28/10/08

199 - El espigón





Eran, exactamente, las 14 horas, 14 minutos y 32 segundos, del día 28 de Noviembre del año 2007, es decir, sólo hace unos días, cuando sucedió algo insólito.

Todavía lo recuerdo y, como en aquel momento, se me ponen los pelos de punta.


Se hizo la noche en un día soleado. Estaba allí y lo puedo atestiguar. Se levantó un ligero rumor que fue creciendo hasta hacerse ensordecedor. Pude observar como la punta del espigón que cierra el pequeño puerto de Cudillero (Asturias), por su parte oriental, comenzaba a elevarse ligeramente, apuntando con su proa al Mar Cantábrico.

Sus negras farolas estaban apagadas. Era de día, he dicho. Su metálico señalizador rojo no emitía ningún destello.

Absorto seguía el lento movimiento del espigón hacia el mar… mar en calma, salpicada de suaves olas generadas por un rumor intenso procedente del espíritu de la tierra.

Al parecer, había decidido conocer otros puertos de otros mares y océanos. Ya estaba cansado de estar tan sujeto a su destino. Había oído demasiadas historias contadas por aquellos rudos marineros, a los que conocía desde hacía varias generaciones.

Decía que tenía el alma húmeda y salada. Había aguantado demasiadas galernas y lágrimas de mujer. Pensaba. Pensaba que podría llegar a lugares con climas cálidos que secaran el verdín que afeaba su pétreo cuerpo. Pensaba… Imaginaba… Soñaba…

Y, mientras, unas humildes lanchas multicolores no daban crédito a lo que estaba sucediendo. Ellas, y sólo ellas, eran las autorizadas a salir del puerto.

El espigón se alejaba parsimoniosamente, jaleado por dos docenas de gaviotas, mientras un perro husmeaba las ajenas farolas. Se le notaba alegre al emprender esta aventura, la única de su vida, aún cuando notase el dolor del despego a la tierra que le vio nacer. Ésta, agarrada a sí misma, desgarrada, dejaba caer lágrimas de piedra y manto vegetal que se sumían lentamente en las aguas, donde algunos peces, se preguntaban acerca del raro acontecimiento.

En tanto ésto acontecía, yo, muy impresionado, seguía la escena con la cámara.

Luego, enfoqué y disparé.

Sonó un digitalizado chasquido mecánico y aparté la mirada del visor.

Era un día soleado de fines de Noviembre y soplaba una ligera brisa marina.

Y me fui a comer a Luarca, que estaba sólo a dos pasos.

Mientras comía, la cámara, colgada de una de las sillas, me musitaba palabras que no comprendía. Creo que me decía que ella también había sido testigo de algo excepcional y me suplicaba que le prestara algunas palabras.



Sí. La foto fue realizada en el horario exacto que he dicho




Recupero "El espigón", publicado en O.V.N.M - La Mirada Ausente.
No me gusta dejar a la deriva mis viejos posts por lo que, de tiempo en tiempo,
recuperaré alguno de ellos tratando de no abusar de vuestra paciencia. Gracias.

:::Post 199 CR011/081028 - Post 078 LMA 012/071204 El espigón
:::foto: Espigón de Cudillero (Asturias) 071128 - Un precioso puerto pesquero
:::Canon S3IS - f/0 - 1/0 seg - 0 mm*
:::música: Fleetwood Mac - Albatross


35 comentarios:

  1. Todo esto me habéis contado
    y no sé como deciros que me ha encantado.
    Gracias a todos

    *******

    carlota dijo...
    Preciosa la fecha, la hora y por supuesto la historia, mencionando dos lugares llenos de recuerdos...guarda esa cámara como oro en paño, que retrata a la perfección la imaginación de su dueño. Ah...estupenda la música, jaja...Besos.
    04.12.07

    mandarina azul dijo...
    Precioso enfoque y precioso disparo, de imagen y palabras.

    Yo de mayor quiero ser como Ñoco y como su espigón. Y, si no puede ser, me pido ser el Mar Cantábrico.

    ¡Un bEso!
    04.12.07

    Paseando por tu nube dijo...
    Solo puedo decirte cosas buenas, me ha gustado tu fantástico comentario, me ha impactado la foto, genial! pero, es que el sitio es "especial" para mis recuerdos. Gracias por despertarmelos por un instante.
    Un beso
    04.12.07

    Tu sobrina Teresa dijo...
    Sigo sin comprender por qué no publicas un libro...
    04.12.07

    Paseando por tu nube dijo...
    Que si "amigo" que estoy de acuerdo con tu sobrina Teresa, que lo tuyo es ganar el próximo nadal, planeta... elige y ponte manos a la obra, que tú puedes.
    Un beso
    04.12.07

    Tamaruca dijo...
    Leyendo los comentarios, poco más puedo aportar. Eso sí, broche de oro con el tema musical, muy apropiado, me ha encantado :)
    04.12.07

    NoSurrender dijo...
    joder, qué envidia. Cudillero es precioso y en Luarca se come de maravilla!
    Un saludo.
    05.12.07

    Luigi dijo...
    El miércoles pasado vi algo parecido, pero en Gijón. Fue alrededor de las 4 de la madrugada, no pude tomar la hora con exactitud.

    Salía tan ricamente del Buddah, y lo que al ir recordaba como una calle recta y plana, transformose en una complicada travesía, llena de curvas, subidas y bajadas.

    ¿Sería un capricho de la calle, como su espigón, o la docena de vodkas con limón que me aticé?
    05.12.07

    Kpax dijo...
    Un clic acertado si señor...
    05.12.07

    RAMMSES dijo...
    Ñoco, ¿Y así quieres desaparecer?. Que técnica la tuya para las tomas. La imagen vive por si sola, flota en densa calma. Transmite desde su abultada serenidad. La música acompaña este recorrido.
    A través de tu fotografía voy mirándote.
    Es una gozada el post.
    Abrazo y felicitaciones.

    PD: Llegando tarde, pero llegando. Aquí paz, arte y belleza para los días agitados.
    05.12.07

    E Bosch dijo...
    Poco que añadir a lo dicho.
    Magnífico relato.
    06.12.07

    Nosotras mismas dijo...
    Las imágenes, regalan a la memoria preciosos momentos.

    Un abrazo
    07.12.07

    Soraya dijo...
    Ñoco, que imagen tan precisa y tan preciosa, has logrado un efecto maravilloso, ni que decir de tu relato y de la música.
    Ese espigón me trae recuerdos lindos, y por supuesto Cudillero también.
    Un abrazo,
    Soraya
    09.12.07

    Gwynette dijo...
    ..y, me quedó una preocupación !..el perro se alejó con el espigón? o_O

    Besitos
    11.12.07

    Madame Vaudeville dijo...
    Me deja sin palabras, ñoquito. Qué lindo. Qué poético. Me quedo con esta frase: "Decía que tenía el alma húmeda y salada. Había aguantado demasiadas galernas y lágrimas de mujer". Y con Luarca, claro, el pueblo de mi familia, de mi abuelita Lola. ¿Sabe que llevo el apellido Gamoneda en mi genealogía, como el palacio de Luarca?
    Mil besos. Hoy, soy yo quien está ASP
    11.12.07

    Tesa dijo...
    Ay, ñoco, que cosas hace la luz. Fantástica la foto y el relato.

    A medida que te voy descubriendo me gustas más.

    Besos.
    13.12.07

    ResponderEliminar
  2. Sencillamente genial. !Me parecía ver al espigón de aquí salir por la Bahía!

    Un besote

    Pd: la foto es fantástica, "tenebrosa"

    !YA QUEEEDA MENOS!

    ResponderEliminar
  3. lástima que no te conocía...

    Besicos

    ResponderEliminar
  4. Hace un año, ya? o_O

    Tienes alguna noticia de donde fue a parar?..se sabe si ahora es feliz? =_O

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Al leerlo te deja un gusto salado, entre lárgrimas y aguas marinas.
    Toda una aventura debe haber vivido este espigón. Lástima que nos dejara su olvido, y no comparta sus nuevas vivencias no?

    La foto es magnífica, como siempre, y el hecho de que todas las del blog las hagas tú, le da un toque "enigmático", para mí sigue siendo un enigma saber de donde sacas todo lo que eres capaz de expresar con una imagen.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. oyes pues lo mismo es un chisme que vi el otro dia a lo lejos en la playa.¿cres que abra yegado ya al mediterraneo?pues seguro que anda feliz como una perdiz tan libre el.que suerte que lo biste y nos lo contaste tienes el don de la oportunidaz.abrazos

    ResponderEliminar
  7. Ñoco, que historia!!! me encantaría salir a pasear en él...un delirio encantador!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. en su día me impresionó la historia y la foto y de nuevo vuelven a impresionarme, a veces suceden cosas extraordinarias, la memoria es la única fidelidad y comprensión que podemos darle, no hay que buscar más explicación la vida es así de especial en algunos instantes. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Buf! Casi un año ya... Cómo pasa el tiempo, ñoquito. Y qué bien, que en todo este tiempo no hemos perdido la mirada curiosa para encontrar belleza donde pocos la ven, ni la amistad que nos une -cada vez más- en un mundo blog de cristales rasgados y pequeños cabarets. Un abrazo grande. ASP.

    ResponderEliminar
  10. puede que con ese espigón estemos todos los que leimos esta historia navegando también. Asi lo siento yo, hasta veo las gaviotas que nos rodean :D.

    ResponderEliminar
  11. No es maravilloso?
    una estructura vieja,atada a tierra
    que sin embargo
    harta de sus ligaduras sueña
    piensa en volar
    y lo hace
    ( muchos deberìa imitarle)
    Es tan sìsmico que no me extraña que el sol haya decidido acompañarlo con la oscuridad,apagando sus candelas; no sea cosa que ingenieros despistados quisieran apuntalarlo,amarrarlo,dejarlo quieto.
    Foto. màgica
    la mùsica...ambilibele.
    te quiero,mago

    ResponderEliminar
  12. Pues fíjate... ha pasado casi un año y:

    - Sigo aguantándote (jojojo).
    - No me he hecho mayor, ni me he convertido en ti, ni en espigón. Y para colmo, ni siquiera me parezco al Mar Cantábrico.
    - Me sigues emocionando.
    - Mi envidia aumenta.

    Un beso de albatros, para variar.
    ;)

    ResponderEliminar
  13. O un beso de gaviota... qúe precioso Cudillero...

    ResponderEliminar
  14. Que magia !
    Muy linda la foto y tu relato.


    Bueno hace tiempo que saco fotografias y ahora he resolvido publicarlas ... y es claro que necesito la opinión y sugerencia de todos.
    Un beso.
    Sill

    ResponderEliminar
  15. Menudo susto. A mí se me hace de noche a las dos de la tarde y me coge algo. Bonita historia y, como siempre, fantástica foto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Suiti....

    Fantástica imagen.... hermosas palabras....

    xoxox♥♥♥

    ResponderEliminar
  17. Me acordaba de la foto, el momento seguro que precioso y si despues comiste en Luarca perfecto, por to do ello tienes tan buen recuerdo de ese dia.
    saludos

    ResponderEliminar
  18. Realmente mágico, increíble historia, me guso como perdida en el mar es lejos y acompañada de tu historia me pareció fantástico. El final ese lente que guarda los recuerdos a través de la imagen desea tener voz en esta experiencia, un beso

    ResponderEliminar
  19. Nunca es tarde para comentar que ya era hora de que el espigón tuviera valor de echar a andar...

    Besicos

    ResponderEliminar
  20. Están diciendo en la radio que han avistado un espigón navegante a varias millas de las costas australianas... mira a ver, yo creo que es!!! ;) besucos (estupendo volver a leer tus posts antiguos)

    ResponderEliminar
  21. Sigo sintiendo lo que ya te dije, en cuanto he visto la foto, me he dicho, ay, que ñoco está de recuperaciones, porque la recordaba perfectamente.

    Y la historia le va muy bien a la imagen.

    Besos,

    ResponderEliminar
  22. Hablas desde el alma, hablas desde el universo... ese que nos encuentra... cuantos y cuantos momentos he estado alli: sentada, reindo, llorando, pescando, saltando, mirando... todo eso recuerdo, pero en mi no apareció el susurro que el espigón, "la copa del muelle" como lo llamamos allí, estaría ya musitando para emprender ese viaje en este día que tú tuviste el privilegio de contemplar...
    Luarca otro lugar que me embelesa, no me extraña que allí la cámara sintiera la necesidad de hablarte y rogarte que la tradujeras, seguramente sabía ya de este acontecer, que el universo en su sabio hacer había dispuesto ya hace tiempo...
    Y que decir de Fleetwood Mac, otro grupo que siempre me ha gustado...
    Gracias por encontrarme :)

    ResponderEliminar
  23. Si al sol del mediodía todo se oscurece y un fantástico espigón echa a andar...es que algo importante se ha roto muy dentro y se quiere echar a volar.

    (maravillosa foto, muy buen relato y fantástica cornisa cantábrica).
    un saludito

    ResponderEliminar
  24. Pues no recuerdo cuándo empecé a leerte, pero de lo que sí me acuerdo es de lo que me gusta desde que te conocí.

    Besos, so feo,

    ResponderEliminar
  25. dios,,,,
    mas perdida que nunca,,,
    sera que aqui amanece y aun estoy dormida y no entiendo nada,,,
    volvere,,,

    abrazos,,,

    ResponderEliminar
  26. Hizo muy bien en irse de una buena vez.

    Como ves tus textos mejoran con el paso del tiempo, como el buen vino y los buenos amores. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  27. Es una de tus fotografías que más me gusta. La felicidad de encontrar y leerla con esa misma fecha y releer nuestras propias letras.
    Es como un reencuentro, muy grato por cierto.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  28. Pues yo no lo lei en aquella fecha, pero lo hice el otro día y de nuevo lo hago hoy.

    Allí estaba yo en Cudillero...

    Casi me creo lo del espigón y lo veo viajando rumbo sabe donde, porque la foto es espectacular y eso parece... que viaja sin rumbo.

    Buenas noches y un abrazo

    ResponderEliminar
  29. El espigón se cansó de esperar, la monotonía le superó, quería ser libre.
    Ñoco, qué preciosidad de relato, me ha enternecido ese espigón, casi me daban ganas de darle un beso de despedida, pero te lo doy a ti.

    ResponderEliminar
  30. Hoy que te he leído me has revuelto el alma..Ese pueblo , el mío , que tantas tardes me brindó de risas y de amores , de tristezas y esperanzas ,el otro pueblo, el segundo mío , el adoptivo y todos juntos aquí , en este tremendo post como todos los tuyos.
    Tienen razón por ahí en decir que es una pena para algunos que no puedan leerte,así que anímate y publica.
    Un saludo y gracias!!

    ResponderEliminar
  31. Preciosa Luarca, y qué buenos estaban aquellos mejillones que me comí en el mesón del puerto.

    ResponderEliminar
  32. La música te mece y acompaña en el viaje inaudito del espigón. Taladremos el viento y lleguemos allí donde nos lleve la corriente. Separados del mundo; libres y sonrientes, mudando, por una vez, la tierra en agua y el agua en cielo.

    Un beso musical que acompañe nuestra huida.

    ResponderEliminar
  33. ese espigón que parece flotando entre las sombras, vaya texto tan imaginativo te inspiró.
    Se hace agradable leerlo. Muy bonita la idea, y la fotografía tambien, estupenda.
    Está bien eso que haces de recuperar los textos de vez en cuando. Aunque ya hayan cumplido la función de ser el vehículo para nuestra necesidad de expresarnos,
    todavía conservan el instante mágico de la vivencia que nos recuerda.

    Un saudiño de venres!

    ResponderEliminar
  34. Bella composición con un encuadre magnífico y estupenda luz. Allí estuve hace unos años y es un pueblo encantador.

    ResponderEliminar
  35. Un relato fantástico dentro de ese estilo peculiar de ñOCO y que cada vez me gusta más.
    Tu cámara debía de estar aturdida y con ganas de explicarte ¡tantas palabras no dichas!

    Un relato lleno de magia y relatado por ese alquimista de sentimientos y más...

    1MiRR

    ResponderEliminar


...........................
· algial@gmail.com