2/12/11

487 - Disco blando



están desconcertadas
las celdas de mi memoria están

en oscuros recovecos
todo está dormido
antes de ayer será hoy
mañana ya ha pasado
algún día ya he estado
y no recuerdo

mantequilla suave invade los espacios de la memoria
se entremezcla el futuro
se pierde el pasado
¿donde estuve mañana?
¿que pasará ayer?
¿he vivido todo esto alguna vez?
esos huecos
¿esos huecos?
¿que tenían antes?
no recuerdo a dónde se ha ido todo

no sé si había algo, pero algo echo en falta
¿se habrá perdido? ¿lo he perdido?
tal vez ya esté allá y no me he enterado

la linterna no tiene pilas
el fuego está apagado
el sol se ha escondido en los pliegues de Casiopea
¿era Casiopea?

me he perdido
pero la música... sí, la música la oigo todavía


la perla no estaba... todavía lloro por la perla


*

post reeditado
fue publicado en Sólo Para Ti, blog ahora en hibernación
la foto es del borde de una concha de ostra, sin perla
en la Playa Omaha - Normandía (Francia)


la referencia a la perla viene de aquí: Y llamé a las puertas del cielo


487·CR137·111202 · Disco blando ©2011
054·SPT019·071101·Disco blando ©2007
 707071101-C3120-Concha de ostra sin perla-w ©2007

74 comentarios:

  1. Al propietari@ del disco Blando:
    No sabes como te entiendo y como me identifico contigo.
    Mis huecos, creo que no se han llenado de mantequilla sino de chocolate.
    Hace años se me alojó una cajita donde hay palabras conexas e inconexas que tienen la orden de no salir.
    Pues bien desde hace un tiempo noto que el chocolate va ocupando un espacio en la caja y algunas palabras e incluso frases enteras no tienen cabida y no se “¿Que pasará ayer? o “¿Dónde estuve mañana?.

    Mientras tanto creo recordar que alguien sigue buscando la Perla, pero... si yo creía que la había encontrado...

    Besos y abrazos “pretos” o era ....
    Ps i As

    ResponderEliminar
  2. very close to an oyster shell
    becomes a work of art
    great image!

    hugs, Susanne

    ResponderEliminar
  3. Ay, amigo Ñoco,
    ¿Qué nos está pasando? De esta malantía que habla tu poema padecemos ya casi todos.
    Huecos, vacíos, palabras que quieren salir, información que entra en cascadas...y tenemos las ideas y nos faltan las palabras, yo hasta balbuceo (algo que no sé sí hice)
    ¿Cómo se llamaba aquel?
    ¿Dónde lo he oído?
    ¿Lo habré leído, cuándo?
    En fin amigo, muchos recuerdos en la "caja" poca memoria.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  4. Una tarde me diste a leer lo que hoy reeditas...ya me quedé fascinada, te insistí mucho para que te pusieras a escribir un libro, te acuerdas?
    Hoy lloras a tu PERLA cosa que me alegra, tu memoria está intacta y la mía también...nada más empezar a leer ya te había calado, aquel escrito me impresionó mucho, hoy refresqué la memoria...que grande eres...
    Juegas con las palabras y mezclas los sentidos, los mueves y cambias a tu gusto, y me haces soñar.
    Gracias de nuevo.
    La fotografía?...no tiene precio...
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. ..... Y llamé a las puertas del cielo

    Estaba en un pequeño pueblo, cercano a la única ciudad de la costa norte que mira al sur, intentando hacer una fotografía al cáliz de una pequeña y sencilla, pero hermosa flor, cuando un destello luminoso distrajo mi atención. Separé la cámara de mi cara y mire cuidadosamente a su objetivo. Estaba limpio.
    .
    Miré al sol, y no percibí nada diferente a cualquier otro día. Reanudé el intento de captar un momento mágico en ese cáliz, y de nuevo volví a percibir un destello, esta vez algo más acusado. Dejé la cámara y miré hacia el Sol. Nada, no había nada.
    .
    Al intentar coger la cámara de nuevo, cosa que ya no llegué a hacer, noté una cierta luminosidad por el rabillo del ojo. Giré la cabeza y el destello estaba allí, sobrevolando el macizo de flores, a unos dos metros de altura. Mi cara se volvió pálida.
    .
    Yo no soy creyente. No creo en cada... o casi nada. De haber creído en algo hubiese dicho que era un ángel, o ángela dado que no percibía atributos diferenciadores.
    .
    Claramente noté que me decía, con una encantadora sonrisa, sin que se observara movimiento alguno en sus delgados labios, vete, busca y encontrarás. Si, eso creí entender, vete, busca y encontrarás.
    .
    Me quedé anonadado. Eso no me podía estar pasando a mí. ¿A donde tenía que ir? ¿Qué tenía que buscar? ¿Qué iba a encontrar? Además, ¿Quién era ese ser? ¿Tendría que darle carta de naturaleza y afirmar su existencia?
    .
    Y no pude hacer más ese día. Realmente, si pude. Pasé todo el día pensando en lo que me había sucedido. A mí. Un escéptico, un agnóstico recalcitrante.
    .
    Llamé. Si, llamé. Llamé a las puertas del cielo, sabiendo que no existe un cielo, como mucho, un infierno aquí en la tierra salpicado por instantes de paraíso.
    .
    Y se abrió una puerta. Allí, con su sonrisa encantadora, allí estaba. Me repitió, vete, busca y encontrarás. Y tuve una vaga visión. Me vi, por un momento, en la Luna, o Marte, quizás algo así.
    .
    A la mañana siguiente salí con destino a Lanzarote, no sé por qué, y una vez allí, olisqueé todas y cada una de las piedras de lava volcánica, siguiendo un rastro de no sé qué. Entré en el interior de la tierra, me bañé en el calor del volcán hasta deshacerme por los poros de mi piel...

    ResponderEliminar
  6. Regresé con la extraña sensación de que esa experiencia era gratificante. Nada más.
    .
    Llamé de nuevo a las puertas del cielo. No hizo falta que llamara, estaba esperándome a las puertas. Me repitió, vete, busca y encontrarás. Y de nuevo una vaga visión. Estaba bajo el mar, desnudo. Me acompañaba mucha gente muy diferente a mí.
    .
    Y a la mañana siguiente, sin saber por que razón, estaba volando hacia Toba, Japón, donde al llegar me esperaba, sin saber por qué, una comitiva de diminutas mujeres que me llevaron a una bahía. Nos sumergimos en sus aguas donde me enseñaron, y rápidamente aprendí, la técnica del buceo a pulmón libre.
    .
    Eran unas expertas, habían nacido extrayendo las mejores perlas del lecho marino, y me decían que allí les encontraría la muerte algún día. Eran felices y sonreían todo el tiempo. Yo les correspondía de la mejor manera que sabía hacer.
    .
    Me dijeron adiós. Que ya sabía todo lo que tenía que saber, y que buscase en donde nadie habría buscado antes.
    .
    Llamé a las puertas del cielo. Esta vez no estaba nadie para recibirme. Un cartel de plateado color decía: Norte – Isla - Muy Frío – Abajo. No tenía sentido para mí. Solo norte era una indicación.
    .
    Decidí dejarlo al destino. Me puse en carretera y paré al primer coche. Iba en dirección norte. Y pasaron los días, por un extraño azar, todos los coches que paraba iban en dirección norte. Y de este modo llegué a una costa que tenía enfrente una pequeña isla. Después supe que era de poco más de 30 kilómetros cuadrados.
    .
    En la playa noté un agua heladora. Claro, pensé, estoy en el Mar del Norte, no puede estar el agua de otra forma. Sin embargo, las indicaciones de las puertas del cielo comenzaban a tener coherencia.
    .
    Me acordé de mis amigas japonesas, me desnudé y me lancé al agua. Buceé incansablemente en unas aguas extrañamente cristalinas. Solo estaba yo. Ninguno de esos peces de colores. Nada de arrecifes de coral, nada de nada. Solamente arena blanca y fina.
    .
    No sé cuanto tiempo pasó pero al final lo distinguí claramente. Un destello. Quizá el mismo que había notado cuando estaba fotografiando aquél cáliz.
    .
    Agradecí profundamente a mis maestras japonesas el arte del buceo a pulmón libre. Allí estaba yo, aguantando sin esfuerzo todo el tiempo del mundo, viendo...
    .
    La más hermosa perla que jamás pueda ser imaginada.
    .
    ¿Cómo imaginar una perla así en esas frías aguas?
    .
    Perdí la noción del tiempo. Solo tenía ojos para aquella perla. La visión de la perla cambió mi vida. El mundo cambió de color. Mis flores se hicieron más bellas, las montañas… más altas, la música… más armoniosa, la comida de cada día más deliciosa...Todo era un goce para los sentidos.
    .
    Moría lentamente. Día a día bajaba a ver la perla. Mi perla. Jamás se me ocurrió la idea de sacarla de allí. Ese era su lugar.
    .
    Poco a poco, el mar se llenó de peces de colores. Surgió el coral. Las aguas se hicieron más cálidas. Ya no necesitaba subir a tomar aire. Mi piel se encargaba de respirar por mí. Solo necesitaba verla. Saber que estaba allí. Era suficiente.
    .
    Un día, sin saber porqué, el agua se tornó oscura, muy oscura. Sucedió de repente. Nunca pude conocer las causas... pero sí los efectos. Ya no había corales y peces de colores. Ya no podía aguantar dentro de aquel infierno, el oxígeno me resultaba insuficiente. Si intentaba bajar a buscar una causa, aceleraba mi muerte. Y moría lentamente.
    ..
    Ya casi muerto, recuerdo. Recuerdo que una vez tuve, sin tener, la perla más hermosa del mundo. Ahora, para fijar el recuerdo, miro el cuadro de Vermeer, la Joven de la Perla, y acompaño la visión con música de Lisa Gerrad, exactamente, Whale Riders, mientras muero lentamente.

    P.D. Dedicado a La Perla
    Sí, la foto del cáliz la hice.

    ResponderEliminar
  7. Si no lo pongo REBIENTO con B QUE SUENA MÁS FUERTE!
    ;)

    ESCRIBE UN LIBRO!

    ResponderEliminar
  8. Si lloras por la perla, las lágrimas no te dejarán ver los pliegues, hermosos pliegues, de la concha"

    (¿Dónde he oído yo esto antes?)

    b9b 9b9 Hoy doble ración de besos...por si los pierdes.

    ResponderEliminar
  9. Pequeños pliegues que esconden miles de cosas: recuerdos, olores, sensaciones, imágenes, gente, palabras, nombres...
    Imposible recorrerlos, ordenarlos. La vida, como las ostras, los envuelve y no hay forma de descubrirlos.
    Besitos, Ñoco.

    ResponderEliminar
  10. I can only love your images - the text is only to guess for me and I am very sorry.

    ResponderEliminar
  11. mañana no sé....¿qué es mañana?

    ah! pero ayer supe donde estuve mucho antes de antesdeayer....estuve en el 189 seguro, seguro...
    y todavía escucho la música

    bs3-188?

    ResponderEliminar
  12. Una concha de ostra encierra mucha vida, cada pliegue ,cada capa de nácar, olores, sensaciones....
    Un verdadero mensaje el de tu texto, que nos lleva de la mano y nos toca el corazón.
    Ñ, los recuerdos, y los deseos son una ventana abierta al universo, una zona llena de luz donde podemos dejar volar nuestra imaginación, donde el alma se pierde y uno llega a se feliz.
    Extraordinaria entrada.
    Vuelvo a leer el texto. Saludos,.

    ResponderEliminar
  13. Te voy a contar: Primero pensé que era un pastel en su corte transversal, luego que podía ser un pedazo de lasaña rica. Nunca hubiese pensado en esta posibilidad que apuntas.
    Una gozada de imagen y un texto digno de más de una lectura.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. los pliegues de la memoria sólo nos dicen lo que no queremos oír.Será porque tenemos miedo a nuestro presente?O es sólo una forma de no querer saber

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Dede luego Ñoco cada dia me gusta más lo que escribes, como juegas con esas frases que parece no tienen sentido y estan cargadas de verdad.
    he leido tambien el texto de la perla...fascinada me he quedado!, es una historia preciosa, Ya en alguna ocasión te comenté, que deberias escribir alguna novela...las compraria todas.
    la imagen del caliz...buenisima. Eres un artista!.
    SAludos.

    ResponderEliminar
  16. Toda una preciosidad, tanto la original fotografía como el acertadísimo texto.
    Enhorabuena!
    Un abrazo.
    Ramón
    P.D.: Siempre pensé, en un principio, que se trataba de una porción de Lasaña.

    ResponderEliminar
  17. Yo lo dejaria en el almacen que tenemos en la memoria....bien archivado y precintado.....total el que no quiere ver la realidad a veces es cuando se asusta al salir de su ventana...por lo tanto me ire a lavar la cara con agua fria y me asegurare de que no quede mas lagrimas...un abrazo ñoco y buen finde-

    ResponderEliminar
  18. Me fascina tu creatividad, tu manera de conjugar palabras con imágenes... de lograr maravillas con nada y asombrar a quienes te seguimos con tu especial manera de ver.
    Besos autrales, amigo!

    ResponderEliminar
  19. Tenía la duda de que era exactamente esta lograda macro, la nota me lo ha confirmado.
    La perla es la propia foto.

    ResponderEliminar
  20. Extraña, rara imagen. Saludos.-

    ResponderEliminar
  21. Interesante imagen Ñoco,para un no menos atrayente texto.
    Muy bueno el relato dedicado a la perla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. No debe ser tan blando el disco cuando se resiste tanto a que se vea lo que hay en su interior.
    Muy buena foto y como siempre un texto que hay que por lo menos intentar descifrar.
    Un abrazo,maestro.

    ResponderEliminar
  23. Wonderful close-up and textures. Greetings from Charleston :^)

    ResponderEliminar
  24. Blandito el disco,relativo el tiempo,bonito el poema,extraña la imagen.
    Un abrazote .

    ResponderEliminar
  25. Paralelas lineas que envuelven una textura de brillosos colores muy sugerente. Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Fantástico post, Ñoco!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. jajajaja con el hambre que tengo he visto en primer plano un plato llenito de deliciosos crepès, en que estaría yo pensando???

    he disfrutado de la foto como si me los hubiera comido, gracias

    ResponderEliminar
  28. Me perdí entre tus palabras y la foto me perdió del todo.... no era capaz de averiguar que era ufffffff, gracias por decirlo y por deleitarnos con ese pensamiento convertido en poesia... Besos Ñoco

    ResponderEliminar
  29. Apoyo firmemente el comentario de Remei

    ¡ESCRIBE UN LIBRO!

    jooooope y no me repliques que ya sé lo que me vas a decir, asi que no vale :p

    alougalires (pobrecito éste que lo teníamos abandonadito de todo)

    ResponderEliminar
  30. No has oído que ¡ESCRIBAS UN LIBRO!

    :D

    Un beso

    ResponderEliminar
  31. Jo, Ñoco, yo es que ya no te voy a decir nada. Me limitaré a sentirte. Y quizá te ayude a buscar la perla, aunque no la encontremos habrá merecido la pena.
    Mil besines

    ResponderEliminar
  32. La memoria que se va alejando mientras nosotros nos quedamos perdidos, confusos, doloridos, desconcertados.

    !Que impresionante la foto! cuantas texturas en un fragmento. Cada capa una aventura, cada hueco un olvido.

    Ella también perdió su perla y ahora yace a merced de las mareas.

    Omaha ¿no fue la playa del día D?

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  33. Canto hai nas dobras da memoria! Hai tanto que daría para empezar de novo e construír unha historia diferente, soamente cos detalles que noutrora pasaron desapercibidos.

    ResponderEliminar
  34. Precioso post, reflexivo. Me encanta. Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Wonderful texture and layers in this shot.

    ResponderEliminar
  36. Duas pérolas! Foto e poema! Casamento perfeito! Parabéns pela edição refinada! Saludo

    ResponderEliminar
  37. Si te acercas o pasas de 45 es normal, ja ja :)

    ResponderEliminar
  38. Solo ver la foto, me ha entrado hambre, y es que tiene unas pintas de rico hojaldre que joooo, ¡qué hambre!

    Este finde te hemos mencionado. La morena ha estado en Huesca un par de días, casi repetimos restaurante allá donde los tomates están riquísimos, pero al final, nos fuimos a otro bar.

    Un finde de estos os damos una sorpresa... aunque ya será para el año que viene. No estaría nada mal... ¿que no?

    Un beso de hoy, como aquel que te di ayer y el jugosito que te daré un mañana, muaaaaaaaaaaaa,

    ResponderEliminar
  39. Se me perdió la memoria entre esos huecos. Con ella se llevó recuerdos que hoy...no se donde encontrar.
    Qué pasará mañana si no los encuentro?

    "G" y Gracias.

    ResponderEliminar
  40. Excellent shot, I was wondering what it was until I read through your post.

    ResponderEliminar
  41. Como Jesús al ver la foto que pensado de todo, nunca la posibilidad que apuntas tú. Que bonito y algo triste el texto.
    Besos

    ResponderEliminar
  42. No se si había algo, pero algo echo en falta...
    Genial este post, ñOCO.
    Saludos

    ResponderEliminar
  43. Estamos sobrepasando el límite de llenado de nuestra memoria y para no explotar, tiene que perder por las grietas que van surgiendo...muy buen post y muy buenas palabras como nos tienes acostumbrados Ñoco le Bolo

    ResponderEliminar
  44. Es una foto realmente interesante, bella, única y distinta.
    Lo mismo quiero decir del texto, es bello y lleno de pensamientos, ideas y sentimiento.
    Forman un binomio realmente brillante y bello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. wonderful colours in the worn rocks.

    ResponderEliminar
  46. I could not see that it was an oyster shell...fantastic!

    ResponderEliminar
  47. textura,mucha textura¡¡¡con un enfoque realmente fantástico¡¡bien vista.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  48. Es precioso. Precioso de verdad.
    ¿Sabes? Es un placer volver a perderme entre tus letras.

    ResponderEliminar
  49. I don't know what it is! But I find it very interesting!

    ResponderEliminar
  50. en la inmensidad de los tiempos, se puede confundir el ayer con el mañana, pero algo que nos puede llevar al otro nivel, es que la música siga sonado. Ya que ni los tiempos la podrán detener.

    Saludos

    ResponderEliminar
  51. boLo,
    gracias por escribir tan bien este estado que tan bien conozco...,
    no sé exactamente lo que estás contando...pero sí siento la sensación de "sin rumbo", confunsión, de no saber donde realmente se está..., si es una sensación desagradablemente blanda y ahora tengo unas cuantas palabras, frases para definir sensaciones conocidas.

    He leído el relato de la perla esta que podías ver buceando en una playa en el Mar del Norte..., hasta que el agua se oscureció, por lo qué leí parece que no se perdió, simplemente dejaste de verla..y en este post cuentas que todavía lloras por la perla..., si todavía es posible llorar..., esa perla existe.
    Bonito relato de encuentros asombrosos y pérdidas buscando...

    Un abrazo
    Felisa
    Pd.- ...a la ostra casi no se la reconoce...., al hacer la foto tan cerca..., nada...que no ves el bosque..., lo de siempre...ya sabes.:)

    ResponderEliminar
  52. Esa foto es un magnífico disco duro de la naturaleza, estratos de la memoria de la vida. Es necesario el entendimiento para su interpretación. Buen poema. Que la luz te acompañe. Saludos.

    ResponderEliminar
  53. Existencialismo formal, abstracción conceptual. Sencilla complejidad.
    Admirable.

    ¿Y eso del libro no es buena idea o qué?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  54. Te superas cada día compañero,eso está muy bien.

    ResponderEliminar
  55. Saludos de USA.
    nOCO querido. Como siempre. La pho-
    to es impresionante. El texto muy
    bonito y muy triste.Me hace acor-
    dar a El Ladron de Recuerdos =
    Alz Heimer's. Linda tu entrada!.
    Un abrazo apretado.
    Cotiti.

    ResponderEliminar
  56. Cuando se toma cualquier producto del mercado y se lee en la etiqueta de los ingredientes hay uno que es invisible: La administración. Se dice que tarde o temprano el tiempo lineal del progreso se curvará a tal extremo que el futuro y el pasado se fundirán en un una misma dimensión y entonces los ayeres y los mañanas serán cosa del pasado y del futuro al mismo tiempo. Suena a ciencia ficción, pero nada de lo que existe en las ciudades ha podido eludir la mesa de los diseñadores y sus ecuaciones de factibilidad en el mercado, la mayoría de los productos han sido probados con antelación mínimo un año antes de salir a la venta sin contar con el periodo de boceto, implementación, experimentación etc. Somos diseño desde los nacimientos, las fiestas de cumpleaños y las otras, los matrimonios, los funerales. Así que lo que será mañana hace tiempo que ha sido...apenas empezamos.
    Un abrazo artista!!!

    ResponderEliminar
  57. gracias por los comentarios, he seguido tu sugerencia.....perfectos detalles de la ostra, no solo tiene primer plano bueno la gente,jeje!!.saludos

    ResponderEliminar
  58. Es la primera vez que te visito, y aún sigo dándole vueltas al poema... Yo no sé ni cuándo es hoy, así que la respuesta a esas preguntas se me escapa ;)
    Un blog muy interesante!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  59. º°♥❤ Olá, amigo!
    ❤ Foto sensacional.

    º°❤ Beijinhos.
    ♥❤ Brasil.

    ResponderEliminar
  60. Había pensado desvelarte la respuesta a la pregunta que está en mi entrada....pero he pensado en volver mañana. !!te haré sufrir un día más!!

    bs3

    ResponderEliminar
  61. Desde luego has dado en el clavo, amigo...las palabras..los recuerdos...un saludete desde Murcia...seguimos...

    ResponderEliminar
  62. Te felicito una vez más. Un abrazo, ÑOCO LE BOLO.

    ResponderEliminar
  63. La foto sorprende, nunca hubiera imaginado que era el borde de la concha de una ostra jaja. Por un momento pensé que se trataba de placas de lasaña con su correspondiente relleno.
    Y tus palabras muy acorde con todas las capas que nos envuelven y nos atrapan entre evocaciones, olvidos y recapitulaciones.

    me gustó mucho, es muy ingenioso.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  64. venga...ya...!deja de sufrir!
    ya he contestado en TYPERWRITER...!!YUPI!!

    Bs3

    ResponderEliminar
  65. Magistral, y la foto una pasada hasta que no lo he leido no sabía que era. Saludos.

    ResponderEliminar
  66. Amnesia que se derrite entre los surcos de una memoria perdida entre cantos de SIRENAS:-) ... que escuchamos mientras bajamos a las profundidades en busca del brillo de esa mágica y maravillosa perla que suponemos allí...



    (No me digas... jajaja ...tal cual me ha salido, te lo he escrito:-) Debe ser que el macro (¿se dice así verdad? :-) que has usado... me ha hipnotizado.




    Milleiros de piexiños plateados, ÑOCO

    ResponderEliminar
  67. En los pliegues de nuestra memoria van quedando los recuerdos, muchos de ellos confusos en el tiempo, sin fecha precisa, confundidos con lo que vivimos actualmente. El paso del tiempo va dejando muescas en nustra memoria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  68. Muy buena las fotos.
    Yo hasta que leí esa bella poesía no supe que era la concha de una ostra.
    Lo relacioné con algún producto de confitería, pero eso es porque soy muy dulcero.

    Buen trabajo.

    Saludos, manolo

    En cuanto a la Gioconda, quedó aclarado que yo no la pinté.
    Puedo invitarte a ver la Exposición de mis pinturas, que he abierto en mi blog?
    Y si no te molesta, me gustaría contar con esa Ñ entre mis seguidores (por cuestión de prestigio)

    ResponderEliminar
  69. Alguna vez, es de agradecer que tengamos el disco blando. Saludos

    ResponderEliminar
  70. estratos como etapas
    como fases
    antes y despues
    y en el inconsciente,
    atemporalidad

    ResponderEliminar


...........................
· algial@gmail.com