6/1/09

226 - La mujer de los mil paraguas






Más o menos, mil paraguas.


Ahora vivía sin vivir. Próxima a la depresión, cuando no instalada en ella. Y con una obsesión añadida: mirar al cielo. Implorando.

Fin del ACTO I

Más o menos. Mil. Hacía años que había perdido la cuenta.
Los tenía, como es de suponer, de todos los colores imaginables, incluso, de algunos inimaginables.


Los tenía con todas las combinaciones posibles, incluso, algunas imposibles.


Ella, nunca tuvo problemas para encontrar, en cualquier parte del mundo, paraguas de cuadros, rayas, rombos, lunares… De alguna manera me recordaba a ILU, la frutera, en su amor al color y al orden. Entrar en su casa y ver su colección era como asistir a una exposición de arte, a una selecta y variada exposición siempre actualizada.


Bien. Dejo a vuestra imaginación todas las increíbles e imposibles combinaciones de formas y colores.

Y hablando de formas… ¡Claro que redondos! Y triangulares... y cuadrangulares, pentagonales, exagonales… si atendemos al número de varillas. Y tenía dos singulares, paraguas digo. Uno de ellos, de sólo varillas, para días especiales (entre nosotros, cuando hacía nudismo en la Playa de Langre, de Cantabria). El otro, y para asombro general, sin ninguna varilla, fabricado con ultrananología y materia semiviva (materia que responde a determinados estímulos de su propietaria y que ha debido ser previamente “educada” en los mismos, algo que lleva unos siete días, si se tiene buena disposición)

Fin del ACTO II

Lo contaba antes. Ahora miraba al cielo… implorando, sin ser creyente.
El cambio climático había arruinado su vida.


¿A dónde podría llevar ahora su paraguas de tonos degradados color arena del Serengeti, con trazas de azafrán y cordón piel de cría de leopardo, varillas canela en rama de Córdoba y puño de colmillo de elefante? ¡Ese que tan bien le iba con los zapatos color camello anciano, medias crema tostada, falda de piel vuelta, jersey fino azabache y cazadora sintética imitando piel de zorra virgen! Y no cito complementos…


¿A dónde?



El cambio climático ha arruinado mi vida
El cambio climático ha arruinado mi vida
El cambio climático ha arruinado mi vida

Se repetía...


Fin del ACTO III

¡Y aún había necios que seguían negando el asunto! ¡Contra viento y marea!


Ya. Dicen. El producto de una nueva y artera confabulación orquestada por los ecologistas y otros parásitos. Un cambio en mentes calenturientas. Dicen.

Fin del ACTO IV

Ahora, la mujer de los mil paraguas, estaba considerando la posibilidad de cambiar su residencia a la selva amazónica pero tenía un grave problema. ¿Con quién y ante quién podría lucir su extenso guardarropa? Tenía que resolver si tanta lluvia le iba a recompensar el sacrificio de una laboriosa mudanza de enseres y armarios repletos...

Fin del ACTO V

Ya en la selva tropical…


¡Qué horror! ¡Qué olor a gasoil y fuego! ¡qué asco! ¡Lo están destrozando todo! Esos enormes aparatos arrastrando cadenas…


Y estos ecologistas de mierda haciendo nada para evitar que se tale nuestro pulmón. Se decía. ¡El pulmón de Gaia! Se decía mientras acariciaba suave y delicadamente su chaquetón de selectos visones naturales criados en libertad.

Fin del ACTO VI

Esta mujer de los mil paraguas no me está pareciendo simpática. No me gusta nada el acto anterior. Creo que no voy a hablar más de ella.

Fin del ACTO VII

Corolario: En el acto VII descansé (como el otro), y tampoco arreglé nada. Todo sigue igual.


Post Scriptum:

Si sé algo nuevo de la mujer de los mil paraguas… algo os contaré.

Otro Post Scriptum:

Creo que los Reyes Magos le han traído un paraguas nuevo.




///Post 226 CR026/090106 - La mujer de los mil paraguas
///foto: 080229/C5288 - Paraguas
///enlace:
La Mirada Ausente - Varillas

25 comentarios:

  1. ... y los paraguas se quedaran todos abiertos esperando que adentro de los hombres venga en fin la consciencia.


    Un beso.
    Sill

    ResponderEliminar
  2. Todo sigue igual,con paraguas y sin ellos...siempre habrá hipócritas que se preocuparan del cambio climático y llevarán abrigo hecho con la piel de algún inocente; de igual manera que siempre habrá gente como yo que ni lleva abrigo ni paraguas y ni recicla porque piensa que todo es un camelo pa que vivan los de siempre...el mundo siempre estará lleno de gente autoengañándose.


    Abrazos de lluvia

    ResponderEliminar
  3. !Peaso de ópera que te has compuesto! Con VII actos, !con lo que me gusta a mi el 7!
    Miles de paraguas se están abriendo para llenarlos de caramelos...lo que me parece un despilfarro.
    Miles deberían abrirse para como dice arriba Sill, para llenarse de conciencia.

    Ah, la foto...bueeeenna, bueeennna

    !acuéstate pronto! abrazotes

    ResponderEliminar
  4. Cinismo...
    Decadencia...
    Y tú dreprimido... y luego queremos que el mundo se arregle... que fácil es echarle la culpa a algún otro, sobre todo a ese que se nos parece tanto ¿por qué será?...
    Abrazos y muchas flores de acebo, si, muchisimas, por lo que veo...

    ResponderEliminar
  5. Visto así parece una araña. Espero novedades de la mujer de los mil paraguas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Esa mujer está "pa" talleres, es una pena el cambio climático, pero también los puede usar de sombrilla. Me parece que estoy viendo por aquí a los reyes, les diré que me dejen a mí el paraguas.
    Como siempre muy original tu foto del paraguas, pero me encanta la de Ilu la frutera, yo tengo una foto de una frutería de París preciosa, me refiero a la frutería, no a la foto, que la hice yo y me salió fatal.
    Besos y feliz año y felices reyes.

    ResponderEliminar
  7. Que mujer de los mil paraguas !!!
    lo hay de todo en este mundo, muy divertido cada acto y la composición de la fotografía muy bien.

    Te deseo muchos éxitos para este año que iniciamos amigo.

    Un Fuerte Abrazo

    ResponderEliminar
  8. Y a mi que no me gusta que llueva porque siempre pierdo los paraguas...

    Jo...

    besicos

    ResponderEliminar
  9. ¿QUE MUERAN LOS PARAGUAS Y VIVAN LAS SOMBRILLAS!!!
    Es que estoy hasta el moño que no llevo del agua cayendo del cielo...
    Quiero sol, sol y más sol, y si es necesario iniciar una colección de parasoles hechos de jirones de cristal, jamás de pieles de cria de leopardo...por dios, el horror!!!

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  10. Pues es triste pero en algunos sitios parece que hasta los ecologistas miran hacia otro lado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. curiosa, pero prefiero la de OVNM Varillas

    ResponderEliminar
  12. Visto lo visto, creo que esta mujer tiene mucha culpa del cambio climático...

    Con lo incómoda que resulta la lluvia para moverte por la calle...

    Besicos

    ResponderEliminar
  13. Jolín qué génesis. A paraguazo limpio.

    Hoy no veo la foto pero el otro dia sí la ví. Era un paraguas-araña de plata con varillas elegantes. Quizás sea el paraguas de la mujer-araña???

    ResponderEliminar
  14. ¡Feliz año! Pensé que era una araña mutante al entrar y ver la foto.

    Que tu mujer con mil paraguas sería feliz en Barcelona que no para de llover, ya no cojo la cámara por no hacer fotos de más charcos, que tengo como querencia a buscarlos.

    Me ha gustado el relato, ñoco. Muy ocurrente.

    Besos,

    ResponderEliminar
  15. Tal como yo lo veo y lo siento...una enorme araña de patas tremendas y frías persigue, insaciable, en convertir el verde y el azul en un charco de sangre...
    Te dejo un abrazo

    ResponderEliminar
  16. ACTO VIII

    La mujer de los mil paraguas tenía el anhelo infantil y no declarado de conseguir el paraguas de Mary Poppins para salir volando en medio de la lluvia. Todo lo demás en el fondo le daba igual...


    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Descansaste? o te rendiste? No sé que es lo que hiciste tú, pero el otro, creo que ya se rindió con nosotros! Si es que alguna vez estuvo allí!

    PD Odio los paragüas, prefiero mojarme, Tampoco me simpatiza esa mujer

    Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Ocurrente como siempre amigo Ñoco, pero no simpatizo nada con esa señora porque odio los paraguas, aunque alguno hay que tener en este norte nuestro.

    Un besito

    ResponderEliminar
  19. Casi una obra de arte: el texto y la foto. Muy bien

    ResponderEliminar
  20. me encantó tu descripción de la mujer de los mil paraguas Ñoco, original y certero, el cambio climático destroza más de una vida y más de un paraguas, preciosa la foto, precioso el texto, el mensaje que no se lee... más bello aún :-)

    ResponderEliminar
  21. Precisa metáfora para un tema que esta lleno de vicios y más cosas.
    Paraguas que se abren y cierran. Egoístas, irresolutos, hipócritas, pasivos...
    Aún se puede cambiar, aún, recambio, nueva generación, paraguas de verdad.
    Un gran abrazo, amigo.
    ¡La foto!... detalle tremendo.

    ResponderEliminar
  22. ¿Cómo eres capaz de hablar de tdo sin hablar de nada?, ¿Cómo se hace eso de contar historias con trasfondos lúcidos? Tendrás que enseñarme... como tantas cosas.
    Bsngns

    ResponderEliminar
  23. Es una gozada el Blog, las imágenes son distintas, guapas, guapas, con vuelta de tuerca.

    ResponderEliminar
  24. Eu só conservo un paraugas na miña memoria. E para máis INRI, era "roubado", pois mercáranllo a miña irmá máis vella para ir á escola.

    Que lle queres?

    Un bico.

    ResponderEliminar
  25. Me apaionan los paraguas solo de varillas, el de los días singulares, de hecho tengo varios.

    Colmillos de elefante ????
    Muerto????
    Cazado????
    Yo también digo: a la M tanto recorrido ...
    "En el acto VII descansé ". Siempre he creído que eres divino.

    Exquisito texto, tocas todos los palos a tu antojo, de una manera sutil pero directa .

    La foto genial.
    Como puedes mirar siempre tan bien ???

    Ps i As

    ResponderEliminar


...........................
· algial@gmail.com