2/8/09

298 - Esperando el pescado


.
.
.
azules saladas curtidas
.
maderas pendientes de una decisión
.
... de los que no navegan
.
.
mientras ...
.
soñaban con una costera espectacular
.
comparable a cúmulos de estrellas
.
de azogue hecho océano
.
.
cientos de miles de anchoas estaban esperando
.
en algún rincón
.
.
... de aquel esquilmado mar
.
cuna y sepultura
.
de galernas
.
.
.
.

:::Post 298 CR049/090802 – Esperando el pescado
:::foto: 090413-C0782 - Barco pesquero en el Puerto de Santander / Canon S3IS - f/8 - 1/40 seg - 85 mm*

31 comentarios:

  1. 4 B 5
    3
    2 B
    Azul cielo, azul mar
    esperar pausado,
    esperar.
    Las galernas aguardan
    dormidas,
    naciendo y muriendo
    añorando.
    Decisiones ajenas,
    pautando.
    Esperando la espuma
    del mar,
    esperando
    a ti, ami, a todos
    a nadie en realidad.
    Un cúmulo de estrellas,
    quizá
    sólo quizá.

    Besánganos de mar

    ResponderEliminar
  2. Es muy triste pero hoy en día es más fácil pescar una lata de Coca-Cola que una sardina.

    Un estival saludo

    ResponderEliminar
  3. En verdad que son sus tumbas, frías y llenas de olor a sal y a pescado, su última morada, antes de llegar a ser parte del menú del ser humano.

    Crecí en un puerto, el olor a la mar y al pescado es algo que me hace recordar mi pueblo natal, y esa foto es genial, me hizo tener un flash back.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Bellas imágenes: fotográfica y literaria ;-)

    Saludos.

    Antón.

    ResponderEliminar
  5. El que espera, desespera...
    Mejor me voy a por él yo...

    ResponderEliminar
  6. Cómo te haces de rogar, jodío...

    ;)

    Actualizas poco, pero al menos cuando lo haces, yo babeo

    Besicos

    ResponderEliminar
  7. Esperando el pescado hemos estado mi familia y yo muuuuuchos días, y aún seguimos esperando el pescado que con fortuna sigue pescando mi padre...y que dure mucho...
    Sardinas, no...caballas. Ahora...caballas.

    Por cierto, esperando -yo- la entrada y me dice que hace 10 horas que la publicastes...mmmmhhh?? no sé, no sé...

    un beso, solo uno pero sostenido

    ResponderEliminar
  8. Oportuna la foto. Buena perspectiva y un azul bien resaltado.

    Saludos.

    P. S.: ¿Marina está jugando a los barcos? Jejejejejeje.

    ResponderEliminar
  9. Bella imagen, y bellos versos. A veces, es dificil llenar lo vacio. Pero yo soy de las que opinan, que toda esoera tiene su recompensa. Tarde o temprano. Mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  10. !no entiendo! hay algo que !no entiendo!...!que hace una hora que publicastes!
    mmmmm

    pues más besitos

    ResponderEliminar
  11. This is so a beautiful shot !! Loved this shot.Thanks for sharing..Unseen Rajasthan

    ResponderEliminar
  12. Como cajas de madera esperando una feliz costera,así estamos unos y otros,siempre esperando a que el mar esté propicio para la faena.
    Un gusto poder leerte y ver tus bonitas fotos.
    Un abrazo desde aquí,llevado por el viento y los rayos del sol.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta esa imagen y esos colores...

    Y tus palabras, maravillosas!

    Love you, Sweetie!

    xoxox ♥♥♥

    ResponderEliminar
  14. Me gusta mucho el tono azul de las cajas que mientras esperan, recuerdan al azulado mar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Aparte del color y la disposición de las líneas, lo que hace hermosa esta foto es lo que no hay pero has provocado que imaginemos.

    Como siempre genial :-)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  16. Menos mal que tienes esa facilidad para engrandecerlo todo... así, al menos, la espera se hace menos larga ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  17. seguiremos esperando...

    ResponderEliminar
  18. Vale la pena esperar.
    Los cajones son ya preciosos, y ya cuando se llenen de pescado.. serán una delicia.

    Espero que no sean peces procedentes de redes de arrastre, que tanto dañan los fondos...

    ResponderEliminar
  19. preciosa imagen Ñoco! a mi me dan ganas de llenar esas cajas azules de flores de muchos colores ¿se podría? :-) Un saludete

    ResponderEliminar
  20. Imagenes y texto siempre certeros y sensibles.

    Un abrazo estival

    ResponderEliminar
  21. Hola Ñoco, ¡cuánto tiempo!

    Y vuelvo y veo de nuevo tus azules... me gustan, me devuelven a lo de antes, a lo normalizado, es como volver a casa. Bueno, yo ya me aclaro, que no es poco.

    Besos,

    ResponderEliminar
  22. Quiero esas estrellas. Me quedo así, con música y azules esperando igual.
    Disfrutando si se siente hasta el aroma...
    Un gozo realmente tu trabajo.
    Abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  23. Aunque en Brooklyn, he volado...

    Faenando en alta mar, oliendo a sal, acariciada por la brisa y viendo brillar los millones de plateadas anchoas, también me he sentido bien...

    Pero mira, ¡¡¡desearía que jamás esas estrellas plateadas llenaran estos cajones azules!!!

    ¡¡¡Deja, por favor, que sigan brillando en el mar!!!

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  24. Ya no hay rojo para esos cientos de miles de anchoas...

    Y poco más puedo decir, porque me quedo apabullada.

    :)EEEEEEEEEE.

    ResponderEliminar
  25. Anónimo13/8/09 9:54

    bueno, me transporto al puerto donde me veo rodeada de redes y nasas, pero no cualquier puerto si no esos puertitos de pequeños pueblos pesqueros, donde la vida discurre solamente con la prisa necesaria, la justa para poder tocar todos y cada uno de los segundos del dia. un puerto con olor a puerto, a mar, con olor a sal, a brisa, a viento...

    que azules intensos, desgastados salados y organizados fantastica mirada en esta foto. fotos, que yo no encuentro :)

    alousiles

    (hoy bloger está empeñado en mantenerme en el anonimato)

    ResponderEliminar
  26. Fantástica fotografía.

    ResponderEliminar
  27. No sé cómo ha sucedido...
    Estaba deleitándome con la textura del azul rasgado de vientos, salitre y sol que luce esta madera, leía con fruición palabras ("azogue", "esquilmado", "galernas") otrora tan empleadas y que ya creía sepultadas en el cementerio de la desidia y el olvido,
    mientras sonaba "Ombra Mai Fu" de Thomas Otten y de repente...
    pequeñas gotas han empezado a precipitarse desde los lagrimales,
    estaba llorando!
    Y te juro que aún no sé cómo ha sido...

    El mar de esta fotografía ha debido salpicar mis mejillas...
    Eso es, seguro que eso ha sido.

    Hacía mucho que no lloraba de felicidad. Gracias, mil gracias.

    Con tu permiso voy a quedarme un ratito. Si ves charquitos, he sido yo.

    PD; Ñoco, no sabes cuantas veces he leído tus comentarios en los blogs de amigos comunes y... bueno, supongo que es cierto; "el maestro aparece cuando el alumno está preparado".
    Es posible que las lágrimas me enturbien la mirada pero desde luego mis emociones tienen claro que lo estoy, preparada.
    :)

    Un placer haberte descubierto hoy.

    ResponderEliminar
  28. Cuántas historias podrían contar esas cajas azules si hablaran, algunas muy duras historias de pescadores, tal vez otras felices de pescas abundantes, y siempre tristes para los pobres pescaditos, qué se le va a hacer, ley de vida.
    Un beso, Ñoco.

    ResponderEliminar
  29. Wow ...wow ... tus fotos están cada dia mas sensibles y llenas de significados.
    Hermosas ....

    ResponderEliminar

·>
·>

· algial@gmail.com