22/1/10

341 - La vendedora de sonrisas





Había estado un buen rato haciendo cucuruchos de papel. De papel de estraza. De papel gris de estraza.

En un viejo cesto de mimbre, gastado por distintas ferias, tenía un incontable número de lazos a medio hacer. Incontable número de incontables colores. Colores de lazos.

Una pequeña bombona azul de butano, con un soporte impecablemente limpio, sostenía un puchero de barro. No había fuego.

Con un cucharón azul azul revolvía, parsimoniosamente, el contenido del puchero. Un cucharón blanco estaba apoyado en un borde, esperando alguna llegada.

De vez en cuando, y un poco más de lo normal, ella se inclinaba sobre el puchero y… no sé, me pareció ver que dejaba caer algo en su interior. Creí notarlo así y tal vez influyera en mí la percepción de un movimiento circular mucho más acelerado en esos momentos.

De vez en cuando, mi mirada iba a endulzarse en los panales y frascos de miel de su compañero de la derecha. No estaba sola. Limitaba con apilamientos ordenados de trozos de panales, botes de pólen, de jalea real, de arco iris variados hechos miel de brezo, romero, naranja, tomillo…

Pero mi vista volvía al puchero, a la bombona azul azul, a los gráciles movimientos de unas manos acostumbradas a alcanzar las altas frutas de árboles desconocidos de tierras lejanas… en las que el sol se ponía entre gamas de clorofila.

Una niña se acercaba. Llevaba una flor en la mano… quizá tres margaritas silvestres. La vendedora agitó el puchero, mientras recogía las margaritas… ¿o eran…? No sé.

Las olió… les pasó, acariciándolas, su lengua por los pétalos, y se las guardó en una bolsita de lino, de cuadros rojos y azules. Entonces, dio tres vueltas más con el cazo azul, lo dejó, y tomó el blanco para llenarlo de algo que vertió, volcó, en un cucurucho de papel de estraza, de papel de estraza gris. Sin dilación, cerró la parte superior con un nudo rojo, esta vez, y lo depositó entre las manos de la pequeña.

Se perdió, mi vista, entre las mieles, y entre los quesos de las distintas granjas. Era una feria muy concurrida. Cuando regresé, la niña estaba dándole a un hombre de avanzada edad, en una silla de ruedas, su cucurucho de papel de estraza. Éste, comprobaba que estaba completa la ración de sonrisas. No faltaba ninguna... y tenía, ahora, una amplia sonrisa… contagiosa.

A mí, la vendedora, percatándose de que estaba deleitándome en la observación de sus tareas cotidianas, me envió una sonrisa sin envolver en papel de estraza gris... de las que aún no se le habían caído en el puchero.



:::Post 341 - CR 069/100122 - La vendedora de sonrisas
:::foto: 090801-A0393-Vendedora de sonrisas de color - Feria en el sur de Francia
:::Canon EOS 50D+18-200mm - f/5.6 - 1/60 seg - 145 mm* - ISO 100


60 comentarios:

  1. Me he entretenido en el texto, recreando imaginación y tratando de situar la escena, de cuando en cuando subia la mirada a la foto, y volvía al texto intentando recomponer las ideas, y al al llegar al final, me he quedado tan sin palabras como mi antecesora. Si te vale que me encantó no se si más el texto que la foto es la realidad, otra cosa no sabría expresar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Regalar sonrisas, "antes de necesitarlas", es el mejor remedio natural para evitar la melancolía que, casi siempre, viene envuelta en papel gris...de estraza.

    Te dejo VolVoretas azul "cazo".

    ResponderEliminar
  3. MartinAngelair22/1/10 0:55

    Sí que sí,...


    ...y es que esa mirada es para un niño y para una niña.



    ...

    Colores de lazos.

    La vendedora agitó el puchero, mientras recogía las margaritas...

    y tomó el blanco para llenarlo de algo que vertió, volcó, en un cucurucho de papel de estraza, de papel de estraza gris.


    A mí, la vendedora, percatándose de que estaba deleitándome en la observación de sus tareas cotidianas, me envió una sonrisa sin envolver…. en papel de estraza gris.

    ...




    ...Habrá siempre más, mientras haya esas miradas.





    Un beso muy fuerte, de color...contagioso.



    B.N.C.Ñ.L.B.

    ResponderEliminar
  4. Que manera mas artística de regular sonrisas y de darnos algunos momentos de felicidad. Que cuesta envolver una sonrisa o regalarla sin envoltura, creo que nada, el mundo necesita muchas expresiones de una sonrisa y de la paz que irradia en este mundo tan lleno de penurias.

    Deseo sonrisas sin papel de envolver.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. O sorriso é de graça a mercadoria é paga e assim ela ganha a vida com comida e a simpatia. O fotógrafo atento não deixa escapar uma belíssima tomada para a eternidade. Abraço

    ResponderEliminar
  6. Espectacular foto.¡Una maravilla! acompañada de un texto que es todo un cántico

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Precioso texto y excepcional retrato. Una forma muy sensible de mirar la tuya. Besos y buen día

    ResponderEliminar
  8. Si es que cuando alguien sonríe de verdad, se le escapa la belleza por los ojos :)

    Besicos

    ResponderEliminar
  9. Con todo lo que te han dicho ya solo queda que felicitarte por tanta belleza en estas palabras.

    felicidades, logras cautivarnos.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Una fotografía espectacular y a partir de ahí un texto que seduce en cada renglón
    ¡Precioso post!

    Los fotógrafos siempre andamos robando, somos como pequeños ladronzuelos. jejejejeje


    Te dejo uno de mis robos.

    http://mipuertoyyo.blogspot.com/2008/05/robando-una-mirada.html


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Una historia con magia, llena de buenos sentimientos, de esas que hacen que sonriamos, como niños ... una retrato sensacional, recrea a la perfección a esencia de lo que tus palabras detallan.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  12. tus palabras, una pócima mágica que regala sonrisas...

    ... la imagen, magnífica

    saludos

    ResponderEliminar
  13. Yo también quiero un cucurucho de sonrisas. ¿Pero cómo pagar algo inapreciable? ¿Devolviéndolas? Las devolveremos y pagaremos, también, con el perfume de una flor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. um momento mágico, cheio de luz...o sorriso lindo, sincero, expontâneo! emana uma aura! fabulosa a foto

    ResponderEliminar
  15. La sonrisa es el mejor condimento culinario que existe: es gratis y no engorda.
    Preciosa fotografía.

    ResponderEliminar
  16. ¿Vudú positivo, las sonrisas? Parece una evadida de Haití, que está tristemente de moda...

    ResponderEliminar
  17. Por favor, quiero cuarto y mitad, sí, si se pasa del peso, no importa, muchas gracias.....

    Ñoco, me fascina el jugo que le sacas a una fotografía-retrato como la que nos regalas hoy.... Contador de historias, como el "making off" de la foto, eh? (perdón si no se escribe así)

    Mis respetos, amigo Artista, como siempre.... Y una gran abrazo de fin de semana :)

    ResponderEliminar
  18. Siempre me pregunto lo mismo; cómo es que estas personas son capaces de regalarnos estas sonrisas y estas miradas y nosotros siempre vamos cejijuntos?.
    Gran retrato, mejor historia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Parece que sí, que su sonrisa es inmensa, infinita. Tan grande como para ir regalando trocitos...como bien dices, hace "como que las construye"...pero no.
    Hay personas con ese poder. La belleza interior les sobra.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Una sonrisa para recrearse y descansar en ella, no me extraña que te quedases un buen rato disfrutándonla...

    Abrazo

    ResponderEliminar
  21. La foto es preciosa... Un placer siempre pasar por tu espacio.

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  22. Que mejor que una sonrisa.

    Un abrazo.

    P. D.: Como verás ya sale tu cristal en la lista correcta jejejejeje, lo que pasa es que bajará mucho más rápido.

    ResponderEliminar
  23. A beautiful smile. Oh, I'd also like a smile in a gray paper cone!

    HHK

    ResponderEliminar
  24. Me gustaría conocer a esa vendedora, cocinera de sonrisas. Llevarle un ramo completo de flores para recibir un buen cucurucho de papel de estraza gris.

    Repartiría su contenido entre los que tanta tristeza tienen.

    Muy bella entrada, Ñoco.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Un rostro rasgado por una sonrisa luminosa, como luminosas las estrellas que brillan tímidamente a través de sus ojos... y perlas nacaradas en sus dientes que realzan aún más su generosa entrega... sonriamos para que nunca se pierda su regalo :)
    Un abrazo lleno de sonrisas de las que aportan las florecitas de acebo :)

    ResponderEliminar
  26. buen remate para tu texto, original y no esperado. hace volver a la foto y replantearse la mirada

    ResponderEliminar
  27. Muchas veces nos pasa desapercibido lo más importante. No nos damos cuenta de que un gesto que pudiera parecer insignificante es, en realidad, básico. Y aunque no lo sepamos, lo percibimos y reaccionamos en consecuencia. Esto es lo que sucede con las sonrisas. El cuerpo reacciona favorablemente y es más fácil establecer contacto cercano si entre los interlocutores existe intercambio de sonrisas.
    Te envío mi sonrisa envuelta en papel gris de estraza anudada con lazo rojo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  28. Me gusta bastante más que los regaladores de llantos.

    ResponderEliminar
  29. O sonries o te hundes.No hay opción.

    ResponderEliminar
  30. ¡Qué suerte tienes¡La mejor sonrisa te la dió a ti.No me extraña que luego te saliera ese texto
    tan sentido, con tanta pureza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Llegué a la feria. Sola, casi triste. Tenía una lágrima prendida en mi sonrisa y una sonrisa a punto de convertirse en lágrima.
    La vendedora de cucuruchos me entregó dos; uno azul azul y otro gris de estraza.
    .- Ciérralos con lo que tienes…y ahora ve. Haz lo que tengas que hacer.
    …y en ello estoy.

    Me quedo con la calidad de la foto y la belleza del texto para cerrar mis cucuruchos… con el permiso de la vendedora.

    Besánganos azul azul gris estraza.

    ResponderEliminar
  32. ¿Vendía las sonrisas o las regalaba? Seguro que a ti te la regaló...
    Encantadora entrada, Ñoco.
    Un beso desde un molino.

    ResponderEliminar
  33. Lo que removía con el cazo es lo de menos en este caso... lo verdaderamente importante es esa gran sonrisa que me has hecho sacar y que te la devuelvo... por supuesto, nada comparable con la que nos muestra la mujer del cazo azul. Precisa foto y bonito relato. Saludos ;-).

    ResponderEliminar
  34. Necesitaría un par de sonrisas, se me han agotado y no encuentro donde comprar... aunque comprar sonrisas para uno mismo quizá sea algo un poco desolador. Bueno... no importa. Solo necesito un par, no voy a regatear pagaré lo que sea...

    ResponderEliminar
  35. Que lindo lo que escribiste. Y que suerte recibir alguna de aquellas sonrisas que alegran el día del espectador.

    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  36. ¡¡Sabes ÑOCO!!

    Hoy, necesitaba yo encontrar a tu regaladora de sonrisas que ando un pelín espachurrada...¡¡Cómo me gusta tu escrito!!

    Cuando vengo a tu casa, siempre me encandilan tus fotografías, no digo que esta no sea igual de bonita que otras muchísimas que te he visto, pero esta vez, me ha encandilado tu escrito, ¡¡vaya preciosidad ÑOCO!! Pero ¡¡qué bonito!!

    No sé porqué los africanos o más bien, la gente sencilla de culturas ancestrales, consiguen darle un toque como mágico a todo lo que hacen, es como si tuvieran una sensibilidad maravillosa de volver especial lo cotidiano, todo es como un ritual. Cada gesto, cada cosa que les sucede, por cotidiana que sea, la envuelven con un cariño que a los demás se nos ha olvidado. No me extraña nada que te quedaras observándola, debió ser todo un espectáculo, verla chupando los pétalos de la niña...

    Mil besos, ÑOCO y gracias.

    ResponderEliminar
  37. He imaginado y vivido cada palabra conforme leía tu relato, cuantas sorpresas nos depara la calle amigo
    Excelente historia y retrato
    Te dejo mis saludos y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  38. renaciendo25/1/10 20:13

    Si tú no nos regalases tus escritos,si tú no compartieses con nosotros tus ojos que ven tan dentro de ella,tendríamos que ir al mercado a comprar un monton de cucuruchos llenos de sonrisas

    ResponderEliminar
  39. Una maravilla de texto; yo tambien quiero compartir una sonrisa con Ñoco para devolver a la vendedora un cucurucho pleno de alegrías.
    Expresiones
    Piedra

    ResponderEliminar
  40. como siempre un texto muy bonito que acompaña a una foto espectacular.
    (ese rostro tan destacado y lleno de encanto)

    por cierto,
    yo uso fotos de otros, a veces, para ilustrar mis posts,
    tú tienes inconveniente en que pueda usar alguna foto tuya alguna vez, poniéndola como enlace al original de tu foto en tu blog?
    y citándote, claro.
    ya me dirás.

    un saludo

    ResponderEliminar
  41. Que maravilla mi querido amigo, Siempre que tardo en visitarte, cuando por fin lo hago me lamento de no haberlo hecho antes.

    Yo también te envio sonrisas envueltas en cucuruchos de pétalos de rosas.

    Me llegaron tus soplos a la vez que sus sonrisas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  42. Ella es una sonrisa maravillosa.

    Es una expresión del calentamiento del mundo.


    Desde el Lejano Oriente.
    Saludos cordiales.
    ruma

    ResponderEliminar
  43. Si todas las sonrisas son como la de la foto, me compro un cucurucho, ¿cuánto cuesta?, seguro que no tiene precio, esas sonrisas valen un potosí.
    Cuando veo tus fotos me corroe la envidia, una envidia sana, por supuesto.
    Precioso, Ñoco, biquiños.

    ResponderEliminar
  44. Bonitas palabras y mejor foto si es que se puede. BESOS

    ResponderEliminar
  45. bonita descripción para una inmejorable imagen
    saluditos

    ResponderEliminar
  46. mmm, ya huelo el aceite, escucho el susurro del gas saliendo de la bombonita azul, y siento el calor de la sonrisa, la magia del secreto de lo que cae en el puchero sin que pretenda ser visto... Mi sonrisa es para ella, pero tb para tí, por describir tan delicadamente esa sonrisa envuelta en papel de estraza gris, anudada con un lazo rojo.

    ResponderEliminar
  47. encantadora historia Ñoco, tan encantadora como la foto que la acompaña. Tus historias desprenden una magia de momentos delicados dificil de describir, son bellas, humanas y sensibles. No me cabe duda que tus historias van envueltas en lazos rojos, alentadas por calor azul y contienen sonrisas que se desbordan cuando las abrimos en ese cucurucho de papel web (estraza gris)... y además ¿qué más pedir si se regalan?? :-) un abrazo!

    ResponderEliminar
  48. sorri com o sorriso desenhado pela tua imagem
    um beijo

    ResponderEliminar
  49. Fantástica.. me encanta la foto, me encanta el título, y como no, el relato. Besos

    ResponderEliminar
  50. La regaladora de sonrisas te regaló una y ahora me la regalas (bueno, a todos). Esas son las sonrisas que deben permanecer, sin sabores amargos y sin precio.
    Ese papel, el de estraza...el gris, que me ha traído recuerdos de tactos, olores y emociones...ay!

    Bello relato...y la foto ((como mejooooooras cada día...un gustazo))

    Besotes

    ResponderEliminar
  51. Después de todo lo que he leido de tus seguidores, que me queda... UNA SONRISA!!!
    Hoy dejo un beso en mi cucurucho lleno de sonrisas, búscalo es para tí.

    ResponderEliminar
  52. Una sonrisa preciosa, como la foto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  53. Fantástica imagem!
    Um abraço.

    ResponderEliminar
  54. esto es una sonrisa para nosotros... me gustó mucho el ritmo de la historia, como me has hecho imaginar, paso a paso, la situación, me has hecho salir del borde de la foto, algo así como una 3D del abrazo...

    ResponderEliminar
  55. Me encantó la sutileza de tu descrpción directa y profunda con diversos matices en tus palabras. Puedo imaginarme a la vendedora y mirarla a través de tus ojos, me gustó ese punto de contacto, besotes

    ResponderEliminar
  56. Vaya mi niño!! Mira que he tardado en comentarte este post, y me arrepiento de ello, pues si se me escapa, no me lo perdono.

    Precioso texto para dulce imagen. Me han encantado los cucuruchos de sonrisas. ¿Me das una?

    Yo te mando cien. Y mil besos,

    ResponderEliminar
  57. Bien, bien, aislada con el desenfoque del mundo que la rodea, con esa sonrisa tan agradable y esa luz en el rostro.

    ResponderEliminar
  58. Por desgracia en este mundo en que vivimos no abundan mucho los vendedores de sonrisas.

    ResponderEliminar
  59. Gracias por visitar Creatividad e imaginación fotos de José Ramón y por tus comentarios. Tienes un blogs muy interesantes. Un Cordial Saludos

    ResponderEliminar


...........................
· algial@gmail.com