6/3/12

505 - El no quería






Me lo explicaron claramente.
Él, no quería.

Su padre había sido maletilla desde muy joven y, a base de mucho tiempo, había llegado a ser mozo de espadas de uno de los toreros más famosos del país del toreo.
La posición del padre, y los largos años de vida alrededor del coso, le habían facilitado tejer un entramado complejo de amistades, afectos y conveniencias.
Él, no quería.

Su padre, dentro de la más legítima aspiración que puede tener un buen padre, deseaba que Rafael llegara a ser lo que él nunca hubiese conseguido, pero si soñado. Sí, soñado, porque su vida entera era un sueño. Se veía, en Rafael, lidiando en Las Ventas, La Maestranza... en todas.
Pero él, él no quería.

Su padre, Manuel, puso todos los medios. En su pequeña casa, en el campo, aprovechando al máximo el mínimo espacio de que disponía, se hizo una pequeña plaza para tientas, a base de tablones de obra, palés y otros restos similares. Incluso, al principio, se hizo un toro con un carrito de la compra de un supermercado, eso sí, convenientemente relleno de papeles de periódicos, con noticias del toreo, y forrado con pieles de distintos animales. Tener una piel de toro hubiese sido su deseo.
Allí, en aquella desastrada plaza, recibió Rafael sus primeras lecciones, de la mano de su padre, y de gente de las plazas que venía a comer las migas que, con nivel de excelencia, preparaba su madre, Doña Remedios.

Rafael, mientras, no quería. Seguía con sus estudios. Así pasó la primaria, secundaria, bachillerato... universidad. Ya era casi antropólogo, su sueño desde tempranas edades.

Manuel, Manolillo para los amigos, continuaba trayendo a su casa toda clase de gente, del mundo del toro por supuesto. Todos hablaban con Rafael. Todos argumentaban. Recibía teoría y práctica, ésta, muy bien explicada por los comentaristas taurinos.
No. No quería. El no quería.

Siempre se había distinguido por una especial sensibilidad que tal vez explicase el hecho de que fuera ecologista, naturista, vegetariano, pacifista... defensor de los derechos de los animales. Sin poder decirlo, casi ni pensarlo... odiaba el mundo del toro.

Y la vida continuó de aquella manera. Él, no quería. Manuel, persistía. Remedios, haciendo migas.

Y llegó el día. Manolo había conseguido una plaza de toros de verdad, con toros de verdad. Él sería el mozo de espadas... y sería su día de gloria, en la persona que más quería: su hijo.

Ya se veía en las noticias, en todos los medios, en la televisión, la radio, los periódicos... en los foros taurinos. Rafael había triunfado. Él había triunfado. Un día apoteósico. Todas las orejas todas. Todos los rabos todos. Miles de objetos al ruedo: peinetas, sombrillas, almohadillas, flores, puros...

Y sí. Sí fue la noticia en todos los medios de comunicación. Hasta trascendió al extranjero. Miles de vídeos fueron colgados en You-Tube. Todos, todos contaron con que gala y donosura había salido al centro de la plaza, y como había esperado al primer toro. Todos contaron su elegancia al dejar la muleta en el suelo y tender, delicadamente, la capa sobre ella. Todos contaron...

Todos contaron como, con una serenidad asombrosa y una tranquilidad difícil de explicar, según las circunstancias, se había dejado empitonar desde la ingle hasta el fondo de su alma... ahora ya libre.


recupero este viejo post, de hace ahora tres años
le sentará bien tomar el aire fresco
y leer vuestras apreciaciones

· · ·
505·CR147·120306 · El no quería ©2012  
080106-4330-Liberación-w ©2008
· · ·

60 comentarios:

  1. ...
    A vosotros, los que estuvisteis en el maizal dejando un comentario…
    gracias, Mandarina azul, Luigi, Sintagma in Blue, Carlota, Le Mosquito, Benjuí, Tesa, Futuro Bloguero, eSadElBlog, Irene, Sureña, Romana López, Belén, Mariel Ramírez Barrios, RAMMSES, Castigadora, Extractos de alguna vez, Towanda…
    Algunos todavía estáis aquí y disfruto siguiendo lo que hacéis. Otros, sé que me visitáis en silencio. Y para aquellos que ya son un recuerdo… mi recuerdo.
    ...

    ResponderEliminar
  2. Jolines es desgarradora, viiendo de ti, sepa vd. que me la he leido entera, pues sabia de su calidad, desgarradora. Ilustrativa.
    Un salduo afectuoso.
    Me voy si pierdo en el maizal.

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches, Ñoco:

    Duro relato. Debe ser una historia del recuerdo.
    Hoy en día -afortunadamente en casos como el que relatas y en otros semejantes con o sin toro por medio- los hijos no son tan obedientes.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. ...sí, la libertad puede costar la vida..., pero merece la pena y si hay que morir en el intento, no queda otra....
    Es todavía una realidad este pensamiento de pertenencia que si mis hijos, mi mujer, mi marido ...mi.......,
    y que otorga el poder para obrar sobre esa pertenencia a criterio propio...,
    espero que algún día esto no ocurra más.

    y el OLE más grande que se haya oído en ninguna plaza se lo dedico a Rafael..., estoy féliz de haberle conocido.

    Gracias por repostear esta historia, me resulta familiar.
    Beso
    Felisa

    ResponderEliminar
  5. Yo hubiera hecho lo mismo, dejarme empitonar!!! y REBENTAR con "B"!
    Aunque me pusiste a hacer migas...
    ;)
    Dios que relato!
    Eres un genio, en todas las materias!
    Una preguntita...tan duro es conseguir la libertad?
    Un beso amigo.

    ResponderEliminar
  6. Ostras que se me pasó la foto!
    Si es que me absorbes el coco!
    Muy apropiada bOLO!

    ResponderEliminar
  7. Un maxistral realto da opresión á que algúns pais e nais someten ás súas crianzas para que acaden o que eles non puideron obter.

    Esta historia é tan real que case se pode tocar coa man.

    BQÑSMTS.

    ResponderEliminar
  8. Rafael ya no se traga sus silencios, ahora esta donde siempre quiso: estudiando al SER HUMANO!

    Mereció la pena sacarlo del cajón.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Texto e imagen se funden perfectamete. Saludos.-

    ResponderEliminar
  10. A mi me ha sentado genial leerlo, he llegado a la conclusión de que mejor una vez colorado que en este caso perder la vida de manos de la ilusión..... Un beso Ñoco

    ResponderEliminar
  11. Que triste que te impongan, que dulce alcanzar la libertad!

    Que bien rescatar esta historia.

    Abrazo enorme Ñ

    ResponderEliminar
  12. Encogida tengo el alma ...
    .Encontrar motivo para tener un hijo?
    .Tener hijos para proyectar tus anhelos ?
    .Crear perspectivas con los haceres de ellos ?

    Nunca lo tuve claro o sí...
    "El no quería"
    "ella no quería"
    Un texto, real, muy bien hilado con una foto colorista ... esborronada para Rafael.

    Siempre sacas las entretelas de mi alma.

    Tienes más joyas para recuperar.
    Ps i As

    ResponderEliminar
  13. Hay que procurar vivir los propios sueños. Vivir los de otros conduce a la melancolía, e intentar que los demás vivan los tuyos a la tragedia.
    Salud_os

    ResponderEliminar
  14. Si es invento, es culebrón.
    Si es real, es tágico,
    Si es metáfora, es dramático.
    Si es lo que parece, es terrorífico.

    ResponderEliminar
  15. Jo...una va presintiendo una tragedia y deseando que no ocurra y sabiendo que los deseos se cumplen otras veces y esta no...

    Un beso, Ñoco

    ResponderEliminar
  16. En medio de tanta crueldad era una de esas historias del género "Crónica de una muerte anunciada" de gran logro por el manejo de tu escritura.
    Queda el recurso de la literatura que se deja interpretar de varias maneras.
    No necesariamente hay que deducir una muerte física, pues el arte tiene la potestad de considerar la muerte como un cambio de lógica y ritual extrema sin que muramos en el intento. Matar esa dinámica familiar con el suicidio de un sueño patriarcal es abrir las posibilidades de mostrar el fin de una tradición que ya no va con los nuevos tiempos.
    Felicitaciones artista por mostrar a fidelidad para que puede servir el arte!!!

    ResponderEliminar
  17. Mi peque tiene un vídeo que veía repetidamente hasta saciarse cuando era crío en el que la historia contaba la vida de un toro que no quería lidiar, que cuando le iban a torear, se enamoraba de los toreros, y cortejaba con las muletas, le salían corazones del pensamiento...
    Un toro que tampoco quería.

    Es la historia contada desde el punto de vista del toro.

    Lo siento por Rafael, pero lo siento muuuucho por todos esos toros que son sacrificados lentamente en medio de una gran algarabía. Una cosa es morir, pero a fuego lento y con alevosía tiene que ser duro de cojones.

    Un beso, maestro, muaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  18. Por cierto... ¿yo no te comenté ese texto en su día?? ya es raro, ya... ejem...

    ;)

    ResponderEliminar
  19. Saludos de USA.
    nOCO querido. Bellisima entrada!
    Lindisma historia! Fuerte! trau-
    mante! Como tu bien dices, se de-
    jo empitonar.Siento muy adentro
    de mi ser lo que El habra sentido;
    Mas aun siendo defensor de los a-
    nimales; yo tambien soy defenso-
    ra de los animales.Duele mucho!
    Un abrazo apretado.
    Love.
    Cotiti

    ResponderEliminar
  20. Y yo no estaba??? ummm pero... ¿que narices era el mundo antes de conocerte a ti? y yo, que creia que te conocía de toda la vida...

    A mi, no me gustan los toros... bueno, los toros si, los toreos no.

    Siempre un placer leerte!!!

    aloubicos!!!

    ResponderEliminar
  21. Porqué, sin darnos cuenta, preparamos el futuro de nuestros hijos sin escuchar lo que ellos quieren? Siempre dicen que las ilusiones y proyectos que no hemos sido capaces de hacer nosotros las queremos para ellos. Eso es lo que esperaba Manuél, sin escuchar ni siquiera mirar que ese hijo no pretendia ni decepcionaarle ni seguir su proyecto...tiró por la calle del medio...mal asunto!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Digno de una tragedia griega, el precio a la libertad, a veces es un precio muy alto.
    Freud, metafóricamente hablando, nos enseño a "Matar al padre", pero no dijo nada de autoinmolarse para conseguirlo.
    Saludosw

    ResponderEliminar
  23. Creo que el toro que empitono a Rafael estaba en la misma coyuntura que este, él también fue criado y formado para salir a ese ruedo sin ser de su agrado, por lo que pienso que imponer no es nada recomendable.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Tremendo relato, amigo...me ha sobrecogido y llenado de emociones...eso es lo que te hace grande, transmitir con tal contundencia!!!

    Un enorme abrazo, Ñoco!!! ;)

    ResponderEliminar
  25. sencillamente genial...aplauso...

    ResponderEliminar
  26. Tremenda abstracción, ese rojo parece ahogarte en sangre. UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  27. Desolador y angustioso relato; inquietante como la propia foto.
    No es el camino más corto o el más facil el que nos conduce a la libertad. Saludos.

    ResponderEliminar
  28. Recuerdo el post, Ñoco, aunque no el comentario que entonces dejé, así que espero no repetirme.

    Él no quería, y nadie tenía ningún derecho a forzarlo. Él quería elegir su propio destino y parece que a nadie le importaba lo que él pensaba, así que fingió que se doblegaba hasta que encontró el modo de libererse.

    Tremendo, Ñoco.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  29. Muy sangrienta tu fotografía, sin duda.

    Ningún padre debería influir en la trayectoria profesional de un hijo, mucho menos si como en este caso, le mandó directamente a la muerte. Supongo que no existirá mayor castigo en la vida para Rafael.


    De los toros no digo nada... he ido evolucionando de la belleza de la muleta o el rejoneo, al horror de la sangre de un animal inocente y me quedé aquí, sangrando.


    Un beso ÑOCO y feliz noche.



    PD
    ¿Tú crees que antes de morirme me dejarán un comentario con fundamento? me vas a hacer pillar complejo de subnormal:))

    ResponderEliminar
  30. A veces cuesta mucho el hacer lo que uno quiere..me gusta la foto...fuerte color..intenso..con fuerza..como el toro..un abrazo desde Murcia..seguimos..

    ResponderEliminar
  31. El relato es de una tenura impensable.No es coba.El texto es muy hermoso.

    De la imagen qué decir

    Saludos

    ResponderEliminar
  32. Visitarte es recoger la belleza que nos regalas con tus espléndidas fotos.
    En cuanto a los padres, hay muchos que funcionan con sus hijos como una inversión.
    Besos, Ñoco.

    ResponderEliminar
  33. no recuerdo que te comenté en aquella ocasión, pero seguro que se parece a esto...!El no quería y yo tampoco!


    Bs3

    ResponderEliminar
  34. El último muletazo ha dejado cuadrado al morlaco. Una última cambiada, que deja boquiabiertos a los lectores.
    Salud maestro.

    ResponderEliminar
  35. la libertad siempre cuesta muy caro!
    me ha encantado el texto, y la foto también, muy apropiada además.
    el tema sobre el que has escrito es tan antiguo y tan actual a la vez... y lo que me parece es que la libertad cada vez más, en ese debate (libertad/seguridad) sale perdiendo.
    aunque tu final es desgarrador me doy cuenta, de que no podría haber sido de otra manera, porque aún era mucho peor lo que lo precedía.
    bicos :)

    me alegra que seas más liebre en el monte que obeja en el corral ;)

    ResponderEliminar
  36. Muy negro lo encuentro, señor ÑOCO LE BOLO. A veces hay que saber decir que no a tiempo. Que la vida es corta y las cornadas mortales. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  37. Me alegr de que hayas recuperado esta historia que no pude leer en su día. Magnifico relato, algo triste pero buenísimo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Una historia muy triste y que por desgracia se repite una y otra vez, padres frustrados desean reencarnarse en una vida que no les corresponde y transmiten su frustración. Triste pero excelentemente contada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Engancha desde el principio, gracias a tu facilidad de expresar, y no sé por qué me intuia el final...desgarrador...y libre!!
    Ñoco es un placer leerte. Enhorabuena.
    Ramón.
    P.D.: Significativa y acertada fotografía, por su intenso rojo.

    ResponderEliminar
  40. An interesting abstract!

    ResponderEliminar
  41. Simplemente EXCELENTE.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  42. He sentido frío. Bien es cierto que esta es una historia llevada al extremo, pero yo la veo como una metáfora sobre la generosidad de algunos seres que entregan su día a día para que otro se sienta realizado.

    Un brindis por los/las Rafael.

    bSoS.

    ResponderEliminar
  43. Hermosas imágenes!!!

    Saludos!!

    http://fotochill.blogspot.com

    ResponderEliminar
  44. grandioso relato!!!!el precio de la libertad es duro a veces pero yo también tome un dia mi decisión y hoy me alegro, así es la vida.
    gracias!!!
    mayte

    ResponderEliminar
  45. He tenido la misma sensación que cuando lo leí por primera vez... la misma.

    Tú ya sabes cual es.

    B9B

    ResponderEliminar
  46. Es una salida a tanta presión desde la infancia, pero me parecía Rafael un individuo templado y reflexivo, (casi antropólogo) y hubiese preferido un golpe en la mesa, un ahí os quedáis todos... ojalá sea así y de esa manera se encuentre la libertad.

    Un buen relato que merecía rescatarlo.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  47. Eso es ser valiente de verdad en todos los sentidos,pero desgraciadamente el inmolarse supone un sacrificio en la mayoria de las ocasiones inútil, es más efectivo seguir luchando por unos principios que como en este caso pienso son los acertados.
    Y también un buén toque a esos padres que desean seguir satisfaciendo sus vanidades y deseos a costa de los hijos, sin darles otra opción, y los hay y muchos.
    Beijinhos.

    ResponderEliminar
  48. Magnífico texto e uma fabulosa imagem Ñoco.

    ResponderEliminar
  49. Impresionante entrada y gran blog, el cuál acabo de conocer, y con permiso, me he registrado como seguidor.

    Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  50. Tu post da para mucho, ñOCO.
    Me pongo la gorra de padre y me aplico la moraleja.
    Influir, sí, pero hay que saber escuchar y respetar o si no quien sabe con que toro nos puede sorprender la vida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  51. Como decía la copla: "Manuel, tu querias ser torero, pa comerte medio mundo, pa comerte el mundo entero"...
    Rafael no era Manuel, claro. Prefirió dejar el mundo antes que comérselo. Moraleja: los sueños no se comen, pero hartan hasta la muerte...

    ResponderEliminar
  52. Gracias por tus letras.
    He intentado quitar la verificación de palabra y no se como hacerlo. La puse hace años, pero en verdad es un latazo.
    Si puedes, envíame a miguelbuenojimenéz@gmail.com el modo de hacerlo. Soy un inútil para estos cacharros.
    Siempre tuyo
    Piedra

    ResponderEliminar
  53. Acojona pensar que nuestra capacidad de decisión queda mermada por el propio peso cultural y de la tradición social y familiar.
    Acojona
    Un fuerte abrazo gran PdC

    ResponderEliminar
  54. Gracias por sacarla del cajón. Merecía la pena.
    Qué fuerza: rojo de sangre y pasión.
    Olé, olé por la toma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  55. más cornás da la vida, decía mi abuelo

    tú, como siempre, dando la puntilla certeramente, Ñoco

    besos

    ResponderEliminar
  56. Dura historia.....hacer lo que realmente nos gusta o deseamos, es adquirir un trocito de felicidad plena en el día a día, que tan poco valoramos , a veces......Qué bien escribes!!!!.......Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  57. tenho espiado em segredo, ehehehe :)

    ResponderEliminar
  58. Fabulosa entrada, sin palabras...

    ResponderEliminar
  59. Duele, duele de verdad.
    Enhorabuena, Ñoco: otra enorme entrada.

    ResponderEliminar

·>
·>

· algial@gmail.com