5/2/19

839 - Anshun 安顺市




Yeland era su nombre. Yeland era de Anshun. A Yeland le gustaba ir a bañarse al lago Yelang. Al gran lago de Yelang, por Yeland, el gran emperador chino del que apenas hay literatura.

Yeland sabía cosas así porque se lo habían enseñado en la escuela de Anshun. Anshun era muy grande. Más de dos millones y medio de chinos, ahora celebrando El Año del Cerdo.

Anshun tenía muy buen clima, mucho mejor que Daroca, pero cuando Yeland tomó la decisión de emigrar no lo sabía. Solo sabía que España era un lugar magnífico. Un lugar donde hacer negocios.

Casi no recuerda cómo llegó a Daroca. Con sus ahorros, y los de muchos familiares, abrió una tienda, que él no quiso que la llamaran ‘de chinos’. Le quiso poner de nombre
Le disuadieron. Le dijeron que Daroca no era tan grande como para que la gente lo entendiera. Así pues le puso de nombre Anshun, como su ciudad.

Yeland era un idealista. Se dijo que traería la primavera permanente a Daroca. Sería una primavera que nunca se marchitaría. Asumía que las flores de plástico no era lo mejor… pero nunca se marchitarían.

Allí lo dejé, ‘guasapeando’ con conocidos suyos de Anshun. Era feliz… aunque siempre recordaba a todos sus clientes que el clima de  era mucho mejor.




· · ·
839·CR320·190205 · Anshun ©2019  
w'181015-020-Zaragoza-Daroca ©2018
· · ·


39 comentarios:

  1. Guasapeando... jajajjaa me encantó.
    Es que a las flores les tiene que dar el sol (aunque sean de plástico) :-)
    Beso grande.

    ResponderEliminar
  2. Más color, imposible.
    A primera vista me ha hecho sonreir al parecerme que las flores de plástico las tenia en cubos con agua... tal como recuerdo tenian las flores, naturales, en la floristeria donde solia compra mi madre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ummmmmmm, las flores de plástico me dan grima, me recuerdan a los cementerios y cunetas de carretera donde un accidente ha segado la vida de un viandante, ciclista o automovilista... Creo que es debería replantearse su negocio, también hay variedad de plantas de invierno...
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Aunque siendo práctico, lo de las flores de plástico le dejan tiempo libre para el móvil, las naturales hay que cuidarlas, y eso lleva tiempo... tendrá que priorizar. Yo no tengo dudas: pasaría del móvil y me dedicaría a la regadera;))))

    ResponderEliminar
  5. No me gustan para nada las flores de plástico y con clientes como yo el negocio de Anshun quebraría pronto.
    Al primer golpe de vista creí que estaba dormitando por la falta de actividad, pero no. Sus dedos, los
    únicos que estaban activos, quizás buscaban en el móvil noticias de su tierra.
    La foto es excelente en su despliegue de colores.
    Un abrazo, Alfonso.

    ResponderEliminar
  6. En la región donde se unen los cuatro condados Zhenning, Ziyun, Changshun y Xixiu de Anshun, vive una derivación de la etnia miao muy misteriosa que se llama mengzheng, que significa que “es dejado en este lugar”. El mengzheng se distribuye en 68 aldeas y 162 pueblos empalizados de los condados mencionados. Según ellos, son descendientes del Rey de Bambú de Yelang de la etnia miao.
    Ashun significa en su dialecto "las macetas azules que van al mar con sus flores", por algo China está considerada hoy en día la nación que vierte más plástico a los océanos, es una arraigada tradición que ya vemos en sus topónimos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Una historia preciosa que complementas con la vista de la tienda. Ahora vive en otro país, con otra lengua y otras costumbre, pero no olvidará nunca la tierra de donde partió.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Puede que toda esa gama cromática le recuerden los tonos de la primavera en el Gran Lago, simplemente. Puede. Yo nunca he estado tan lejos de casa. Bueno...igual sí, hubo un tiempo. Y siempre se vuelve, y se vuelve...con flores, con colores, esperando ...Como sea.
    Daroca es una preciosidad. Y tu foto, y tu historia...llenas de añoranza y primavera.
    Un beso, ñOCO.

    ResponderEliminar
  9. What a beautiful storefront and photo.

    ResponderEliminar
  10. Son inmarchitables, sí; pero pronto prohibidas como las bolsas.
    Qué renuncie al móvil que lo condujo a Daroca en y porque toca, de flor enroca
    Qué cosas; desaparecerán cómo intuyeron y dejarán su poso en Sara gosa.
    Qué para microclima, Vigo
    Salud·aña·dulaS

    ResponderEliminar
  11. Muy buena imagen, amigo... Las flores y el color son de cine
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Una imagen llena de luz y color.
    Un abrazo Alfonso.

    ResponderEliminar
  13. Daroca no entendía el chico. ¡Qué cosas! Si e suno d elos idiomas que más se hablan en el mundo... Otra cosa es el dialecto que se habla en su lugar de origen, que lo entienden los de allí y con el que ahora está wassappeando en su Huawei, claro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Siempre empatizo con los que tienen que buscarse las lentejas fuera de casa. La nostalgia, el desarraigo, son heridas larvadas que rara vez curan. La imagen es una maravilla de luz y de color, pero un brillo de origen artificial, como algunos sueños.
    Abrazos, Alfonso

    ResponderEliminar
  15. en Yeland no hay abejas, nadie fertiliza las flores y acabaron muriéndose, todos los habitantes tienen bellas flores de plástico en sus preciosos apartamentos y dicen que hasta en los balcones, sus amigos le mandan fotos de las calles de Yeland cubiertas de flores y el les envía fotos de las abejas que no pueden fertilizar las flores de plástico que tiene en esa calle de Daroca. No sabía que sabías chino, o si?.

    Abrazos enormes y feliz año chino.

    ResponderEliminar
  16. Una excelente manera de celebrar el Año Nuevo de Cerdo. La historia es tan real como la imagen.
    Un abrazo Alfonso

    ResponderEliminar
  17. La foto me encanta con sus macetas azules alineadas, color, orden, repetición... Hasta Yeland se viste en armonía con sus contenedores de flores, nada está dejado al azar.

    Y la historia de Yeland es deliciosa, Alfonso, ingeniosa y muy bien documentada... con el enlace además.

    Lo de ponerse exquisito con lo horteras que son las flores de plástico y los bazares chinos no seré yo quien lo haga, pues seguro que Yeland las vende todas, porque puede que sea un nostálgico de la primavera de 安顺市, pero ante todo es un negociante y son los mejores, nos hacen comprar cosas que no creíamos que necesitábamos, nos tienen calados.

    Yeland tendrá flores de plástico, pero también sentido estético, y es un romántico, y tú Alfonso, lo has captado a la primera.

    ¡Feliz año del cerdo para todos los chinos!

    Un abrazo, guapo, me lo he pasado muy bien con el post.

    ResponderEliminar
  18. Que historia tan bonita y a la vez dura.
    Me ha encantado tu relato y la fotografía que lo documenta.
    Te sumerge en los olores que desprenden las flores de su tienda y me lleva a campos lavanda, en definitiva te hace volar la imaginación.


    ¡Magnifica entrada, un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Magnífica história para introducirnos en esta efeméride que celebran mas de mil cuatrocientos millones de personas.
    La foto es maravillosa y llena de colorido, como correspondia.
    Un fuerte abrazo Alfonso

    ResponderEliminar
  20. Valoro mucho vuestros comentarios y por ese motivo me he llevado un disgusto al ver que habían desaparecido de repente, todos los comentarios de mis primeras entradas al blog nuevo. Eso sí, me van apareciendo los comentarios nuevos. No me explico como ha podido suceder.

    https://miradasdesdemilente.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  21. Me encanta el post, la foto y como te has llevado el texto a tu terreno para recordarnos que empieza el año del cerdo... por cierto aquí se celebro a lo grande ...
    Me encanta el colorido de la fotos y por lógica el de las flores ... 'las de plástico también tienen colores bonitos'
    y aunque a Yeland le guste mas el clima de su ciudad, en Daroca seguro que está muy bien, menos estresado y puede disfrutar de su historia y su belleza y no hay frío que no se pueda combatir con un buen anorac, bufanda y una buena estufa...

    PsiAs




    ResponderEliminar
  22. Bonita hiatoria. A veces no queda otro remedio que probar suerte en otro lugar.
    Un abrazp, Alfonso.

    ResponderEliminar
  23. Colorida y un estupendo relato, muy bonito todo!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Una colorida imagen la del bazar de Anshun cuyo dueño, añorando el clima de su tierra, pasa el tiempo tomando el sol entre flores.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  25. Many flowers and no customers...

    ResponderEliminar
  26. Una fotografía con una atrayente explosión de luz y color,y donde la inclusión de “Yeland” en la composición le da un relevante interés a todo conjunto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. What an appealing and beautiful shot!

    ResponderEliminar
  28. Bonita historia y preciosa foto, lo que menos me gusta son las flores de plástico con sus cuencos de plástico, aunque a mí las flores cortadas no me gustan mucho la verdad sea dicha, soy más de plantas con raíces y de árboles, por cierto siempre tengo pendiente ir a Daroca, hay un palomar que poco a poco va volviendo a la tierra y tengo unos amigos por allí, es una excusa como otra cualquiera para perderme por esas tierras.

    Besines utópicos, Irma.-

    ResponderEliminar
  29. No se qué es más raro, si un chino en Daroca o un asturiano en ese precioso pueblo, jajajaja.

    ¿Qué hacías allí, Alfonso? ¿Qué se te había perdido por esas tierras? Espero que no tuviera nada que ver con la cárcel, jeje.

    Una foto llena de color, que podría haberse tomado en la misma China.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Mal vamos si todas esas flores han de terminar en el mar o en el lago de Yelang.
    Yeland vive de ellas, ojalá algún día pueda hacerlo de flores vivas, aunque las marchite el sol de Daroca.
    La foto me gusta por el colorido, de las jaulas para pájaros hablamos en otro momento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Que bonito relato. La foto transmite la luz y el color que él tiene siempre presente para regalar, pero sobre todo transmite paz.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Bonita foto, Alfonso.
    Un escaparate precioso y florido.
    Lleno de vida.
    Y de esperanzas, y de sueños cumplidos, o por cumplir.
    Seguro que tomaba nota de ellos en su móvil, intentando que ninguno se le escapara en medio de tantos pétalos.
    Me ha encantado. Y tu texto, inmenso.
    Enhorabuena.
    Beso.

    ResponderEliminar
  33. Colorful and wonderful! Ps: Thanks for your kind words :)

    ResponderEliminar
  34. Bonita fotografía, precioso relato.
    Felicitacioes Alfoso.
    Un abrazo
    Ramón

    ResponderEliminar
  35. Una hermosa foto, y le deseo buena suerte al dueño de las flores. :)

    ResponderEliminar
  36. Emigrar siempre es complicado, por mucho que se mejore en calidad de vida. Siempre dejamos algo preciado atrás. Ojalá tenga suerte.

    ResponderEliminar
  37. beautiful colorful shop !
    Un abrazo

    ResponderEliminar


...........................
· algial@gmail.com