13/7/10

383 - El socorrista





Llega a la playa. Como todos los días, llega… y sigue el protocolo. Tiene que seguir el protocolo, no hay elección.

Se enfunda su ajustado traje de brillante color verde #80FF00, su brillante chaquetilla amarilla #FFFF00, atravesada por una franja de brillante color rojo #FF0000. Los nuevos materiales, este año polímero G77bled97, garantizan una impermeabilidad absoluta a cualquier temperatura o al agua en cualquiera de sus estados. No puede pasar desapercibido. No puede. Tiene que ser reconocible desde una distancia mínima de 700 metros, o tres mil, si los usuarios utilizan gafas standard modelo Glass5.x4.UNE2025

Se acomoda en su puesto de vigía homologado. Echa un rápido vistazo al conjunto monumental situado a su derecha. No puede menos que dejar escapar una sonrisa, que se diluye en el aire, al recordar, una vez más, las precarias condiciones de seguridad y protección de años pasados. Alguna vez, como simple curiosidad, subió a ese esquelético artilugio y se cobijó bajo tan rudimentario sistema.

Comprueba que todas las pantallas mantienen la información actualizada. Temperaturas de sol y sombra, del agua en los niveles de profundidad permitidos a los usuarios, salinidad, contaminación, nivel de insolación y rayos uva, velocidad, ráfagas y dirección del viento... No tiene problemas con la instrumentación. Domina las 67 variables a controlar manualmente y un microchip colabora realizado funciones automatizadas.

Se pone el casco integrado. Por los auriculares interiores podría escuchar todo lo que sucede en la playa. No lo hace. Solamente podría hacerlo con una autorización especial que se emite en casos de emergencia o catástrofe inminente. En tanto, un filtro, que recuerda a la antigua red Echelon, le permite oír la palabra auxilio, o socorro, en los 27 idiomas de la Convención, siempre y cuando sea emitida, por triplicado, en un radio de tres mil metros. Es algo que todos los bañistas conocen. El parasol del casco le permite detectar, dentro de ese radio de seguridad, cualquier brillo normalizado de alarma que supere el 33% del máximo permitido en los trajes bioluminiscentes de los bañistas. También lo saben.

Toma sus binoculares L-2z, los Leica siguen existiendo, realizando una primera inspección ocular. De izquierda a derecha, de derecha a izquierda, en un primer nivel de proximidad a la línea de agua, siguiendo rigurosamente el protocolo. Por su cuenta, realiza alguna inspección más. Comprueba ahora los trajes bioluminiscentes de última generación. Ya se empiezan a ver bastantes por las playas, pese a ser extremadamente caros. Se maravilla de los avances tecnológicos. Estos trajes tienen un gran número de sensibles terminales, el precio depende de ese número, que se incrustan en la piel. Dichos terminales son activados por las conexiones nerviosas de los propietarios y transforman las señales lumínicas externas que emiten las células del traje bioluminiscente. El simple pensamiento permite modificar la imagen a mostrar. El socorrista piensa que no está bien alterar la propia imagen, que es un fraude aunque, tampoco está de acuerdo con el nudismo, ya casi en extinción, dado que cree que la propia imagen no tiene por qué ser tan necesariamente cruda… salvo contadas excepciones. No. No le gustan esos nuevos trajes que presentan a todos los bañistas de forma homogénea y perfecta.

Una segunda mirada a la playa y al agua, le permite observar que la densidad humana es mayor que otros días. Nada en el calendario indica que sea un día especial.

Cambia de binoculares, ahora los L-7b, más potentes. Sigue el protocolo.
El agua está saturada. El gentío se limita a estar de pie, con el agua al cuello. Es imposible nadar.

Por último, terminando con el protocolo, toma el LETGO99, el analizador extremo y hace el recorrido global. No deja un rincón sin escudriñar. Ahora, enfoca el LETGO99 a una pantalla amarilla de 6 pulgadas, de reborde dorado, que instantáneamente muestra NONE titilando en letras rojas.

El socorrista, parsimoniosamente, se cambia de ropa y abandona el tecnológico puesto de vigía. Nada que hacer, LETGO99 nunca se equivoca y si dice NONE es que no hay ningún alma digna de ser salvada. No hay ningún alma digna de ser salvada. No. No la hay.

Mientras vuelve casa piensa en los niños. Hoy los llevará a la piscina.




383
El socorrista · CR085/100713
100628-A3806-Asturias-Playa La Franca
Canon 50D/18-200 - 1/500seg · f/10 · 120mm*

paseaba la playa de Peñíscola, el 12 de enero, y se me ocurrió esta historia
y en una playa asturiana, hace unos días, encontré la foto que me permitió recordarla.

35 comentarios:

  1. Se nota que en el Cantábrico el agua está más fría; no hay gente nadando, ni socorrista a la vista :)

    Me encanta la foto. Me encantan los lugares "desiertos".

    VolVoretas para tí.

    ResponderEliminar
  2. Con todas esas referencias tecnológicas no es extraño que no distingamos a nadie en la playa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Valla royo tas tirao titi.
    Sodulas OGIMA.

    ResponderEliminar
  4. La foto es muy chula y el texto muy gracioso y ocurrente (sobre todo el final:)
    Besos, Ñoco

    ResponderEliminar
  5. Un abrazo Ñoco, me acabo de dar cuenta que no me leía tus publicaciones por lo que me he quedado algo atrasado...

    Vuelvo a leerte ya sin problema...

    me voy al haiku con volumenes...

    ResponderEliminar
  6. Yo me preguntaría ¿Quién nos hace dinos de ser salvados? esa sería la gran pregunta.

    Un relato muy minucioso, lleno de artefactos modernos y una bella foto, al final creo que todos merecemos ser salvados y ya Alguien nos justifico en los cielos para ser eso, salvados y ser dignos de ir a donde hemos esperado con fe.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Si ya lo decía yo, y no me hacían caso: Yo soy de piscinas, es más, soy ABSOLUTAMENTE de piscinas. A ver si ahora consigo que se me escuche.

    Voy a leerle el relato a mi chico que sigue un poco enMARañado.

    Besánganos futuristas.

    P.D. Has visto lo mal que queda... pues eso.

    ResponderEliminar
  8. excelente foto y texto que,a pesar de los tecnicismos de colores y lentes,nos da una 'visión'de que no queremos ir a la piscina y sí a la playa.

    Pareciese que el texto te ha salido de un tirón.Muy bueno


    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Hay un lugar llamado Porto do Son, concretamente en la playa de Caveiro, donde la silla del socorrista es toda una tentacion para obtener una buena vista nocturna de Muros y Monte Louro. Subir, se sube bien, el problema es bajar... (suerte que la arena es blandita)

    Pues a mi me gusta mucho esta foto, es mas, a la hora en que esta hecha me da la sensacion de que era todo un privilegio estar alli. Las playas abarrotadas son un horror...

    Poco trabajo tendrá aqui el socorrista, no hay sitio para nadar, aunque alguien habrá que se le ocurra ir nadando lo mas lejos posible y desde allí observar la marabunta desde la mas absoluta tranquilidad.

    Que medios mas sofisticados usa este hombre!!! NONE NONE NONE NONE

    alou galir es

    ResponderEliminar
  10. Un horizonte recto,perfecto, no como otros...La arena surcada en textura, casi que se puede cerner con un cedazo...
    Sabes,Ñoco tal como lo relatas el socorrista pareces tú...Qué gracia si no es porque lo dices al final que se te ocurrió en Peñiscola,yo me habría creído que eras tú...
    Ya me dirás qué son los trajes de bñao bioluminescentes, por aquí no hay de eso je,je...Aquí abundan las señoras fosforito, abuelas,viudas,madres,etc que juegan a las tertulias en las calmas aguas del Mar Menor desde donde te mando besicos salados...

    ResponderEliminar
  11. Con tanto protocolo y demas zarandajas; no es de extrañar que el socorrista, tuviera que ser atentido en la unidad de salud mental y tal y tal. Perfecto conjunto de toma e historia. Saludos

    ResponderEliminar
  12. Historias para pensar... porque si realmente nos paráramos a pensar un poco en todo lo que conlleva ser socorrista, más de uno y más de dos respetaríamos el color de las banderas... Una foto muy bonita y una historia genial ;-). Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Fíjate, hasta los que trabajan en vacaciones tienen su rutina...

    Besicos

    ResponderEliminar
  14. ya ves, aquí los trajes son camiseta verde fluorescente y "carzonas" rojas, eso sí, todo en XXXL o XL según corresponda...
    Peñíscola es preciosa y tiene un castillo, el del Papa Luna, donde seguro habrá muchas almas necesitadas de ser salvadas...pero en las playas abarrotadas también se necesita la salvación, a veces de las almas que aún no han entrado en el mar, y otras veces de las que ya estaban allí, nadando, y de pronto se vieron en un "atasco marmumental" que le impidieron seguir nadando...jo...!!!cuántas almas paradas!!!

    !!estás o sigues de vacaciones ¿;S?!!!

    Besostres

    ResponderEliminar
  15. Fíjate mi querido ÑOCO,

    yo veo tu escueta e impresionante foto y leo tu texto y sólo me viene a la mente una palabra, ANTÍTESIS. ;-)

    Verás, describes el puesto de un vigía de Blade Runner, súper mega galáctico, absolutamente, codificado, tecnológicamente sofisticado y asépticamente preparado, para ... seleccionar que alma merece ser salvada.

    Por el contrario, tu minimalista fotografía muestra una endeble sillita, solitaria, simple, debilucha y oxidada, sobre una arena, recién barrida... quizá desde ese sillita no seleccionen almas dignas de ser salvadas, sólo humildes humanos y de esos hay a montones para salvar...

    ¿¿¿Qué tal van tus vacaciones???
    ¡¡Ay, cuantas almas agonizantes vas a tener que salvar a tu vuelta ÑOCO!!!

    ¡¡Que disfrutes muchísimo, por los que aun no nos toca!!


    Montón de besos con hambre de vacaciones.

    ResponderEliminar
  16. buen guiño al futuro Ñoco! aunque me da cierto miedo que tanto sensor se presuma tan preciso, estaría más tranquila si un vistazo "manual" corroborara las informaciones digitales, no sea que alguien solo haya podido gritar dos auxilios... en vez de tres, pero sería bueno esos avances también en ese tema, la foto es buena, estarán ya llegando los nuevos tiempos en socorrismo? o es tan sólo que habia llegado la hora de "cerrar"... el mar por hoy? ;-) Saludetes!

    ResponderEliminar
  17. Regresando de vacaciones, disculpa mi ausencia. Prometo ponerme al día prontito. besos!!

    ResponderEliminar
  18. Estas seguro que era un socorrista y no uno de esos conductores parado en una obra de la carretera, mirando al currito con la funda fosforita cual socorrista, al que le grita;
    -por dios dame paso que me asfixio y los niños no se callan.

    ResponderEliminar
  19. a foto é bela mas o conto está lindíssimo, :) - também de férias???...olha estou em Puerto Sherry por dois dias... buenas vacaciones amigo Ñoco

    ResponderEliminar
  20. Muy buena fotografía, me gusta mucho ésta toma...y futurista comentario¡ Un cordial saludo y feliz verano.

    ResponderEliminar
  21. Maxistral descrición e unha foto verdadeiramente fermosa. Parabéns!

    Un saúdo.

    ResponderEliminar
  22. Futuro apocalíptico, contraste fotográfico. Texto y fotos impresionantes.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Una maravillosa playa, preciosa foto, me encantan esas playas solitarias tan difíciles de encontrar.
    Es triste que para el socorrista sólo sea su lugar de trabajo, seguro que está harto de la belleza del mar, su ocio es ir a la piscina con los niños, qué pena. Odio las piscinas.
    Cómo me gustaría que Madrid tuviese una playa como esa asturiana.
    Besos, Ñoco.

    ResponderEliminar
  24. Un relato terrorífico y desasosegante, y una foto muy buena.
    Va a ser mejor la piscina, sí.

    ResponderEliminar
  25. Grande composição, tudo no seu sítio. Só falta mesmo o socorrista!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. good work!! i like the composition!

    ResponderEliminar
  27. linda esta perspectiva
    um beijo

    ResponderEliminar
  28. La fotografia es fantastica, me encanta esta composición tan sencilla Ñoco...la historia como siempre de un tirón y me sorprende tu agudeza...un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Gracias por tu comentario, la ampliación de la foto: solo tienes que pulsar en "AMPLIAR IMAGEN" es una ventana y se ve las dos fotos retocada y sin retocar.
    Gracias
    Tomás

    ResponderEliminar
  30. ¿Y allí descansara, pensando que hay otro socorrista, o continuará trabajando? Un abrazo, ÑOCO LE BOLO.

    ResponderEliminar
  31. Me lo he pasado muy bien con todos los standards!
    la numeración y todo eso
    hasta pusiste los colores hexadecimales html jajaja
    menudo trabajazo!

    La fotografía tan vacía con sus esqueletos de mobiliario,
    tan patentes las ausencias.

    ResponderEliminar
  32. É impossível não gostar das tuas fotos são excelentes!. Gostei muito do texto. Abraço

    ResponderEliminar
  33. Hola!!

    Mi nombre es Gillian, soy administradora de un par de webs, visité tu portal y está muy bueno, tienes temas muy interesantes y el diseño esta genial. Me encantaría poner un link o un banner de tu web en mis sitios y así mis visitas puedan visitarlo también. Si estás de acuerdo escribeme.

    Éxitos con tu Web.

    Gillian Silva
    gilixitana@hotmail.com
    http://gilixita.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  34. Tanta tecnología para salvar almas ... Hay algún comentario más arriba que hace referencia a ello, sí, el de María, lo he visto ahora ...
    A mí me ha apabullado tanta tecnología, la verdad, y no sé realmente estaré en lo cierto pero aparte de esto lo que me ha venido a la cabeza primero ha sido ... "esto evidentemente ha sido escrito por un hombre ...". Creo que difícilmente una mujer escribiría algo así.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  35. yo no quiero q se vayan los socorristas...se acaba el veranito...!q pena! me recuerda a eso

    más besotreeees

    ResponderEliminar


...........................
· algial@gmail.com