15/10/13

587 - Detrás de otro cristal




Ha girado nuestro planeta muchas veces alrededor del sol para que volvamos a encontrarnos. Nada ha cambiado. También esta vez te encuentro detrás de un cristal… inaccesible. 

Recuerdo aquellos años en los que merodeaba para encontrarte. Tú, siempre detrás de un cristal. Cierto, un cristal más pequeño, de ventana, ventana pintada en color verde inglés, descascarillada por el paso del tiempo y el castigo de la lluvia del oeste. 

Eras pequeña. Solo asomabas un poco de incipiente pecho. Miraba tu mirada y siempre percibía que no me percibías. Aún así, era constante y desde el portal de enfrente estaba pendiente de tus escasos asomos. A veces, si la espera era larga, me acercaba al caudaloso río que pasaba por la calle de atrás, a ver como gente ociosa pescaba. Antes sabía el nombre de todos aquellos peces. Ahora, solo recuerdo a las anguilas...

Ha pasado mucho tiempo. Tú estás más bella que nunca… hasta donde alcancen mis recuerdos. Yo… mejor que no gires la cabeza. Ya no soy aquel en el que nunca te fijaste. Mis largos pelos blancos solamente me revisten de una pátina que no puede a ocultar los problemas con mis dientes, con mis huesos, con mis dolores reumáticos… Mejor, no gires la cabeza. 

Recuerdo, y sé que son recuerdos inventados porque esa enfermedad de raro nombre todavía no ha hecho blanco en mi, recuerdo cuando te iba a buscar cada tarde, cuando salías de tu colegio de monjas. Que fueses a aquel colegio ya me hacía sospechar que tu familia y la mía debían parecerse muy poco. 

Te dejabas coger de la mano, a la salida de la ciudad, y nos alejábamos hacia zonas descampadas, recogiendo toda clase de flores, que después tirabas, y subiendo a los árboles de algunas fincas para coger, según la estación, manzanas, ciruelas, higos o peras. 

Te veo guapa, tras ese límpido cristal. Lástima que tampoco esta vez te fijes en mí. No sé que daría por una mirada tuya… 

Fuimos creciendo juntos, creciendo juntos y desarrollando, fuertemente, una gran amistad que ya rozaba los límites de algo más. Te dejabas coger de la mano, todavía, pero no más, cuando iba a buscarte a la salida del instituto de las monjas. Ahora ya tenía la certeza de que nuestras familias eran muy diferentes. No había más que ver los vestidos que tú llevabas y tu clase.  

Cogidos de la mano íbamos al cine y cogidos de la mano veíamos aquellas películas de colores chillones que siempre empezaban con un león rugiendo y terminaban con un gran montón de letras amarillentas y doradas, cayendo como lluvia, escritas un una lengua que nos resultaba incomprensible. A la salida, siempre nos tomábamos un helado. El tuyo, siempre, de vainilla. El mío, variable, como variable era yo. Mis recuerdos inventados se vuelven confusos. 

No llego a comprender cuándo, cómo, por qué, desapareciste de mi vida. Si trato de ordenar mis invenciones se me ocurren diferentes razones. Tal vez tú eras hija de un funcionario, o de un militar, y sufriste un repentino traslado sin que hubiese tiempo para despedidas o explicaciones. Tal vez yo fuera llamado a filas y destinado a un lejano lugar, en el que hubiera venido un accidente que me hubiera dejado amnésico… No. Esto es una inconsistencia. Siempre hubiera tenido tiempo de despedirme, o dejar una nota en alguno de los lugares que frecuentábamos, con la esperanza de que la encontraras. Algo falla en estos recuerdos. Cualquiera de los dos hubiera hecho un gran esfuerzo por comunicarse con el otro aunque, para eso, mis recuerdos inventados debieran coincidir con los tuyos, también inventados. No quiero ni pensar que no haya estado en tu mente, nunca. 

No te aburriré contándote mi vida, llena de momentos de gloria… o de aburrimiento, que en una vida hay de todo. Importa, y eso es lo que importa, que te vuelvo a encontrar, tras un cristal, otra vez. 

Vendré a verte a diario, por si en algún momento te decides a regalarme una mirada. 


  · · ·
587·CR190·131015 · Detrás de otro cristal ©2013  
713'130618-090-CS-Oporto-w ©2013
· · ·

60 comentarios:

  1. Hay presencias que son como las olas, se van para volver una y otra vez.Y no nos es dado revivirlas tal como quisiéramos, los reflejos del pasado encandilan nuestra mirada.
    Besos, Ñoco, besos.

    ResponderEliminar
  2. De la foto... que decirte? una edición precisa y un ratito de trabajo para dejarla tan pulida.
    Me gusta mucho pero todavía me maravilla más como has maridado tan bien imagen y texto.

    ñOCO... lo maravilloso de los sueños inventados es que a veces y solo a veces se dejan manipular a tu antojo pero cuando se dejan es una delicia.
    Te mirará, girará la cabeza, estoy completamente segura.

    ...pero como enhilas las palabras!!
    si te decides a hacer un taller de escritura ... avisa.

    PsiAs
    RcR

    ResponderEliminar
  3. Es cuestión de tiempo (poco seguramente); el cristal ya está rasgado...por ahí se colarán sus recuerdos inventados, para encontrarse con los tuyos. Ya verás!

    tD1b.

    ResponderEliminar

  4. Bonita declaración de amor…y que bien has humanizado a esa chica de tus sueños, en una muy buena foto, bien ideada y trabajada. La conjunción titulo, texto y foto, estupenda.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Un relato fantástico, con mucha enjundia literaria y nada de alzheimer o senectud demencial aunque se va acercando; mientras sigan ahí es que hay ilusión. Los inventados, dicen los expertos sobre ese período, es motivo de alarma.
    Cuando se inyectan bótox y otros potingues, tóxicos, cada vez más feas se vuelven y más céreas; paralizan tanto sus gestos que les produce tortícolis ...mental y física.

    El relato ficticio o no, no es descabellado pues en algún momento nuestra realidad pasada sí ha vivido momentos como esos; no sólo uno, muchos tal vez.
    La luz de las estrellas más lejanas nos llega con retraso, incluso algunas cuando llega es sólo el recuerdo lumínico de algo que ya no existe y sólo percibimos lo que fue inmediato a su juventud inmadura. La pena es que nos llegan esos datos cuando nosotros ya somos viejos y no podremos seguir percibiendo su evolución variable y diferente. Un día explota o revienta, implosiona o se apaga y da por finalizada su existencia. Y nosotros no lo veremos.

    La realidad supera y da lugar a la ficción y aunque lo único irreal pudiera ser ese río o cauce bien podría ser sinónimo del transcurrir de la vida; aquel río de Heráclito que como hilo conductor deja seguir su transcurso sin interferir en los acontecimientos.

    Lo hermoso nunca se olvida aunque se olviden otras muchas cosas o se paralicen los labios que lo transmiten oralmente, a fe que he visto a personas con otros problemas y por el brillo de sus ojos sé en qué estaban pensando si poder expresarlo.

    Ayer lo hablábamos, toma muchos minerales y no olvides el selenio. Muy importante.
    Me recuerda a esto:
    [ http://deicalogoamicus.blogspot.com.es/2012/05/tras-las-rejas-sufren-los-automatas-o.html ]

    Excelente: Me han gustado las aliteraciones y otros recursos retóricos en los que se añaden énfasis precisos que recuerdan cuando converso con personas de edad avanzada y se paran para repetirse(me) la última palabra o frase.

    Pois iso
    ·3deicaludos·AdeR· :|´

    ResponderEliminar
  6. He leído el texto y no se por qué me ha dejado triste y pensativa.....
    Quizá por los recuerdos, por volver la vista atrás. Quizá por que no hay nada más triste que recordar lo que nunca sucedió.
    Quizá por que sabes a ciencia cierta que ella jamás se girará para volver su mirada.
    Un abrazo....

    ResponderEliminar
  7. El texto?, excepcional, entrañable, cálido y bello. La imagen? que decir... impresionante, tanto por el encuadre, como por la edición.
    En resumen. Ten points!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Un relato con mucha nostalgia y muy entrañable, me ha llegado al alma y aún más acompañado por esta fotografía que referencia lo que querías contar!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Je découvre ton blog que j'aime beaucoup! des aventures et de très belles photos. Je suis photographe amateur; je me suis inscrite pour suivre tes publications
    N'hésite pas à me rendre visite sur mes blogs, merci à toi et bonne semaine!

    I discover your blog that I like it so much! adventures and very beautiful photographs. I am amateur photographer; I was registered to follow your publications
    Do not hesitate to visit to me over my blogs, thank you at you and have a good week!

    http://weekendetcoupdebrosse.blogspot.fr/
    http://weekendabstrait.blogspot.fr/
    Merci !

    ResponderEliminar
  10. Muy buena la composición y la edición. ¿Te has parado a pensar que ella puede estar mirándote?, puede que ella mire tu reflejo y esté pensando lo mismo. ¿Cuál de los dos se decidirá a romper el cristal?.

    ResponderEliminar
  11. La foto llena de sugerencias y muy buena,
    pero el texto, esta fenomenal.
    ¡Enhorabuena!
    Saludos, Ángel

    ResponderEliminar
  12. La imagen ya, por si sola es una historia. Tu texto me ha cautivado, muy bien relatado. Llega muy adentro...mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hoy, Ñoco, me pones en un brete porque el texto es tan evocador que casi (pero no, de ningún modo) eclipsa la imagen.
    ¡Qué envidia dais más de uno y dos que estáis por aquí! Hacéis buenas fotos y pergeñáis textos excelentes.
    Salu2

    ResponderEliminar
  14. En esta ocasión Ñoco, el texto me ha gustado más si cabe que la imagen aunque los dos encajan a la perfección como las dos ultimas piezas de un puzzle. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Nada volverá a ser como antes, nadie es igual, todo cambia, se transforma, no se puede volver al pasado, es imposible.

    Y ella, sigue ahí, tras su cristal...

    ResponderEliminar
  16. Ahora mismo me invade una sensación de nostalgia, digamos que me viene gratos recuerdos de lo que comentas en el texto, y a quien no le ha pasado algo similar, por que los recuerdos siempre nos invade en momentos en que notamos el paso de los años, y las miradas nunca fueron mutuas. Pienso en lo que dejamos atras, y muchas vuelve, pero la vida no perdona, por que ella es inmortal.

    Tremendo texto, me quito el sombrero sin duda.

    Cuidate amigo, necesito aire, es muy bonito lo que acabo de leer.

    ResponderEliminar
  17. Bolo, la historia y la foto arman una conjunción perfecta.
    En este texto más largo de los que te he leído hasta ahora, me asombra lo bien que usas las palabras para armar un clima tan especial... hecho de recuerdos inventados.
    Un abrazo desde el sur del mundo.

    ResponderEliminar
  18. Saludos de USA.
    Querido nOCO. Es lindisima tu en-
    trada!Todo esta expuesto en grado
    superlative. La historia se repite
    y asi sera, por los siglos de los
    siglos.
    Love you, un abrazo apretadisimo!
    Cotiti.

    ResponderEliminar
  19. Yo creo que te ha visto... Y que reconoce al niño en el hombre...los recuerdos inventados son los mejores porque incorporan además los recuerdos añadidos :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Tal vez si toma una piedra y rompe el vidrio ella por necesidad tendrá que mirar.
    Abrazos Artista!!!

    ResponderEliminar
  21. No sé qué hacer, Ñoco. El texto es tan envolvente que no me deja contemplar la foto... se me van los ojos a las letras donde creo haber encontrado un montón de instantáneas.

    bsÖs.


    ResponderEliminar
  22. Perfecta conjunción entre texto y foto. No se puede añadir más a los comentarios precedentes. Solo que...yo, entraria a comprarme el trolley para que me miraras más de cerca...
    Gracias Ñoco por ésta magnífica intervención

    ResponderEliminar
  23. Buen tipo tiene, un tanto visto, como un calco y se le ve algo fría. No le conviene, mejor que busque una funcionaria de verdad y que se asegure un "futuro".

    ResponderEliminar
  24. Belíssima! Você faz maravilhas na fotografia que nos apresenta. O texto é estupendo! Abrazo

    ResponderEliminar
  25. Ella noto tu presencia,pero no quiso romper ese mágico instante....Lindo.Un saludo desde Almería.-
    http://visual-anjespinosa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  26. Memories, experiences, fantasies.....
    Get stuck deep within us,
    and popping up every now and then throughout life.
    It's there forever.....good or bad.

    A mannequin, elusive and unreal.
    Fits very well with your words.

    Many hugs to you

    Susanne

    ResponderEliminar
  27. Nice top (shirt).
    The picture is very special and beautiful.
    Hugs

    ResponderEliminar
  28. Me encanta la manera tan deliciosa con la que has complementado la detallista y reflexiva captura con el pazo de texto transmitiendo un bonito deseo...a seguir esperando!
    Un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  29. Ese maniquí puede enamorar a cualquiera. Me he acordado de "De cartón piedra", la canción de Serrat, en la que el protagonista termina en un manicomio tras enamorarse de un maniquí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Loa recuerdos inventados hilvanan historias, pensadas y, seguramente, vividas.
    Los recuerdos, sean de la índole que sean, siempre nos pertenecen.

    bsngns

    ResponderEliminar
  31. Los cristales están para rasgarlos. Bien lo sabes tú.

    Abrazo. Grande.

    ResponderEliminar
  32. Continuando con esta visión fantástica se me ocurre que se podría tratar de una visita visita virtual, donde lo irreal y lo fantástico se confunden por instantes. O bien se trata de un espejismo que los aparatos electrónicos son capaces de producir ...

    un abrazo visionario :))

    ResponderEliminar
  33. What an intriguing photo. I have to admit, I have no eye for fashionable things - I'm a jeans and t-shirt guy.

    ResponderEliminar
  34. Hermosa reflexion, me hizo recordar a la pelicula...la fotografia sencillamente atrapante!

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  35. Bella cosa... Enamorarse de un sueño...

    Bella cosa, amigo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Me ha gustado la narración, la fotografía toma otra dimensión después de leer el cuento. Me recuerda mucho aquella canción de Serrat "de cartón piedra", parece que la estoy escuchando ahora.
    Un abrazo Ñoco

    ResponderEliminar
  37. Gran entrada!!! Un texto que potencia la imagen y viceversa.

    ResponderEliminar
  38. Hola, Ñoco, menudo relato chulo que te ha salido. Me gusta mucho la estructura.

    Esta vez tu post y el mío tienen graficamente en común: chicas detrás de un cristal.

    La luz se alía con ellas y las hace muy apetecibles para el clic.

    "La vida no es cómo la vivimos, sino cómo la recordamos"

    Así que tenemos margen para inventar y mejorar los recuerdos.

    Y hasta para olvidarlos, traspapelarlos y mezclarlos.

    A lo mejor cuando vuestras miradas se crucen, te decepciones, y es que no hay nada como el deseo, que pierde mucho cuando se cumple.

    La foto la veo más cortando la parte de arriba, a la altura de la mirada de la chica. Y la probaría en b/n, pero lo dijo a ojímetro, eh.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  39. Mmmmm peroooo qué cosa más preciosa y tierna te ha salido ÑOCO, xD!! te estás ablandando taaanto que me preocupas... creo que tendré que hablarseriamente con marinita para que te meta un vapuleo de los suyos jajaja noooo... es broma, me ha encantado leerte así en modo dulce y melancólico cariñoso... si te viera ahora sin duda te miraría y sonreiría con cariño... eso seguro.


    Muuuchos muuchos besos y feliz finde


    ... voy a tu otra casa que nunca te llego a tiempo de tanto como trabajas aquí y yo fuera jajaja cachiiiss!!

    ResponderEliminar
  40. Aunque su estilo (el de la chica)no sea de mi gusto, sí reconozco en cambio, que enamorarse de una mujer inamovible, eterna, metida en una urna, siempre joven es infinito alimento para las ganas nuestras de amor intempora e insaciable.

    ResponderEliminar
  41. Un bonito amor imposible de la adolescencia y que el tiempo lo mitifica cada vez más, una asignatura pendiente sin posibilidades para recuperarla porque el tiempo ya no es el mismo, ni nada es lo mismo, solo quedan los recuerdos y la capacidad de inventar! Me gusta mucho la foto que has elegido para este relato, sin duda lo complementa con sorprendentes matices! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  42. Yo amaba a esa mujer de cartón piedra

    De una pedrada me cargue el cristal
    Y corrí con ella hacia mi portal
    Todo su cuerpo se estremeció en mis brazos
    Nos sonreía la luna de Marzo....

    ResponderEliminar
  43. ✿✿¸.•°♪♪
    Esse texto é simplesmente poético... é a vida como ela é!...

    Bom fim de semana!
    ·.º✿✿°•.¸♪♪
    Beijinhos.
    彡 Brasil
    ¸.•°❤❤⊱

    ResponderEliminar
  44. Me encanta el relato, maestro, más que la foto, y eso ya es decir.
    Yo creo que ella te recuerda, seguro que dejaste huellas en su interior y en aquella ventanuca aún está el vaho de tu aliento y la nariz de un mocoso enamorado pegada en el fino cristal, aunque puede ser que esté rasgado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Bonita historia cargada de romanticismo. Los recuerdos que nos han hecho temblar alguna vez en nuestra vida nunca desaparecen , al igual que las miradas.

    La imagen es bonita , pero la hace brillante gracias al texto que le acompaña.

    pd: Ojala y algún día vuelva a girarse para regalarte una mirada.

    Un saludo.
    Parisina

    ResponderEliminar
  46. 彡♡♡♫° ·.

    Bom fim de semana!
    Beijinhos.
    ¸.•°♡♡♫° ·.

    ResponderEliminar
  47. El que curra se lo merece pero aparte hay que tener un poco de talento y creo que no hay que animar a todo el mundo hay gente que tiene que dedicarse a lo suyo, es una entrada con mucho juego la foto que nítida, da gusto seguirte.
    Un placer pasarme por aqui.

    ResponderEliminar
  48. Hay ocasiones en las que es muy dificil saber si es el momento de parar o de seguir insistiendo.
    Una imagen perfecta para ayudar a dar sentido al relato que acompaña.
    Enhorabuena, Ñoco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  49. Estou de volta Ñoco para me deliciar com as tuas magníficas fotos e tuas palavras profundas!
    Abraço.

    ResponderEliminar
  50. ñoCo tremendo el texto, me ha gustado mucho. ¿Es ella o quizás un reflejo que quiere que se parezca a ella para suplir su ausencia? Que bueno, muy buen trabajo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  51. Muy bello relato, Ñoco. Y da para mucho, los recuerdos inventados, las nostalgias de lo no vivido... ¿O quizás sí?
    Creo que la niña del colegio de monjas existió y él nunca se atrevió a invitarle a un helado.
    Quizás por eso ella sigue esperando tras el cristal.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  52. Y siempre la veras y le hablarás detrás del cristal de tu memoria…hay recuerdos que marcan para toda la vida…aunque la vida no se acuerde de nosotros.
    Un texto para ponerse nostálgico y seguir viéndola detrás del cristal.
    Beso amigo Ñoco.

    ResponderEliminar
  53. Menos mal que quedan "angeles", jjj.
    LOS PICONES DE SOPEÑA, eso jolines que se me olvidaba, ya rectifique....

    ResponderEliminar
  54. Que ese sueño continúe, pero siempre conociendo la auténtica realidad.
    me ha encantado todo!

    La maniquí está preciosa...Yo creo que se fue y ha vuelto, te manda un mensaje: De nuevo estoy aquí, ya me ves, con mis maletas, sigue soñado conmigo, no responderé a tu mirada jamás, pero vivo gracias a ti y quizá mañana ya no me encuentres.
    Besos,

    ResponderEliminar
  55. Me da lo mismo que adaptes el texto a la imagen, la imagen al texto o como quieras, el caso es que siempre logras un hermanamiento perfecto y no te estoy peloteando eh? aunque se que debería hacerte la pelota jjjjjjj

    Barbaro!!! leo y busco cual podría ser de las que en algún momento me contaste, o, alguna que todavía me tienes que contar :)

    Alou!!!

    ResponderEliminar
  56. Me ha recordado a este cortometraje, al que le puse voz hace tiempo... échele un vistazo. Besos

    http://youtu.be/Z0BtqQr1y0M

    ResponderEliminar
  57. Me ha recordado a este cortometraje, al que le puse voz hace tiempo... échele un vistazo. Besos

    http://youtu.be/Z0BtqQr1y0M

    ResponderEliminar
  58. Es la segunda fotografía tuya que me recuerda a mi adorada "Blade Runner", en éste caso por los reflejos, las luces, los destellos y sobre todo por las figuras casi humanas, me encanta

    ResponderEliminar
  59. Qué fríos son los maniquís...muy fríos, pero me gusta esta fotografía.

    ResponderEliminar

·>
·>

· algial@gmail.com