18/4/09

271 - Desintegración - Integración


.
.
quemados los pies
por el ansia de la llegada
allí, sobre un tronco
sobre el castaño de las mil y mil mañanas
de historias no contadas
abandonada

sin conocer meta
sin escuchar campanas del alba
sin santiago
desintegrada
quedaba

y mientras
el peregrino continuaba
descalzo en el alma
.


:::Post 271 CR 041/090418 - Desintegración - Integración
:::foto: 080606-C6359 - Zapato de peregrino en el Camino de Santiago - Triacastela (Lugo)
:::Canon S3IS - f/3.2 - 1/100 seg - 54* mm

36 comentarios:

  1. El zapato de quedó por el camino, pero los sueños seguirón junto con el peregrino.
    Haces magia con tus fotos y escritos.

    Un beso.
    Sill

    ResponderEliminar
  2. Me alegro haber entrado, aunque después de largo tiempo, me di frente a frente con increíbles fotos y bellas palabras, me encantan tus cristales rasgados,,,, este poema es excelente sobre todo el final me dejaste pensando en el recuerdo y la memoria, un besote

    ResponderEliminar
  3. Es con aprecio que te felicito por el blog que vas desarrollando y compartiendo. Me gustan las fotos y los textos que eliges.

    Muy bien cogidos los cristales rasgados que presentas.

    ResponderEliminar
  4. Que foto mas extraordinaria y el poema esta genial. Me encanta esa frase descalzo en el alma, que frase más dolorosa por el amor de Dios.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Pero eso es una alegoría de la vida... debemos apartar lo que nos hace daño, no crees?

    Besicos

    ResponderEliminar
  6. La jardinera18/4/09 10:09

    Mimetismo, nuestro andar se funde con nuestra vida vivida. Avanzar, crecer, vivir.

    Me chifla la música que pones, pero nunca te puedo preguntar porque cada vez que hago algo en tu blog, me sale un tema diferente... ¡no me hagas caso, tonterías mías, como de costumbre!

    Besos sin jardín,

    ResponderEliminar
  7. El camino se está haciendo sin zapatos...o con los zapatos de otros, no importa. Lo que realmente importa es hacerlo. Caminar...avanzar...para llegar ¿dónde?

    Tus fotografías siempre me gustan pero la de ahora me llega especialmente.
    Un "forte" y "allegro" abrazo...(ma non tropo, eh!!)

    o si...

    ResponderEliminar
  8. muy buena fotografía, pero esta vez me llegan más las palabras que la imagen.

    ResponderEliminar
  9. Excelente texto que transmite aún mas con esta imagen...das que pensar

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. ¿Y qué mejor que un alma desnuda?
    Los caminos andados se fueron gastando
    los caminos desandados quedaron,
    amor por lo eterno,
    un fuego acelerado,
    vivo,
    vive,
    peregrino de ti mismo,
    encontrado.

    Alma en esencia elevada,
    soñando, ha despertado
    llenando de cristal, tronco y madera,
    una quimera.

    Un abrazo, y flores de amor :)

    ResponderEliminar
  11. Uma história bem contada, fotográficamente e pelo poema. A nossa caminhada não tem fim, ficam as marcas indeléveis que deixamos, a herança de experiencias vividas.

    ResponderEliminar
  12. Semifusa dijo...

    Abandonada quedó ella, que no el camino por el pie peregrino.

    Aunque... pensándolo mejor... no quedó tan abandonada. El castaño se ocupó de ella. Y además, de haber sido completo el abandono... ¿Estaría aquí? Integrada...

    EEEEEEEEEEEE :)

    ResponderEliminar
  13. Qué tristeza......menos mal que está el castaño.

    ResponderEliminar
  14. El peregrino se hace al camino al igual que el camino se hace al peregrino. Algo ocurre en su trayectoria que no me saben explicar, quizá sea eso, camina descalza el alma, en ella es donde salen las verdaderas ampollas, las que mas duelen y las que mejor curan.

    Otro buen disparo, de imagen y palabra.

    Biquiños

    ResponderEliminar
  15. El alma siguió caminando...mientras el cuerpo quedó por el camino, exhausto, recostado en el castaño.
    Mariposas lo sobrevuelan...

    ResponderEliminar
  16. Pues sí, triste final el del zapato que se ha quedado como quien dice a las puertas de la gloria (del Pórtico de la Gloria).

    ResponderEliminar
  17. impresionante la huella que deja, en todos los sentidos, buena foto Ñoco, un saludete!

    ResponderEliminar
  18. Tantas mañanas son, tantas pasaron y tantas se sucederán después de ti, de mí, de nosotros, que la zapatilla será castaño al fin y el castaño será conformado con los pasos de los peregrinos, que dejarán sus huellas, de cansancio satisfecho, cerca de ti, cerca de mí, cerca de nosotros, para ser encontrados.

    Un beso para mimetizar... oalgo así.

    ResponderEliminar
  19. pero que cosas más lindas...que placer pasearme por acá...

    ResponderEliminar
  20. Y los tres puntitos bajo tu firma, se colorearon en color esperanza...

    Y la zapatilla se integró con los mismos colores que la parte izquierda del árbol

    y este comentario se des-integrará, en n segundos...

    n-8

    n-7

    n-6

    ...

    ...


    Sin pereza, doblando

    ResponderEliminar
  21. Creo que es peor tener el alma descalza, no? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Me hubiera gustado ver el momento en el que la dejó allí...

    Y tú momento creando algo así, no es nada despreciable, no señor... :)

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Me gusta sentir la brisa de un suave soplido mientras recorro estos poemas desgarrados y escucho la preciosa música que los acompaña.

    Y me pongo a imaginar esa historia, peregrino sin zapatos, zapatos sin santiago... quien sabe... quizás encontraron mejor destino en ese tronco en el que descansan.

    El viaje una maravilla Ñoco... los vinos también... jajaja... Hubo un brindis especial con uno de ellos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Siempre se pierde algo en el camino de la vida, lo importante es seguir caminando.
    Nunca hice el camino de Santiago, dicen que es algo muy especial, seguro que los paisajes son muy bellos.
    Tu fotografía es genial, prácticamente como todas, me dan ganas de "copiar" y "pegar", para no tener que repetir tantas veces el mismo texto.
    Moitos biquiños, Ñoco.

    ResponderEliminar
  25. Si es lo que digo... que no hay que ser ansiosos.

    En serio: tocado.
    :)

    ResponderEliminar
  26. ¡Qué bonito el poema, precioso! Y qué acertado el título, realmente se aprecia cómo quiere integrarse con el tronco y pasar desapercibida.
    Muy buena la foto y muy bien trabajada.
    Y sin cobrar una pasta, esto sí que tiene mérito :-)

    ResponderEliminar
  27. Has pensado alguna vez en hacer una exposición con tus fotos?..es que son increiblemente buenas !!.
    Media zapatilla está integrada y la otra media desintegrada.. los zapatos, los guantes abandonados, siempre me dan una sensación cercana a la tristeza...:)
    Besitos

    ResponderEliminar
  28. Un poema romántico, espiritual, para esa vieja zapatilla que intenta ocultar su fracaso de no haber completado el camino integrándose, camuflándose entre la corteza del viejo castaño.

    Entre tú y yo, creo que el peregrino la abandonó después de que ella le destrozara los pies, tiene esa pinta por lo que queda.

    Buen jazz de fondo.

    A ver qué me traigo de Nueva York, espero que muchas experiencias y fotos curiosas.

    Besitos, Ñoco

    ResponderEliminar
  29. Enhorabuena por la impresionante fotografía, me he quedado un rato mirándola, me ha fascinado.

    Gracias por tu visita, al devolvértela me has regalado un buen rato.

    un bico

    ResponderEliminar
  30. Aun sin cordones qué bien se ata (integra) la zapatilla al tronco. Buena composición porque no me creo que estuviese allí la zapatilla. Dime la verdad, ¿la pusiste allí tú? ¿eh?

    Besos integrados.

    ResponderEliminar
  31. Guau la foto.
    Luego QUE POEMA !!!!!!!!!!
    descalzas siguen las almas de los que
    cruzados o peregrinos
    quieren agradar a Dios de manera equivocada
    mientras se quejan por el chino que abriò el super.Mi abuela sòlo se alimentò a hostias
    pazdescanse
    No he conocido mujer màs mala.

    TE SUPERAS CADA DÌA
    te quiero,mago
    que saxo!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  32. Tengo un amigo que dejó en Liordes la zapatilla en el fondo del barrro, todavia debe de estar allí.

    ResponderEliminar
  33. Pues qué pena que no haya zapatillas para el alma...
    Besos integrados (o según lo mires)

    ResponderEliminar
  34. Bueno!... Esta imagen puede ser todo un ícono del camino a Santiago.
    Será una de esas tantas cosas que dejaré en el tintero? Pero, a ver, no me quejo, son muchas las experiencias que atesoro y es corto el tiempo y constante las elecciones.
    Hermosa imagen!

    Saludos desde Castelar
    Juan

    ResponderEliminar
  35. Me gusta muchissimo esta foto de zapato, de ausente viajero, de dolor ...
    "descalzo en el alma " que maravillosa expresion !
    además de ser un fotógrafo de genio, eres un poeta que escucha Chet Baker… no tienes ninguno defecto !
    Hasta pronto!
    beso de Montpellier y gracias por su @mensaje!

    ResponderEliminar
  36. Satisfecha por el deber cumplido, de mil días piel con piel, de mil confidencia... ella se agotó, agotó su camino y permaneció satisfecha en el árbol... con e alma rota por dejar 'el peregrino en el alma rota'.

    has convertido lo que para algunos es basura en belleza, del texto decir que es todo poesía.

    1M2M3M

    ResponderEliminar


...........................
· algial@gmail.com