8/3/13

561 - Por la acera





Era un día más. Caminaba por la acera.

Siempre he sido observador. No se me escapaban los pequeños detalles. Me preocupaba mucho la alineación correcta de las baldosas y su estado de conservación, que las tapas de los diversos registros estuvieran perfectamente colocadas y orientadas en dirección al sentido de lectura de cualquier ciudadano, que partiese desde el punto centro de la ciudad, el Ayuntamiento. Había mucha información escrita en el suelo, algo que me permitía conocer someramente lo que podría encerrar. Tal vez fueran recuerdos de una niñez en la que me gustaba explorar, caminando por alcantarillas, buscando alguna luz que me llevara al exterior, subiendo alguna escalera de hierro incrustada en un angosto tubo vertical. Era emocionante aparecer en medio de alguna calle, ante el asombro de los viandantes… pero creo que esa ya es otra historia distinta a la que ahora me ocupa.

Las tapas de los registros, en general, eran casi todas de hierro. Podría clasificarlas en dos familias, sin esquinas y con esquinas. De las primeras, abundaban más las circulares que las ovoides, o falsos ovoides. En cuanto a las otras, dominaban las rectangulares sobre las cuadradas.  Si de bajorrelieves se tratara, y eran necesarios para evitar resbalones, las de cemento no los necesitaban, por su textura rugosa, aunque tuvieran, por general, grabado el logotipo de la empresa correspondiente. Las de hierro, fundido, que no lo dije, tenían un sinfín de modelos.

Entre esos relieves, uno de ellos era el formado por pequeños tacos cuadrados emergentes, de tres centímetros de lado, con una altura de medio centímetro. Dos leyendas, con la identificación de la entidad responsable y la finalidad, se incrustaban dentro ese conjunto de pequeños tacos.

Caminaba, como siempre lo hacía, por aquella acera. Una tapa, que se ajustaba a la descripción del párrafo anterior, me llamó poderosamente la atención. No era la que debía haber sido. Que conste que ya conocía todas, como un pastor conoce a sus ovejas. Pero no, esa mañana ya no era la misma. En realidad, casi lo era si no fuera porque uno de esos pequeños tacos no era exactamente igual que en días anteriores.

No era el taco central, pero estaba situado casi en el centro geométrico. Tenía una peculiaridad que lo hacía diferente. Había aparecido en él una especie de oquedad irregular, fruto tal vez de un fuerte impacto. Un minúsculo agujero de unos 3 milímetros de diámetro cuyos bordes, muy difuminados, eran de color purpurina dorada con brillos opalescentes.

Estaba de pie pero no tardé nada en inclinarme, para cerciorarme de lo visto. Ya cerca, pude observar una cierta luminiscencia interior, rojiza. Y me acerqué más y creo que ese fue mi error. Súbitamente fui succionado por una extraña fuerza. No me lo explico, pero fui tragado por aquel diminuto agujero, o lo que hubiera dentro de él. ¿Sería algún tipo de abducción inversa, o arrebato?

No sé cuanto duró el viaje. Siempre envuelto en esa tonalidad rojiza, y envuelto en una luminosidad psicodélica, avanzaba a través de un quíntuple helicoide de tonalidades tornasoladas, similares a las producidas por la gasolina sobre agua. En algún momento me encontré en otro mundo, una réplica exacta del nuestro. Réplica, digo, muy bien lograda. Todo era… ¡plástico!. Plástico, aclaro, en su acepción de material, que no fuerza expresiva que fuerce o realce ideas o imágenes mentales que, precisamente, en ese momento me estaban… saturando. También empleo la palabra plástico en sentido general, sin entrar en detalles sobre sus infinitos polímeros.

Tal vez deba precisar el párrafo anterior. A medida que me iba desenvolviendo en ese mundo pude apercibirme, con pavor, que no sólo las cosas eran de plástico, también eran de plástico las ideas, las emociones, los sentimientos. No me dio tiempo a comprobar si también lo era el amor pero, en todo caso, sería de un plástico muy ligero, evanescente.

Yo era real. Creo. Me palpé y sentí mi carne. Me palpé y sentí mi ropa. Craso error. Nunca debí haberlo hecho. Al palparme sentí un bulto en un bolsillo de mi chaqueta. Ese día llevaba una chaqueta gris con coderas del mismo tono. Lo recuerdo dado que casi nunca uso chaquetas, de hecho era la primera vez que la usaba en la última docena o veintena de años.

No fumo pero, extrañamente, encontré en ese bolsillo una aplastada cajetilla de cigarrillos Camel, sin filtro, con un reluciente mechero Ronson. No sé  por qué lo hice, no pude resistir el impulso, pero saqué un cigarrillo y encendí el mechero.

Fue un flash instantáneo. Todo aquel mundo se incendió y se vaporizó… y creo que yo con él. La cuestión es que ahora mismo estoy muy preocupado. No sé desde donde estoy escribiendo.

Por cierto ¿quién habrá metido el Camel y el Ronson en mi bolsillo? Sí que recuerdo que me había tomado una cerveza con Carlota. Ella si fuma. ¿O debo decir fumaba?




· · ·
561·CR177·130308 · Por la acera ©2013  
712120605-Lanzarote-Registros-022-w ©2012
· · ·

67 comentarios:

  1. El mejor Millás se te queda pequeño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ... sólo se que el fulgor verdoso que emana de esa tapa circular, pesada, me obsesiona. Me despojo de mi ajada chaqueta, el sudor resbala por mi frente, un esfuerzo más y el abismo se abre.

    Ahora se por qué el ronson de Carlota está en mi bolsillo; pero más vale que calle, al fin y al cabo los grises habitantes de esa negra galería no saben hablar. Solo chillan.
    -------------------------------
    Fuera de bromas, tu composición es una idea genial y el relato inquietante e inspirador. Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Buena idea y estupendo trabajo...

    Abrazotes y buena semanita

    Noemí

    ResponderEliminar
  4. algo parecido me pasaba a mí cuando mezclaba el Camel con ..., tendrás que comprobar lo que fumas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ten cuidado amigo, las alucinaciones solo llevan al abismo (según dicen)
    Me gusta este juego geométrico y bajo los pies que cada día pisamos y del que a penas sabemos nada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Eso te pasa por ser tan metódico y mirar fijamente al suelo controlando tapas, guijarros y alineaciones de baldosas.
    Con lo de fumar yo no me meto, tu sabrás por qué llevabas ese mechero y el Camel en el bolsillo.

    Este montaje te ha quedado de lujo
    parecen cuatro litografías.
    Una delicia poder observar hasta el mínimo detalle de esos registros.

    1M2M3M

    ResponderEliminar
  7. Bueno, eso sí es irse de tapas...y cañas.
    La próxima vez se avisa
    [Me lo haría mirar]

    ResponderEliminar
  8. Precioso mosaico, Ñoco. Muy bien visto.
    Y el texto... perturbador. ¡Todo un trastorno obsesivo-compulsivo en primera persona! :)
    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Una història original y con final sorprendente para ilustrar una maravillosa composición a cuatro.
    Fenomenal definición de las cuatro tapaderas con unas texturas excelentes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Debes tener muchísimo cuidado con los efectos alucinógenos que te produce observar las tapas de los registros con tanto ensimismamiento, ÑOCO. Con esta entrada podrían nombrarte el Shelock de las aceras en una mezcla extraña con Matrix, lo curioso es que siendo tan detallista y observador tu protagonista, me temo que su capacidad de observación es directamente inversa a su capacidad de deducción... Carlota le ha puesto algo en la bebida:))

    Muchos besos ÑOCO por cier, ¿sabes que mi tío tiene una fundición y hace esas tapas de registros? a lo mejor hasta alguna de esas cuatro tan monas son suyas:-)


    Feliz noche y ..hasta mañana.

    ResponderEliminar
  11. Noooo perdón ¡¡se ha cargado a Carlota!! y camina shockado tras deshacerse del cadáver del que se ha quedado algunas de sus pertenencias ...¡¡va a ser eso!!:-)


    Muaaaaaakss!!

    ResponderEliminar
  12. Anónimo11/3/13 1:15

    Ains... uno de los mayores (y mejores) cuentistas del mundo desaparecido. Perdido hasta de sí mismo. Tiene razón Miguel: por mucho que el Bolo se empeñase en ver el fulgor rojizo, algo verdoso sí que era... mal asunto para encender un pitillo, cualquiera lo sabría, menos el daltonismo de nuestro entrañable Ñoco, a quien Tacirupeca tenga en su gloria. Una pena también lo de la chaqueta, para una vez que se nos pone elegante... pero claro, aunque parecía un día cualquiera, (eso dice, para despistar, pues no hay días de esos en las miradas ausentes)él sabía que justo ESE, ese era el día en que finalmente se dejaría abducir... y qué decir de esos supuestos errores... no creo que se lo trague nadie... en fin... siento ser yo quien le desenmascare, pero apurada te veas... porque el caso es que por último intenta (patético intento)implicar a la pobre Carlota y poco menos que acusarla de inducción a la piromanía... tenga usted amigos para esto. Señor Bolo, haga el favor, y cuente a sus estimados y numerosos seguidores la verdad y nada más que la verdad. Porque Carlota sigue fumando, sí... pero cigarrillos con filtro. Y como mucho usa un mechero de Bic. Y no hubo tal incendio ni vaporización. Y si alguien quiere encontrarle, no tiene más que agacharse a contemplar cierto fulgor rojo esperanza que asomará por el agujero de una alcantarilla: déjense llevar, pasen y vean... y entrarán al maravilloso mundo del señor Ñoco le Bolo... donde sigue tan campante, ideando más travesuras con que entretenerles. Alicio en el país de los plásticos maravillosos. Y les dejo, que voy a ver si le encuentro, que hartita estoy de tener que teñirme de rubia y andar con gafas oscuras esquivando a la policia del barrio y los carteles de "se busca"... difícil tarea con tanta alcantarilla suelta... espero que lo de Lanzarote sea una pista buena, grrr.
    Fdo.: Anónimalafuerza

    ResponderEliminar
  13. ¡Uyuyuy!
    Este chico se me fuga por las alcantarillas cualquier día.
    ¿Y cómo te encuentro después?
    Seguro que si ahora te das una vuelta por Lanzarote, ya muchas de las tapas has desaparecido, la crisis es lo que tiene.
    Besos, artista, es estupenda la composición. Toda y todo

    ResponderEliminar
  14. Vaya lío que has "formao" con el Camel "liao" que llevabas en el bolsillo.
    Me encantó la foto, maestro.

    Ah, y ve preparandote que como te encuentre la anonimalafuerza tarde vuelves a salir solo de casa.

    ResponderEliminar
  15. En ALMERIA irnos de Tapas lo llamamos a otra cosa,pero hay que reconocer que las cosa simples bien puestas quedan bellas,basta con echarle un vistazo a tu toma.Original y Bonita.Un saludo desde Almería.-

    ResponderEliminar
  16. Las homologaciones y normativas, marcas de calidad, certificados CE y un sinfín de requisitos reglamentarios han convertido las ricas texturas y sellos de autor de las tapas de fundición en tristes elementos urbanos uniformados.

    ...y no fumo, gracias.

    ResponderEliminar
  17. Curiosa mirada hacia abajo. ¡Cuántas cosas se nos escapan! Aunque tampoco es cuestión de acabar como el primero de los tres hermanos de la canción de Silvio Rodríguez.
    Esta imagen queda muy bien para un póster.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Amigo, nunca sabremos si lo real es lo vivido o lo soñado...

    Buen collage...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Exquisita imagen. Un relato extraordinario con un final intrigante.
    Un trabajo excelente, por su formas y por su originalidad. Por cierto, me has tocado la fibra, una de esas tapas pertenece al Ayto. de Yaiza (Lanzarote)...
    Un abrazo Ñoco.

    ResponderEliminar
  20. Gran mosaico. Esas tapas parecen puertas a lo desconocido.

    ResponderEliminar
  21. "Hay otros mundos, pero están en éste" Ay, Ñoco, cómo me gusta esta cita de Eluard.

    En tu mundo de plástico faltaban los 18 kilos que encontraron en el estómago de un cachalote varado y muerto en una playa de Andalucía, hace unos días.

    Pero volvamos al relato, es inquietante y surrealista, y los pequeños detalles que van surgiendo a lo largo del texto le dan un toque muy especial, que me ha encantado.

    Aunque he sufrido una pequeña decepción, pues me había creído lo de que "en las alcantarillas hay basura, ratoncillos y pavos reales"

    La imagen muy bien procesada con todo el detalle de las diferentes texturas.

    Por cierto, ¿hay alguien ahí?

    Por si todavía puedes percibir los abrazos, ahí va uno.

    ResponderEliminar
  22. Me encanta tu mundo Ñ...... para perderse en él.
    Magnifica entrada.
    Saludos.-

    ResponderEliminar
  23. Por estos lares en los campos antiguamente existía la creencia que los hombres mal portados que regresaban a sus casas a altas horas de la noche luego de unas horas de alcohol y féminas libertinas se les aparecía un ser fantasmal de cabello largo que no dejaba ver su rostro y los conducía directo a los infiernos o en el mejor de los casos quedaban dementes de por vida.
    Pensé tantas veces en ese fantasma que llegué a creer que de verdad existía, pero noche tras noche y reincidiendo en las faltas de los mal portados nunca se apareció.
    Hasta cuando visité a Rafa un viejo amigo agonizante por un cáncer pulmonar que siempre conservó su humor hasta su último aliento el que se avivaba por la obligación analgésica de la heroína. Me dijo; una última cerveza contigo como para arañarle un poco de dicha a estos últimos días. No puedes tomar; le dije. ¿Qué no puede hacer un Muerto? ja ja ja rió con soltura sin toser. Nos tomamos la cerveza a la salud de este mundo y del de más allá y entonces recordamos lo del fantasma de las noches de borrachos a lo que noté que de puro pendejo llegué a creer en el fantasma, en cosas que no existían. Quedó en silencio me miró con seriedad y luego volvió a su habitual jovialidad; te equivocas, me aseguró tajantemente, y agregó; abre la persiana. La abrí y me preguntó qué veía de especial; le dije que nada. Ese es el problema; ella nunca se deja ver a pesar de que está frente a nosotros. No te entiendo; le dije. Ya entenderás, mira la valla publicitaria; la miré, había una chica de blusa corta de enormes pechos, en una pose abierta de pantalones cortos casi que flotando con placidez en el cielo, una sonrisa seductora mientras en su mano izquierda tenía un cigarro encendido y en la parte superior de ella al lado del cigarro un letrero grande donde se leía CAMELL...y seguía el lema del anuncio.
    Entendí entonces, lo miré y me dijo; amigo hace rato el fantasma cargó conmigo...
    Hará unos 25 años atrás cuando cuando encendió su último cigarro el mismo día de su muerte. Ahora en casi todos los países se prohibe la publicidad al tabaco. Pero el fantasma aunque invisible sigue cargando con muchas almas y no sólo de hombres mal portados.
    En ese entonces apenas se conocían los corazones de plástico, aunque los había de otros materiales. Ahora los hay de diamante, de platino, de oro y los demás laten a un ritmo modesto o muy modesto y hasta se atreven a la humildad, lo cierto es que la misma chica que en ese entonces flotaba en ese límpido cielo ahora invita a las categorías de una tarjeta bancaria, de diamante, platino, oro y las demás. Al igual que aquella tarde de la cerveza con el mal portado de Rafael en este cuento de Ñoco veo de nuevo la verdad, un mundo plástico en materia y espíritu que nadie vé hasta esa chispa final que enciende todo hacia la misma nada...
    Abrazos Artista!!!

    ResponderEliminar
  24. Por estos lares en los campos antiguamente existía la creencia que los hombres mal portados que regresaban a sus casas a altas horas de la noche luego de unas horas de alcohol y féminas libertinas se les aparecía un ser fantasmal de cabello largo que no dejaba ver su rostro y los conducía directo a los infiernos o en el mejor de los casos quedaban dementes de por vida.
    Pensé tantas veces en ese fantasma que llegué a creer que de verdad existía, pero noche tras noche y reincidiendo en las faltas de los mal portados nunca se apareció.
    Hasta cuando visité a Rafa un viejo amigo agonizante por un cáncer pulmonar que siempre conservó su humor hasta su último aliento el que se avivaba por la obligación analgésica de la heroína. Me dijo; una última cerveza contigo como para arañarle un poco de dicha a estos últimos días. No puedes tomar; le dije. ¿Qué no puede hacer un Muerto? ja ja ja rió con soltura sin toser. Nos tomamos la cerveza a la salud de este mundo y del de más allá y entonces recordamos lo del fantasma de las noches de borrachos a lo que noté que de puro pendejo llegué a creer en el fantasma, en cosas que no existían. Quedó en silencio me miró con seriedad y luego volvió a su habitual jovialidad; te equivocas, me aseguró tajantemente, y agregó; abre la persiana. La abrí y me preguntó qué veía de especial; le dije que nada. Ese es el problema; ella nunca se deja ver a pesar de que está frente a nosotros. No te entiendo; le dije. Ya entenderás, mira la valla publicitaria; la miré, había una chica de blusa corta de enormes pechos, en una pose abierta de pantalones cortos casi que flotando con placidez en el cielo, una sonrisa seductora mientras en su mano izquierda tenía un cigarro encendido y en la parte superior de ella al lado del cigarro un letrero grande donde se leía CAMELL...y seguía el lema del anuncio.
    Entendí entonces, lo miré y me dijo; amigo hace rato el fantasma cargó conmigo...
    Hará unos 25 años atrás cuando cuando encendió su último cigarro el mismo día de su muerte. Ahora en casi todos los países se prohibe la publicidad al tabaco. Pero el fantasma aunque invisible sigue cargando con muchas almas y no sólo de hombres mal portados.
    En ese entonces apenas se conocían los corazones de plástico, aunque los había de otros materiales. Ahora los hay de diamante, de platino, de oro y los demás laten a un ritmo modesto o muy modesto y hasta se atreven a la humildad, lo cierto es que la misma chica que en ese entonces flotaba en ese límpido cielo ahora invita a las categorías de una tarjeta bancaria, de diamante, platino, oro y las demás. Al igual que aquella tarde de la cerveza con el mal portado de Rafael en este cuento de Ñoco veo de nuevo la verdad, un mundo plástico en materia y espíritu que nadie vé hasta esa chispa final que enciende todo hacia la misma nada...
    Abrazos Artista!!!

    ResponderEliminar
  25. You have a great eye for observation - these are lovely!

    ResponderEliminar
  26. De sobra es sabido que la realidad superar a la ficción, o sea que no te preocupes de dónde puedas estar, seguro que será mejor que aquí. Y la próxima vez que te vayas de cervezas ten la precaución de no coger chaquetas ajenas... nunca se sabe de "qué puede ir su dueño" :)))

    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  27. Fuma, fuma!!
    Carlota fuma a diario antes de dormir...esté o no esté el Lobo a su lado :)

    ResponderEliminar
  28. Delirante y psicodélico, simplemente genial ñOCO. Abrazos amigo.

    ResponderEliminar
  29. Con éstas mi hijo aprendió a leer, con dos años se las sabía todas y le encantaba buscarlas para leerlas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Que chulada de foto :) espero que le alcance la cólera de Carlota. Y tú vete preparando, el texto es una maravilla, pero como excusa no creo que te sirva :P

    "A medida que me iba desenvolviendo en ese mundo pude apercibirme, con pavor, que no sólo las cosas eran de plástico, también eran de plástico las ideas, las emociones, los sentimientos. No me dio tiempo a comprobar si también lo era el amor pero, en todo caso, sería de un plástico muy ligero, evanescente"

    ¡Grande! :D


    Un beso

    ResponderEliminar
  31. Me gusta la tapa de uralita. Muy buenas fotos.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  32. Los caminos de la mente, siempre inexplicables.
    Y todo era de plástico, combustible.
    Buena imaginación la tuya, ñOCO¡
    Besos.

    Ío

    ResponderEliminar
  33. ¿La curiosidad mató al boLo? No puedo creerlo, ni fumada. Apuesto que se dejó llevar por el embrujo de la isla.

    Deliciosas filigranas, colores, y texturas.

    bSôS.



    ResponderEliminar
  34. Un final incierto y desgraciado… por culpa de la inconsciencia del protagonista… después de tener la suerte de conocer un mundo maleable y que hubiera podido modelar a su gusto, va y lo quema por una imprudencia. Ingeniosa la composición fotográfica y con muy buenas texturas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  35. Muy buena idea y fantastico relato.

    Saludos

    ResponderEliminar
  36. Oye, podíamos organizar un concurso de tapas de alcantarillas, de redes de alumbrado público, de fibra óptica,... Y luego preparamos un collage.

    Buena idea. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Me encanta la historia. Pero me daba la impresión de que en lugar de describir un mal viaje, o un mundo paralelo, describías este, o al menos en lo que se está convirtiendo. Percepción mia, supongo.
    Me fascinan esas tapas. Son como retazos de otros tiempos, yo qué sé.
    Besos.

    ResponderEliminar
  38. Genial... Genial! Assim fica muito bom visitar blogs, principalmente os seus que sou fã. Grande texto! Abraço

    ResponderEliminar
  39. I love this collection! It is so simple yet brilliant, just the kind of subjects I would love to find, and you put them together perfectly :^)

    ResponderEliminar
  40. Por las calles bejaranas te topas con unas alcantarillas propias y personales, en las que pone "Hierros Izard" y unas fechas de hace tantos años que dudo de si el hierro estaba ya inventado.

    Lo que más me gusta y me hace mirarme el ombligo como si fuera el centro del Universo, es que estas alcantarillas tan nuestras, tan de mi tierra, las he visto por un buen puñado de ciudades y pueblos de España...del extranjero no sé, es que yo soy muy del tierruño y salgo poso.

    B9B + 2 (por ejemplo ;)

    ResponderEliminar
  41. Yo creo que el autor se fumó otra cosa que un camell! ;-)

    me encantó encantó encantó laf oto. Yo también me fijo en las alcantarillas :-( procuraré que no me pase nada parecido a lo del cuento.

    ResponderEliminar
  42. Todo encaja, camel y Lanzarote, jjj.
    Imaginación al poder,si SEÑOR.

    ResponderEliminar
  43. Bueno, es toda una historia lo que has imaginado. Me ha gustado. No me importaría que fuese realidad y esas alcantarillas se tragaran toda la mierda que tenemos aquí, a nuestro alrededor. Sería fantástico, la verdad, levantarse y encontrarse en un país nuevo, sin banqueros avaros, sin monarquía y sin yernos de la monarquía, sin Roucos Varelas (ya de paso sin cónclaves y Papas) sin políticos corruptos y ladrones de guante blanco con gaviotas azules o rosas rojas... en fin, una Utopía, supongo...
    Besos

    ResponderEliminar
  44. Magnifica. Me ha encantado. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  45. Miraré más para el suelo, no por temor...sino para ver las tapas de los registros, nunca me he fijado en ellas.
    Buen surtido tienen por las islas... y cuidado con lo que fumas o bebes:))
    Un beso

    ResponderEliminar
  46. Un relato original,me gusta mucho la composición de las tomas,excelente¡¡

    Saludos.

    ResponderEliminar
  47. Esos registros me traen recuerdos...Lanzarote me trae recuerdos...

    ResponderEliminar
  48. Un mosaico metálico a nuestros pies, hermosa imágenes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  49. Una composición tan curiosa como cuidada. Enhorabuena por ese ojo observador que demuestras.

    ResponderEliminar
  50. Recuerdo haber tenido contigo una conversación sobre tapas de alcantarillas... o, es un déjà vu??? aayyy!!!

    Como es costumbre en ti, nos dejas boquiabiertos con tus letras, tus relatos, tus increibles historias con finales totalmente inesperados :)))

    Alou 3 Alou 3 Alou 3

    ResponderEliminar
  51. Very interesting post! ;-)
    Great picture!

    Greetings from the Netherlands,
    DzjieDzjee

    ResponderEliminar
  52. ¸.•°♡♡
    Histórias e histórias!...

    Ninguém deveria fumar, ninguém foi "criado" para fumar ou jogar toco de cigarro acesso em nenhum lugar, seja de ferro ou de plástico ou de planta viva ou seca.

    Bom domingo!
    Beijinhos do Brasil.
    ¸.•°♡♡

    ResponderEliminar
  53. ...otra de tus genialidades ñOCO!
    Un abrazo y buena semana.
    Ramón

    ResponderEliminar
  54. Genial, un relato genial. La fotografia, pues, no lo puedo evitar; me recuerda a los recibos que el ayuntamiento nos pasa al cobro con rigurosa puntualidad. Saludos.

    ResponderEliminar
  55. leído lo leído, parece que el "fumado" eras tú....jjj...
    Algunas de estás no se ajustan nada nada a su ubicación y, como las pises, uy!...casi que tropiezas.

    Bueno, al grano: eres real y hoy es tu cumple. Te dejo un regalito en ya sabes donde.
    Un besazo3

    ResponderEliminar
  56. Anys i anys per molts anys......
    muaccssss i
    Felicidades no solo para hoy.

    PiRcR

    ResponderEliminar
  57. a mi me gusta ir caminando por las calles y comprobar si algunos de los registros pertenecen al año en el que yo nací. simplemente me hace gracia las coincidencias. no será una coincidencia entrar aquí porque hoy es el día de tu cumple??? bueno te voy a cantar... preparado????

    cumpleaños feliz cumpleaños feliz te desea maryflower cumpleaños feliz!!!!!

    besos de cava y nata muaaaaaaaa!!!!!

    ResponderEliminar
  58. Una maravilla. El relato preciso, la rapidez del giro imprevista, la descripción de película. Todo tan bello, que llena de gozo.
    Felicidades varias.

    Expresiones
    Piedra

    ResponderEliminar
  59. La composición de la foto me gusta mucho. Ya verás porqué.

    Voy al relato, magnífico. Muy original y bueno. Me ha encantado. Bien llevado el desarrollo y un final que impacta. Yo me pregunto si habría en ese mundo de plástico una profecía anunciando la llegada del narrador... Porque fue el fin de su mundo. El misterio, es bueno que quede algún misterio, sí, ¿quién pondría en el bolsillo el paquete de cigarrillos y el mechero? Se me ocurre alguna que otra conspiración, jaja.

    Bueno, bromas aparte, te diré que también me transportaste a mi infancia. A mí siempre me atrajeron las baldosas de las aceras y esas tapas, que jamás pisaba, las saltaba siempre. Recuerdo que me inventaba juegos, cada dos o tres baldosas un saltito, y, por supuesto, era "obligado" no pisar las tapas de los suministros. Qué le vamos a hacer, ya era rarita desde niña, jaja. Pienso en mis pobres padres, qué paciencia...

    Un beso,

    Margarita

    ResponderEliminar
  60. Me encanta la foto, Ñoco, la composición es muy chula y ese color que tantas veces veo en esculturas de hierro oxidado, me fascina.

    Enhorabuena!!

    biquiños

    ResponderEliminar
  61. Acabo de leer que ayer fue tu cumpleaños. ¡Felicidades! Con un poco de atraso. Que los hados te sean propicios y te entreguen muchos regalos.

    Abrazos,

    Margarita

    ResponderEliminar
  62. Si bueno es el trabajo de composición fotográfica, no lo es menos el de la composición literaria.
    Enhorabuena por ambas cosas, Ñoco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  63. Un día de estos me vas a tener que contar en persona esta historia...

    Un beso, bichejo!

    ResponderEliminar
  64. Haber gritado tanto eso de "los de la acera a la carretera?" produce, bien lo sabes, diarrea mental; pero haber bajado al abismo te hace ver la verdad limpia. Ahora ya estás curado de inflamaciones ideológicas mientras, no recaigas en el vicio tabaquil


    ResponderEliminar
  65. A mí también me gusta fijarme en las tapas esparcidas por las aceras, y sacarles fotos, y recrearme en sus detalles, y descifrar el misterio que encierran cuando me las tropiezo por el extranjero.

    ResponderEliminar

·>
·>

· algial@gmail.com