24/3/14

619 - La niña del Ariège (R)


¿La negrita? ¿Debiera decir la niña de color?

Hacía calor. Bastante calor. Tarascón, al sur de Francia, a los pies de los Pirineos. Un café con hielo sobre la mesa. Jugueteo con la cámara fotográfica. Cruce de miradas. Miradas cómplices.

Ella juega a esconder la mirada, deseando ser fotografiada. Yo juego a romper mi regla de no fotografiar personas. Sí. Me cuesta mucho trabajo robarles un pedazo de su alma mortal... y que me la roben.

Está sola... o lo parece. Tal vez aquél, el que está a unos doce metros apoyado indolentemente en una pared, sea su hermano mayor... ¿o su padre?. Atiende a la escena. No le da importancia. Tal vez sea un espíritu libre.

Solo son dos disparos. Dos guiños. Dos pequeños hurtos... que ella desea. Ni una palabra. Sería imposible e innecesario. No nos entenderíamos con sonidos, solo con miradas, como lo estábamos haciendo.

¿Podría hacerlo? Lo he hecho. Ahora pienso en si acaso podría hacerlo. Puede un adulto tener miradas cómplices y puras con una niña? ¿Sería esta niña acusada de provocadora, buscadora? ¿Y él? Yo. ¿Un pervertido corruptor de menores?

¿Llegará el día en el que no podamos acariciar a nuestros hijos? ¿estaremos tan podridos que seremos siempre sospechosos?

No sé si me están mirando pero me gustaría estar mirando a aquella negrita de aquella manera. ¿Debiera decir la niña de color? No sabía que las personas tuviéramos color. Tanto lenguaje políticamente correcto está haciendo estúpido mi pensamiento, o al menos, algo más de lo que podría ser.

Colores. ¿Cuánto colores existen? Creo que en el hombre sin pixelar solo hay un color. El invisible, al que se accede con el conocimiento. Lo demás, apariencias vanas que se desvanecen en la oscuridad en tanto que la invisibilidad continúa.

Las aguas frías de los Pirineos, que trae el río Ariège, desean refrescar el ambiente. Una señora pasa en una antigua bicicleta... tan antigua como ella. Un Renault 8 mira entretenido lo que sucede. No se conserva mal, pese a su edad. Una pandilla de quinceañeras esperan, llenas de teléfonos móviles, la llegada de alguien más. Unos patos, posiblemente porrones moñudos, ensayan aterrizajes en las aguas del Ariège en tanto que una pareja se fotografía con el castillo al fondo. La negrita sigue sentada. Parece pedirme una sesión fotográfica más larga. Le digo, con la lengua de las sinpalabras, que dos fotos son suficientes.

Más tarde, en otro lugar de la villa, mientras paseo, me la vuelvo a encontrar. Nuestras miradas son las de dos amigos de toda la vida. Le digo adiós, que tengo que irme a subir un pico. Me replica, llévame contigo. Claro, respondo, te llevaré en el bolsillo de la camisa, alto para que puedas ver mejor, desde el pico, parte de Francia, parte de España, y apretando los ojos, toda Africa entera.

Sonríe.
Sonrío.



· · ·
619·CR207·140324 · La niña del Ariège ©2014
708'080620-P1000032-La niña del Ariege-Tarascón-w ©2008
Post reeditado - Publicado en Outra Vaca No Milho el 06/07/08
· · ·

59 comentarios:

  1. A beautiful portrait ... adore the softness. Compliment for the composition and light too!

    Irene

    ResponderEliminar
  2. No puede haber nada impuro ni criticable en esas miradas, la tuya, la de ella. A mi me inspira una ternura que siento necesidad de acariciar sus rizos. Lástima no ver el color de sus ojos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. very special but nice photo. with the girl hided behind the bar. and the colors matches, I like that.
    greetings, Hilde

    ResponderEliminar
  4. Vivimos en un mundo tan estandarizado que todo parece sospechoso. Seguro que sacaran alguna ley preventiva que prohiba la ternura o la simpatia.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  5. Una preciosa historia.
    Se perdió la frescura, la naturalidad, la simpatía,...?
    Lamentable el incremento de eufemismos.
    El tratamiento una gozada con esos desenfoques.
    Un abrazote y feliz semana

    ResponderEliminar
  6. How beautiful !!! I like a lot.
    Hugs

    ResponderEliminar
  7. Que bonita historia y que bien contada. Cualquier momento intimo y mágico, vivido entre dos personas es algo maravilloso, ya sea con miradas, gestos, guños,palabras dichas o escritas ,en presencia o en la lejania...........Felicidades por ese momento y esa foto, suave y emotiva, bella y dulce.
    Un beso ñOCO

    ResponderEliminar
  8. Hagamos lo que hagamos todo se vera mal por ojos malpensados, muy buena foto y procesado, ya sea un robado o una foto cómplice.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Un texto precioso que narra una historia maravillosa.
    La fotografía, pura delicia, un robado/consentido que bien merecía ser guardado en el bolsillo y llevado a la cima de ese pico.
    Enhorabuena, ñOCO.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Qué hermoso texto, Bolo, muy sentido y bien expresado. Esa complicidad que dan las miradas y que hoy están teñidas con la sospecha de los malpensados, pero que por eso no son menos puras, desde los corazones.
    La foto, con ese difuminado tan tuyo es excelente.
    Abrazo ultramarino.

    ResponderEliminar
  11. a wonderful moment filled with tenderness
    - I Love it -

    ResponderEliminar
  12. Y la niña de color, entrecerrando los ojos se imaginó allá en su Africa natal, encaramada en el pico más alto, cuando su amigo la miró fijamente y se la llevó para siempre en el bolsillo de su corazón.

    Gracias por hacernos partícipes de tu entrañable experiencia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Muy bello, lobito bueno. Y muy tierno.

    Besos a granel.

    ResponderEliminar
  14. Como un sueño. Como un instante en el pensamiento. Arropado sólo por unas bellas palabras. Evocadora.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Pues creo que estaría encantada (la niña) de R-verse por aquí. Me gusta el desenfoque utilizado del entorno, para resaltar su bronceada piel.
    Nada que añadir al texto, se puede decir más alto pero no más claro.

    tD1b, Ñoco.

    ResponderEliminar
  16. Todo es puro en la ternura, buscamos esa inocencia que ellos tienen aún.
    La fotografía es maravillosa,ñOCO; me quedo con el negro sobre blanco de su mano, y con la imaginación volando a inventar su nombre.
    Un beso:)

    ResponderEliminar
  17. No se como te lo montas, pero me sorprende el resultado, ese difuminado es pura fantasia y de una belleza absoluta... lo encuentro tan elegante, tan sutil y delicado, casi algodonoso en sus texturas, para mi es maravillosa... a mi también me cuesta robarles un trozo de su alma... muchisimo. Escribes de fabula, eres un grandisimo narrador y excelente compañero de fatigas jeje

    Un abrazote y cuidate amigo.

    ResponderEliminar
  18. a very beautiful soft portrait !I like the text

    ResponderEliminar
  19. Que habilidad tienes para hacer estos "robados", aun estando el modelo pendiente de ti, eres todo un maestro en esto, la edición magnifica y la manera de narrarnos el momento, sublime.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Bonitas pinceladas, o dbería decir imágenes, aunque más bien se trata de pensamientos transformados en ideas y letras con un mensaje poético y casi inexistente ya: el de la amistad sin compromiso entre edades y ¿razas? ¿Existen las razas igual que el color? Indudablemente sí. Pero esa niña tan... simpática, sin duda era negra, no de color. De color son las amapolas de mi jardín.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Ya me gustó en su día, hoy la vuelvo a saborear..... magnífica historia...y no te preocupes, las caricias y las miradas verdaderas no engañan, la tuya es de esas...

    La foto en tu linea, una pasada. Tu ojo, tu cámara y tu mirada forman un
    tándem de tres increíble.

    PsiAs

    ResponderEliminar
  22. Me encanta esta historia es preciosa y me gusta todo lo que representa y lo que a todos nos pasa por la cabeza cuando robamos una fotografía, pero simplemente es eso una fotografía, robada pero consentida sin más problema y con el orgullo de haber conseguido la sonrisa de ambos.
    SAludos.

    ResponderEliminar
  23. Una delicia... foto y relato abrazan la sensibilidad humana más pura!

    ResponderEliminar
  24. Espectacular fotografía ñOCO. Esa columna o verja en primer término le da un puntazo añadiendo más intimidad al robado.
    El relato es estupendo. Una lucha de la timidez frente a la osadía.
    Un fuerte abrazo ;)

    ResponderEliminar
  25. Bonito retrato Ñoco, un abrazo!

    ResponderEliminar
  26. ¡Qué pena esos ojos cerrados!. Le dan un aire de ensoñación, pero nos privan de la viveza chispeante que seguro había en ellos. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  27. Un reportaje fantástico, Buena la foto y la historia que desprende ternura...
    Saludos.-

    ResponderEliminar
  28. La imagen es muy buena con un procesado estupendo, pero el texto es espléndido.
    Te haces la competencia a ti mismo con
    el texto y la foto, enhorabuena por los
    dos trabajos.
    Un saludo, Ángel

    ResponderEliminar
  29. Me gusta el retrato que le hiciste, ese medio robado consentido...con la mirada baja, tiene una cara muy dulce, y leyendo el texto nos haces vivir el momento a todos..a mi me da un subidón de adrenalina cada vez que "robo" una foto,y un ataque de pánico por si me llevo una bronca¡:-D
    Un abrazo Ñoco

    ResponderEliminar
  30. Hoy no voy por la foto. El texto es precioso... y preciso. Qué triste es eso de que llegará el momento que no podramos acariciciar a nuestros hijos.
    Salu2

    ResponderEliminar
  31. Son preciosas :) la niña, la fotografía, las palabras que las acompañan...

    Un beso, Ñoco

    ResponderEliminar
  32. "Sólo hay un color, el invisible, al que se accede con el conocimiento" y la sabiduría del sentimiento, me atrevería a decir.

    ResponderEliminar
  33. Hola señor Bolo.

    Hay cosas que leo aquí, en tu historia, y me hacen sonreír. Veo los cambios en tu naturaleza de Bolo, los cambios en las relaciones de Bolo, aquellas que se empezamos a cambiar con un divertido juego. Los cambios no son ni malos ni buenos, solo son cambios... que hacen sonreír.

    Te dejo la sonrisa cómplice, sin palabras, que me dibujaste tantas veces.

    Y los 9b9 de ahora.

    ResponderEliminar
  34. Una foto y una historia deliciosas.

    Me encanta, Ñoco, como manjas esa mezcla de ternura, ironía y rebelión contra lo "politicamente correcto" que ya el nombrecito se la trae.

    Prefiero menos hipocresía, menos tonterías y más amor, empatía humor y siempre que se trata de un niño mucha, mucha ternura.

    Los niños saben con quien cruzan sus miradas. Ellos reconocen a sus cómplices.

    Un abrazo,



    ResponderEliminar
  35. Magnífica historia y fotografía. Felicitaciones.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  36. El retrato es bellisimo, pero las palabras son maravillosas... Una conjuncion feliz de imagen y palabras, amigo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Excelente imagen, parece sacada de un sueño, es una imagen onírica, muy bonita la luz general de toda la fotografía, un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Bonito relato a partir de una imagen robada:). Yo creo que le damos demasiada importancia a las palabras en según que temas, como el color de la piel. Ser negro es algo natural si naces en un continente con un elevado índice de insolación (si tuvieras la piel blanca simplemente te quemarías) así es que podemos decir: éste es blanco o aquel es negro sin más... Es el tono que se emplee lo que puede dañar al otro.
    Bueno, me gustó este post
    Saludos

    ResponderEliminar
  39. Preciosa imagen para ilustrar una bella historia, ñOCO. Me gusta mucho como aprovechas el desenfoque, últimamente, para destacar lo esencial de una imagen.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. A mí tampoco me gusta fotografiar personas, sólo lejanas o en grupos. Pero esta toma respira una condescendencia tácita, una ternura cómplice.
    Me encanta, tiene una delicadeza especial, querido Ñoco, sí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  41. Verdaderamente dulce, emotiva, llena de sentimiento y ternura...La foto y como no el relato.

    Corrígeme si me equivoco, esta entrada me suena. he recordado la niña, he recordado tus palabras y he recordado los sentimientos que me inundaron aquella primera vez, los mismos de ahora.
    "G" "W"

    ResponderEliminar
  42. Lo politicamente correcto es un invento de los más incorrectos, Ñoco!
    Ellos también nos llaman blanquitos y no pasa nada!
    La foto es bonita como lo es la nena.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  43. Es por algo que nuestra cámara se fija en una persona determinada y nuestra imaginación inventa una historia de cada una de ellas, aunque casi siempre la imagen quede almacenada entre nuestros archivos y la historia en nuestros pensamientos. Gracias Ñoco por compartir tu historia. Saludos.

    ResponderEliminar
  44. Todo delizadeza: imagen, niña, palabras...
    Abrazos, Ñoco

    ResponderEliminar
  45. Joder ñOCO!!! - Y perdona la expresión- eres ...eres...no tengo palabras;simplemente: la fotografía es una maravilla y tu texto de una altura reflexiva y tan cálida...No se lleva; vaya,que me alegro tanto de haberte encontrado...

    (Entre tú y Pat Metheny ...En fín, ya sabes, todo un or... Perdón!! jaja!!)

    Besos,

    ResponderEliminar
  46. A mí tampoco me gusta Google+.(¿Te he entendido bien?) Prefiero leerte en el Blog.
    Besos,

    ResponderEliminar
  47. °º♫♬° ·.
    Rosto triste mas curioso... infância roubada!...

    ░B░O░M

    ░D░O░M░I░N░G░O !!!
    ✿⊱°•
    Beijinhos.
    Brasil.
    。♪♫♫°•.¸

    ResponderEliminar
  48. Siempre he pensando que el lenguaje que utilicemos como lo que miramos es tan perfecto y puro como lo sean nuestras intenciones. La intención es la que marca la diferencia entre lo políticamente correcto, el eufemismo, lo adecuado y la estupidez o lo sucio...

    Pero por favor, aquí ni una duda, todo es tan precioso en la imagen como en las letras, tanto como esa sonrisa final de los dos.

    Un beso muuy grande ÑOCO.

    ResponderEliminar
  49. It's the magic of ephemeral meetings
    But ... do not they all? ..

    ResponderEliminar
  50. A great shot. Constant suspicion is not good for our society - not everybody's evil!

    ResponderEliminar
  51. Nada tan puro como la mirada de la infancia, donde no hay dobles intenciones y nadie vive bajo sospecha. Gran trabajo.

    ResponderEliminar
  52. Sí, yo con las personas que no conozco siento mucho pudor al fotografiarlas. Y con las que tengo confianza se hartan de mi.

    ResponderEliminar
  53. Una autentica maravilla, tanto ese retrato robado como ese texto que denuncia a donde nos esta llevando toda esta sociedad de lo políticamente correcto. Magnifica como siempre amigo Ñoco. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  54. Me ha gustado tu relato, yo también he sentido lo mismo en ocasiones. La negrita parece un angelito, así lo ha recogido tu cámara, así lo ha procesado tu ordenador... Abrazos ñOCO.

    ResponderEliminar
  55. Esta muito bonita, gosto da perspectiva. :)

    ResponderEliminar
  56. A mí también me cuesta fotografiar personas, y no digamos niños. Quizás estemos llegando a un nivel de paranoia demasiado elevado.

    ResponderEliminar

·>
·>

· algial@gmail.com