Ramiro eran... ¿razonables?. Razonables o no, comenzaban a pensar que eran creíbles. Tenían que ser creíbles. Ramiro siempre había sido un hombre sensato, sensible. En esa situación, consideraron lógico su rechazo de ayuda psicológica. Por supuesto, también la ayuda del párroco, que se había interesado por él aún cuando Ramiro jamás había aparecido por la parroquia.


La noticia de su abstinencia, que no huelga de hambre, transcendió lo suficiente provocando un pequeño escándalo mediático. Si bien la gente sencilla ya le daba crédito, el mundo científico y los medios negaban, absolutamente, las explicaciones proporcionadas por Ramiro, tanto en lo referido a TTX33 y el papel que había desempeñado en esta historia, como en lo relativo a la extraordinaria experiencia vivida. Fue tildado de oportunista en busca de notoriedad y dinero.


Ramiro, ajeno a lo que pasaba en el mundo exterior, mandó llamar a un notario. Sabía que su muerte era ya un hecho. Podría producirse de un momento a otro.


El notario, Don José, el mismo que había hecho las escrituras de su modesta vivienda, accedió, dadas las extremas circunstancias, a personarse en su casa. Lo hizo acompañado por su taquimecanógrafa, Paky, para levantar acta de lo que Ramiro quisiera manifestarle. Paky, con su máquina de estenotipia y una grabadora digital, por seguridad, fue complaciente con Don José y se personó vestida con un traje gris, de calle, muy lejano a sus coloridas ropas multicolores habituales. La situación parecía exigir una cierta seriedad, según don José.


En voz baja, queda, manifestó Ramiro que todo lo que tenía era de y para Marta, como siempre había sido durante su venturoso matrimonio. Dejó una pequeña cantidad, simbólica, a una conocida ONG. A continuación, a modo de esquema, enunció los puntos que le habían llevado a la situación en la que ahora se encontraba. Aquí hizo especial énfasis en que, aún muy apenado por el sufrimiento de Marta, a la que adoraba, no tenía otra salida posible.


Así pues manifestó que siempre, su trabajo en el taller no había tenido más sentido que el de crear artificios bellos, sin proponerles finalidad o utilidad alguna.


Que TTX33 fue la excepción. Que la acumulación semicaótica de materiales había dado lugar a algo indefinible. Que TTX33 era algo más que una máquina, artificio o artilugio, que era mucho más que una máquina del tiempo. Que tenía el convencimiento de que, en su experiencia, TTX33 había tenido un papel crucial al escoger una fecha determinada, dentro del futuro, que estaba absolutamente convencido de que la elección de esa fecha no había sido accidental. Que TTX33 bien sabía lo que hacía.


Asimismo, manifestó que Marta estuvo acertada en sus apreciaciones, que su viaje no duró más de unos milisegundos. Explico que ese mínimo tiempo, dentro del futuro, se expandió en un equivalente a 27 años.


Con esfuerzo ya, debido a su debilidad, desgranó muchas características de ese tiempo por él pasado en el futuro. Afirmó que siempre estuvo en el mismo lugar que en el que ahora estaba, pero con un marco muy diferente. Cuando llegó a este punto, la emoción hizo que Ramiro dejara correr, placidamente, algunas lágrimas por sus pálidas mejillas.

Recordó que el grado de evolución del hombre había alcanzado cotas inimaginables, que ahora mismo, recordando ese desarrollo ético e intelectual, se daba cuenta cabal de que estábamos más cerca de la Edad de Piedra que de un mero asomo a la civilidad plena.


Hasta este momento, todos los asistentes invitados al acto, Marta, unos pocos amigos e incluso, algún familiar allegado, mantuvieron el silencio y la serenidad apropiada.  Sus caras comenzaron a mutar en distintos gestos de asombro, cuando no estupor, cuando Ramiro continuó.


Manifestó que, además de con el hombre, había convivido con animales y plantas y que, precisamente esa convivencia, había modificado su concepción de la existencia. Explicó, muy detalladamente, que tanto animales como plantas eran seres dotados de lenguaje telepático, seres llenos de inteligencia, sensibilidad, sentimientos, emociones... al mismo nivel que el hombre. Que gracias a ellos había podido crecer intelectual y emocionalmente en un grado desconocido en la actualidad, llevándolo a convertirse en un neo-ser, un ser ajeno a cualquier clasificación posible.


Terminó su manifiesto dando por sentado que las razones de su decisión de no alimentarse eran suficientemente evidentes. Pidió, encarecidamente, que se le dejara morir en paz.


---
Nota del testigo de los hechos:
Marta, aceptando como lógicas y coherentes la explicaciones de Ramiro, se despidió de él con un beso, embargada por la emoción y admiración, sin apenas ya lágrimas,
prometiéndole adoptar su misma resolución, inmediatamente.
Ambos descansan, ahora, bajo el suelo herboso de un bosquecillo de plateados abedules cerca de la fuente de la Regocija.


Ramiro no lo dejó escrito pero me contó  que, en aquel futuro, ningún ser tenía necesidad de alimentarse.
Captaban su energía a través de un intercambio osmótico colectivo, en el que cada ser cedía o tomaba lo que necesitaba de la energía excedente global.



◄ 437 ►
El Hombre que viajó II  · CR112/110210 ©
710-100701-A4115-Cabo Vilán-museo ©
1/30seg • f/4 • 24mm* • Iso 800
ya lo sé, es posible que haya alguien que no lo crea

65 comentarios:

  1. Me ha encantado el desenlace de la historia. Genial como siempre. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Cómo que no es creible?..Todo es posible en esta vida. ¿NO dicen que la realidad supera a la ficción?..Seguro que se puede viajar al futuro tal y cómo la ha hecho Ramiro.
    POdríamos alimentarnos de la misma manera que El. Lo malo es que se irían muchas industrias a pique y habría más paro, Lo bueno es que no tendríamos que gastar dinero en nada que tuviera que ver con la alimentación.
    Tu relato dá mucho para pensar.
    !!Genio!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre sorprendiéndonos, Una Buena historia, que hace meditar.
    Quien pudiera viajar al futuro...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Me encantó el relato, yo me creo todo lo que contó Ramiro. ¡¡Que bien estariamos hablando con las plantas y los árboles, oyendo sus quejas y siguiendo sus sentimientos!!
    Un saludo,ñOCO.

    ResponderEliminar
  5. ...mis felicitaciones por éste bello relato. Emocionante de principio a fin. Me ha encantado la escena de la "hora de comer" en la que describes la mesa de Formica, platos de Duralex y servilletas a cuadros...por un momento me transporté a un tiempo de mi vida. Gracias.
    Saludos y buen Jueves.
    Ramón

    ResponderEliminar
  6. joder, como mi jefa, que se alimenta de nuestra energía, por la ósmosis ésa...

    ResponderEliminar
  7. Sabes muy bien cerrar historias. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Ya me parecia a mi que cada vez que le clavaba el tenedor a las judias se oian una especie de grititos que no sabia de donde procedian...

    Nada, que a partir de ahora tendré una conversacion amistosa con el lacon con grelos y nada de hincarles el diente ¡lo juroprometo!

    Yo, igualito que Zeltia jijijijijiji

    Me encanta leerte. Ese librito maravilloso que algun dia me firmaras :)

    alousiles

    P.D. Uy! no me di cuenta de que tenía los dedos cruzados...

    ResponderEliminar
  9. Buena historia,muy bien contada,y muy original.

    ResponderEliminar
  10. Unha historia perfecta, ben artellada e ben contada, que invita á reflexión, sobre todo se paramos nos dous últimos parágrafos, onde di que cada ser cedía ou tomaba o que precisaba... Para vivir non cómpre nada máis.

    Parabéns, xenio!

    Biquiños.

    ResponderEliminar
  11. Ramiro sin duda además de poseer la habilidad cientifica, poseía lo que engrandece a todo ser humano , la sensibilidad y la coherencia. Comparto su decisión final, e igualmente me ha encantado su visión de ese futuro en que corobora las cualidades de los animales y de las plantas, que ya muchos de nosotros, neo seres actuales (me ha encantado el calificativo) certificamos como un hecho en el presente. Ojalá ese futuro que baticina Ramiro se cumpla.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Parece que las esperanzas están depositadas en el futuro, que lo deseable fuera real. Un buen relato con un desenlace que nos deja con las ganas de vivir en armonía con lo que nos rodea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Magnifico relato, imaginativo bien relatado y con un final que me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Un relato lleno de fundamento, con una imaginación tremenda, un final, y un futuro prometedor el de los protagonistas, aunque de momento me conforme con el presente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Este relato tuyo (muy apropiado por nuestra forma de vivir, dechorrando energía y viviendo bajo la injusticia de las diferencias alimentarias en el mundo) está a la altura de los clásicos de la ciencia ficción: Bradbury, Anderson, Lem. De este último te recomiendo Solaris.
    Un abrazo intemporal.

    ResponderEliminar
  16. Un gran relato a la altura de este género. Felicidades por tu gran trabajo literario. La ilustración es cambien una filigrana.Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. No Desde luego no seré yo quien no se lo crea. Además eso de alimentarse por intercambios osmóticos (espero que no duela) debe ser la repanocha en verso o en La mayor.

    Bien resuelto.

    9b9 muchos

    ResponderEliminar
  18. Ñoco, la historia que nos relatas es genial! Rescato y destaco la idea de un futuro esperanzador, que por otro lado, no es tanta utopía, ya que hay seres sumamente espirituales que predicen lo que certificó Ramiro. Y es hermoso creerlo! El ser humano completamente realizado, viviendo en armonía con el universo. Ojalá fuera cierto y pudiéramos verlo.
    Por otro lado tu manera de detallar y armar la historia es realmente espectacular!
    Me encantó!!!!!un placer leerte...
    Besos australes!

    ResponderEliminar
  19. Ñoco me acabas de mezclar la peli de ciencia ficción B con un cuento de Valle-Inclán. Estás creando nuevos géneros literários, la foto realmente se merece algo extraordinario. Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Puessssssssss, qué quieres que te diga, a mí con ese final, me has roto el negocio.

    Si en el futuro ya no tendremos que comer ¿qué hago yo con mi blog de cocina?
    Ufffff, no sé, no me convence, a mí me encanta comer y todo lo que no vaya por esa línea me hace desconfiar.

    REsucita a Ramiro y que la máquina le provoque apetito insaciable y volveremos a falar.

    Biquiños

    ResponderEliminar
  21. Anda!!! con la emocion de leer esta historia he pasado por alto la maravillosa fotografia que nos presentas de cabecera... Es que, la emocion me embarga y me nubla la vision fotografica por momentos, son los efectos que provocan tus lecturas, yo no tengo la culpa...

    Buen b/n sobre un fondo homogeneo que proporciona una rápida vision hacia el objeto principal del que se desprende una magnifica historia. Bien encuadrado y bien tratadas las texturas. Yo no se que mas poner... ¡Vamos! que de pared. :p

    Bicos!!!

    P.D. Hasta para un calendario!!!

    ResponderEliminar
  22. Creer o no creer podría bien ser la cuestión. Pero como un amigo me decía... "que mas da, si lo que leo, me atrapa".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. ¡¡¡Joer!!! Ñoco como se te da, vales como director para alguna peli, he leido los dos relatos y francamente me han parecido magnificos, como regreso al futuro jeje, un abrazo desde Reinosa compi.

    ResponderEliminar
  24. Plantas, animales ,personas...¡NATURALEZA! es sin duda la que nos puede salvar si entre todos congeniamos y nos respetamos. Buen relato Ñoco.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Me encanta la dosis de ternura que le pones a la historia. Precioso como cuentas la escena de comer. Un final perfecto.

    ¿Para cuándo un librito?

    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Mereció la pena esperar. Solo deseo que a Ramiro lo incineren y esparzan sus cenizas por el mundo mundial, con el fin de que; los seres llamados humanos, cambien el chip. La foto; todo un lujo de detalles. Saludos

    ResponderEliminar
  27. Yo sabía hacer fotos en B/N con mi analógica; compraba un carrete y ya podía jugar con un filtro amarillo o uno naranja o uno rojo y las aperturas del diafragma. Ahora con la digital no tengo ni idea de cómo hacerlas. ¡Qué pena me doy!

    ResponderEliminar
  28. Y qué buenas son las fotos, que no lo he dicho.

    ResponderEliminar
  29. é sempre uma surpresa o admirável mundo novo

    abrazo

    ResponderEliminar
  30. Qué la mesa, las servilletas,la panerar...y otros enseres se preguntaran por esas manos, me parece un dialogo inanimado de los que siempre me pregunto, sí las cosas las plantas,el agua...hablaran¿ qué nos dirían?
    No he llorado Ñoco, pero me ha gustado muchisímo tu historia relatada,como testigo de los hechos no tienes precio... Y Marta muy enamorada le sigue los pasos a Ramiro...¡Qué bonico!
    Bonico eres, por tus fotos, por tus palabras entrelazadas,y no digamos por tus comentarios en otras ventanas, en la mía siempre que te asomas llenas de color, ingenio y belleza los azules de las aguas mediterráneas.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  31. Me gustan tus fotos y tu blog, lo miro con frecuencia. Te hago una pregunta técnica, que me gustaría pudieses responderme, mira he visto que en tu blog tienes deshabilitado el poder abrir por separado cualquier elemento, cliques donde cliques y es algo que me interea mucho. He intentado buscar información de cómo conseguirlo y no la he encontrado. ¿Puedes ayudarme?

    ResponderEliminar
  32. Aquí me tienes, esperando que, por pura ósmosis, me llegue la sabiduría de Ramiro..............................................................................................................
    (cuando llegue a un estado similar, te aviso)

    ResponderEliminar
  33. Creo como Ramiro que estamos más cerca de la edad de piedra. Que ehemos evolucionado en tener más cosas, en ser más dependientes de un montón de cachivaches, pero que nos quedamos atras en humanidad.

    De lo que cuenta Ramiro del futuro, me quedo con la esperanza y lo más hermoso, que cada ser toma sólo lo qu enecesita y dona de lo que más tiene.

    Practiquemos pues, aquí dejo mis excedente de sentido del humor para el que lo necesite.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  34. No sé que decir, querido ñoco. Cubres de sensibilidad tus entradas, para nuestro disfrute y a la vez tormento de nuestras neuronas que se vuelven locas con tanto trabajo.
    Un beso.
    P.D. el lacón con grelos si no lo quiere Merce para mi

    ResponderEliminar
  35. Siempre soñe en integrarme con el campo y mira por donde Ramiro ya lo hacía con la naturaleza plena, captando toda su sabiduría.

    Expresiones
    Piedra

    ResponderEliminar
  36. me gustó tu historia, al final si pudo viajar en el tiempo y decidió él...fantástico Ñoco...buen finde

    ResponderEliminar
  37. Yo si me lo creo a pies juntillas. Un relato fantástico pero real como la vida misma. Una historia con mucha miga. Enhorabuena. Abrazos,

    ResponderEliminar
  38. Un mundo ideal, Ramiro sabía lo que hacía construyendo su máquina del tiempo, quizá sea agradable estar como él, en una nubecilla tornasolada, no necesitando nada y sintiendo paz, sólo paz. Bonito relato.
    Las fotos muy logradas, parecen realmente los engranajes de esa máquina, no sé si diabólica o no.
    Besos, Ñoco.

    ResponderEliminar
  39. la manera que tienes de contarnos las cosas es siempre,,siempre genial,enhorabuena,tu estilo es único

    ResponderEliminar
  40. ! fantástico Ramiro¡
    viajando al futuro en segundos del presente,
    ...y has tenido veintitantos años para corroborar las sutilezas tan difíciles de percibir, sólo imaginables en cabezas ñOQUILES, utilizando aventureros intrépidos cual Ramiro..., que a su vez utilizó al fantástico ñOCO para traer noticias del futuro...

    Bueno, gracias again por las buenas noticias de ese aparente agradable futuro osmótico y telepático
    ...ya en casa pude leer todo esto, que parecía Guerra y Paz en NY, ..., me alegro de haberlo hecho, ha merecido la pena.

    Las instantaneas de TTX33 no dan pista de como construir el artefacto este... (por si podía irme unos segundos ahí a ese futuro que cuenta Ramiro)
    Hug from Compostela.
    Felisa

    ResponderEliminar
  41. Original y diferente relato, con una gran dosis de maginación y realidad: si mantenemos una simbiosis, con una gran combinación y mezcla con los demás seres vivos, viviremos sin menos necesidades, con más naturalidad y sin tantos artilugios. Una relación por ósmosis o influencia mutua es lo que todo ser humano deseamos con los demás?? (no lo sé... es domingo por la tarde, se permiten estas divagaciones...jajjajjaa). Pensé en la película de J. Cameron, Avatar, también los seres de aquel planeta vivían una relación ósmotica con la tierra. Me gustó mucho esta lectura.

    saludos.

    ResponderEliminar
  42. ...pedazo de fotógrafo!!!...pedazo de escritor!!!...alucinada me voy...un abrazo...

    ResponderEliminar
  43. Es paradógico que grandes inventores (en este caso, el Barón de Meritens, con su generador) acaben muriendo en la pobreza y el olvido; regalan a la humanidad un cierto bienestar que durará un tiempo, hasta que otro invento viene a sustituir lo inventado. ¿El futuro es/será mejor?. Por un lado, la energía eólica y las placas solares, son más ecológicas, pero en la construcción de esos gigantes ¿cuanto se contamina? amén del impacto medioambiental. Puag! qué pedante me he puesto. Menos mal que tú nos salvas con la poesía.

    Me encantan los artilugios

    VolVoRetas...

    ResponderEliminar
  44. Sigues sorprendiéndonos. La foto fantástica, como siempre. Un abrazo, ÑOCO LE BOLO.

    ResponderEliminar
  45. A veces he soñado con ese tipo de viajes pero, siempre me queda la duda de si desvelaría el secreto o si preferiría esperar a que viniese a mi.
    Una foto sorprendente.
    Saludos

    ResponderEliminar
  46. vaya!! gracias por tu comentario. Nunca se me había ocurrido comprobar el principio de Arquímedes en una bañera de champán... genial!!(risas).

    un saludo.

    ResponderEliminar
  47. Genial desenlace para una genial historia, eres un lince saludos...

    ResponderEliminar
  48. Lo creo :) Cada día cuenta usted mejor.
    Ñoquito, me ha dado un ramalazo cariñosón y le mando muchos ñosquibi cosri; pero muchos, muchos. Ya le echaba de menos. Mua!

    ResponderEliminar
  49. - no
    - por qué?
    - porque es lunes.
    - y qué?
    - que las burbujas no me dejarían dormir.
    - desde cuando la espuma suave favorece el insomnio?
    - desde que me quedé dormida en una bañera de agua caliente y menos mal que me desperté!
    - pero tú sabes que yo me baso en una prueba científica?
    - no, hasta mañana. jajajjjja.

    ResponderEliminar
  50. Una buena historia como todas las tuyas con un excelente desenlace, en la ficcion todo está permitido y puede considerarse real en ese mundo de los que nos gusta leer, besotes

    ResponderEliminar
  51. Você é especial. Gosto de tua perspectiva de qualquer forma e gênero. Abraço

    ResponderEliminar
  52. Ramiro se fué con su TTX33...
    muchos seguiremos sus pasos si la crisis consigue matarnos de hambre.
    Ramiro construyó su TTX33 y otros viajaron en un Delorean DMC-12.
    Por cierto se rumorea que volverá a fabricarse de modo que no perdamos la esperanza: algunos podrán viajar al futuro sin necesidad de morir de innanición.

    ResponderEliminar
  53. Un favor pequeñito ÑOCO

    ¿Podrías apagar la luz de tu vivienda, hoy a las 10 de la noche?

    “Lo que hay que hacer es, durante los cinco minutos de apagón, desconectar el diferencial de la vivienda, porque sí no, no sirve de nada, puesto que hay infinidad de electrodomésticos y aparatos que siguen consumiendo, aunque sea de forma residual. 
En cinco minutos no da tiempo a que se descongele la nevera, ni se estropea ningún aparato, lo más, que se desprograme el despertador, pero vale la pena. De esta forma, el "agujero" pasará de notarse de un 30% a un 87%, tan sólo con la energía de los hogares, doméstica.

    ”

APROVECHA PARA DAR USO ROMANTICO A TANTAS VELAS, LINTERNAS, JUGUETES CON LUZ A PILAS, QUE TENEMOS ARRINCONADOS.
No te olvides...

    ¡¡CORRE LA VOZ, DE LA FORMA QUE PREFIERAS!!

    ¡¡SI CORTAS Y PEGAS ESTO EN CUANTOS MÁS BLOGS PUEDAS MEJOR!! 


    ES UNA FORMA DISTINTA DE PROTESTAR...

    LAS VOCES, EN ESTE PAÍS, YA NADIE LAS ESCUCHA...

    ¡¡ LOS GIGANTES, CÓMODAMENTE EN SU TRONO !!
    LOS PEQUEÑOS, PAGANDO EL PATO, COMO SIEMPRE.


    LAS ELECTRICAS CELEBRAN LA SUBIDA DE PRECIOS DEL 11% 
VAMOS A PASAR DEL CABREO A LOS HECHOS. 



    ¡¡APAGÓN GENERAL DÍA 15 DE FEBRERO, A LAS 22 HORAS !!

    ¡¡SÓLO UNOS MINUTOS, CON 5 VALE!!

    POR ALGÚN SITIO HAY QUE EMPEZAR...

    A lo mejor, no sirve de nada pero...
    ¿QUÉ PERDEMOS POR INTENTARLO?

    Mil gracias, un beso


    ResponderEliminar
  54. que bien haces las fotos!!!
    que bien cuentas historias!!
    me has tenido atrapá desde el principio hasta el final, ...que imaginación!!!
    gracias Ñoco!!!

    ResponderEliminar
  55. Ñoco te sales con cada historia ...
    Un relato lleno de imaginación y ternura. Me gusta ese futuro tan especial, se me antoja utópico, donde todo puede ser mejor de lo que es. Supongo, que cómo Ramiro, si volviera ha este crudo presente me convertiría en un inadaptado, tomado como desequilibrado. Su obsesión por la máquina del tiempo está bien reflejada en la fotografía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  56. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  57. Viajé al futuro y lo ví todo negro, más, en mi regreso, descubrí todo lo que habría de encontrarme...y perder.

    BesoT.

    ResponderEliminar
  58. Que buena la historia que nos estas contando y acompañada de una buena foto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  59. genial história e a fotografia está excelente.

    saludos.

    ResponderEliminar
  60. I like the starkness of this image.

    ResponderEliminar
  61. Lo único que necesitamos, y no sobra, es un bosque de dieciocho o veinte árboles; un sendero para caminar, y al caminar descubir un par de colores y un trébol.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  62. Un viaje inolvidable de vivencias profundas de las que se quedan con nosotros para siempre. Buen retrato.Saludos

    ResponderEliminar
  63. Buenísimo y tiene que seguir porque me dejaste a raya en capítulo, qué paso se convirtió en parte del tremendo mecanismo?

    besos excelente relato

    ResponderEliminar
  64. Me acabo de adr cuenta que cuando leí esta historia me faltaba la primera parte y ahora que pase por la primera me encantó y armé el rompecabezas :)
    besitos

    ResponderEliminar


...........................
· algial@gmail.com