16/10/08

196 - Urraca con tres líneas

<·>

*
ausente la mirada
ella
oteaba
el movimiento de aquella mañana


*******
*******
>>CR 008 - 081016 - Urraca con tres líneas
>>fotografía: Urraca sobre nave industrial en Burgos
una mañana del Camino de Santiago
>>música: Dolores Serrano Cueto - Taller 3332 / Audio fragmentos H:Castillo.p.20
>>links / enlaces: Extractos de alguna vez (Ya ves. Te he tomado la palabra)

23 comentarios:

  1. Hoy es un cristal que refleja emoción, un suspenso perdido o escondido quizás. Y otea la urraca... que alguien más la otea a ella.
    Degradé de colores. Muy bueno, a tu mejor estilo.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá todos tuvieramos mañanas con cuatro opciones distintas, pero sobretodo a cuatro colores...

    A tu estilacho compañero!!

    ResponderEliminar
  3. !!enbi que Ñoco!!
    No sabes que contenta "mapuesto" que me hayas tomado la palabra
    !!YA ERA HORA!!
    Una pregunta: ¿has cogido esta obra por...? no sé, podias coger otra...tengo curiosidad.

    Tus urracas las pondría yo en mi estudio.

    Un abrazote y gracias mil.

    ResponderEliminar
  4. Y las urracas vuelan siempre.
    Muy linda la composición, Ñoco.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Suiitiiii...

    Hermoso!!

    xoxox♥♥♥

    ResponderEliminar
  6. Y yo que vi un jilguero ! ^_^

    Preciosa la composicion..la original y los virajes,,me encatan Ñoco Le Bolo
    XD

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Que belleza de colores, los tres me inspiran diferentes sensaciones, el lila me da una sensación de premura y de rapidez, el verde paz y esperanza, y el azul un remanso gigante como el agua de la mar.

    Inmensidad de colores ante la ínfima ave.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Me encanta todo. La imagen, la música... estás que te sales! Un abrazo y felicidades.

    ResponderEliminar
  9. ... y es que todo depende del color del cristal con que lo mires, no? :) habrá que ir cambiándolos cada día. Precioso post. Quesucos.

    ResponderEliminar
  10. Huy, pues yo tengo que reconocer que la inquietante música me ha puesto un poco nerviosa... Me encanta la composición final, tricolor con urraca oteadora. Muchos besos, ñoquito lindo.

    ResponderEliminar
  11. oyes me recuerdan a esos que ace el de las sopas de tomates.al pajarito lo veo un poco borroso sera que le piyaste justo cuando iba a volar.ubiera quedado mono uno berde pito con rosa chicle como la pantera rosa.abrazos

    ResponderEliminar
  12. Me ha inquietado la música, creo que como a la pobre urraquita, que se ha hecho pequeña hasta casi desaparecer.

    Pero que conste que me gusta y que suelo acudir a algún que otro concierto de música experimental contemporanea en el Guggenheim.

    Me gusta el conjunto, pero por aquello de la importancia de las pequeñas cosas... me quedo con la urraca. Y casi me la llevo para que acompañe a PIPI ( otra urraca )

    Un beso Ñoco

    ResponderEliminar
  13. Es como se debe actuar querido mío, primero se otea...

    Besicos

    ResponderEliminar
  14. Visualmente es genial!
    A mi me gustaría ser la urraca que otea el horizonte. Y poder comprobar desde las alturas como se despierta la ciudad.

    Besos

    PD menos mal que hoy me dejó comentar, parecía misión imposible!!

    ResponderEliminar
  15. En la delgada linea roja, como los Bordini.
    saludos

    ResponderEliminar
  16. No estaría nada mal ser de cuando en cuando urraca oteadora.
    Hoy me pido serlo con fondo gris.
    Mañana con fondo azul.
    El lunes con fondo verde.
    Y el martes, cómo no, con fondo color esperanza.

    Chosmu sosbe, paparazzi de urracas.

    Pío, pío...

    ResponderEliminar
  17. guarda la mirada elíptica un atardecer de hurracas...

    ResponderEliminar
  18. Parece hasta dulce, tierna e indefensa esa urraca, seguro que también se dirigia a hacer el Camino de Santiago.
    Bonita composición de colores.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Me encantó el conjunto como enigma de un todo,
    un beso

    ResponderEliminar
  20. ¡Qué chula la urraca!
    Cuando niña, teníamos una urraca en casa. Vivía libre dentro de casa. Mi padre la domó (no me preguntes cómo) y la bajaba a la calle (vivíamos en el campo) y la soltaba. Ella iba a las ramas de los árboles y cuando mi padre emitía un silbido muy característico, ella bajaba como una flecha y se posaba en el hombro de papá.
    Así pasaron dos años y un día, estando en las cuerdas del tendedor de la galería, pasó una bandada de urracas (suponemos) y se largó.
    ¡¡No sabes cómo lloramos todos a la pobre urraca!!!

    Muy chulas las fotos.

    Besos,

    ResponderEliminar
  21. es cierto a veces oteamos, así como con la mirada ausente, me gusta la composición de tres colores, muy equilibrado, estuve unos días fuera, sorry por no avisar, te sigo leyendo, je, eso siempre!, saludetes

    ResponderEliminar
  22. Ausente la mirada
    vuelto el rostro
    al olvido
    déjame sentir
    reconquistar
    volver a tener
    mimar, envolver
    prepararé tu nido
    si vienes.

    BSNGNS

    ResponderEliminar

·>
·>

· algial@gmail.com