24/2/11

441 - La vía



tiene la cabeza en la vía
escucha con atención
le puede el ansia
el deseo…


de que llegue

ajeno, cabalga el tren
del hierro pavonado
que acostumbrado
conoce que sólo será un instante

un instante

la cabeza en los raíles
esperando
el instante

nada, no se acerca… todavía
mira al cielo… no hay estrellas
solamente unas nubes cenicientas
de una mañana madrugadora

vendrá

ahora, un gran latido
salta el corazón
¡ya llega!
¡no!, mejor, ¡ya se oye!

un gran rumor procedente del frío norte
búfalos de acero
rumor con hielo

levanta la cabeza
no ve nada

¡no!, no le engaña el oído
su pulso se acelera
la sangre pugna por escapar
de sus constreñidas venas

atravesadas por raíles
tras la curva, la espesa humareda blanca
la máquina de vapor
que escupe al cielo su aburrimiento

será otro más
se dice la máquina
sin oírse, por su rugiente bramido

ya lo ve
el tren
ya está ahí
¡ahí!
cerca

comienza la liturgia
apresuradamente
cuidadosamente
la coloca sobre el raíl
y
espera

el estruendo atruena
solo unos segundos
lo que es la vida

todas las pesadas ruedas
acero impasible
pasan sobre ella

fin
se acabó

el niño se acerca a la vía
el corazón en un puño
su puño
la recoge

su moneda
que ahora no es más que una fina lámina
que no recuerda su valor
sí acaso lo tuvo

ni su existencia
si la tuvo

se agacha
el niño
recoge una piedra del balasto
fruto calizo de las entrañas de los océanos

la cierra en el puño
bien apretada
como sus dientes
que oye bruzar como hierro contra hierro

pone la cabeza en la vía
escucha y espera

un nuevo tren… la hará polvo
mientras escupe al cielo su aburrimiento
de vapores arrancados al fuego

…/…

pasa el tiempo
mucho

regresa el niño... a la vía

uno a uno va colocando
en los raíles
sus pesares

y espera
espera



◄ 442 ►
La vía · CR114/110224 ©
708-080819-6926-Vías Unquera w ©
1/60seg • f/3.2 • 50mm* • Iso 100 · Canon S3 IS
Reposición de La Vía - Sólo Para Ti 055


79 comentarios:

  1. el 01-09-08 - Ivana Carina dijo:
    Sweetie!!
    ¡Maravilloso!
    Qué bueno que estás regresando, corazón!
    xoxox♥♥♥
    -
    el 01.09.08 - Carlota dijo:
    ves? eso hice yo en mi descanso... saqué a mi niña, la puse junto a la vía y fue depositando todos mis pesares en ella... los sucesivos trenes los deshicieron... ahora, comienza una nueva vida, sobre todo porque ya se sabe como quitárselos uno de encima :). Estupendo post. Un besuco.
    -
    el 01-09-08 - ©Claudia Isabel dijo:
    Ñoco, muy buen texto, todo un lujo...todos buscamos maneras distintas de eliminar cadáveres...
    Un abrazo y que bueno que hayas vuelto.
    -
    el 01-09-08 - Cris dijo:
    Bienvenido al mundo de las letras Ñoco!!, yo también puse una vez una moneda, una peseta y esperé, luego recogí una lámina fina, jejeje, fue divertido, me lo ha hecho recordar tu historia, preciosa, como todo lo tuyo, un abrazote!
    -
    el 01-09-08 - circe dijo:
    Pues a mi nunca me dejaron poner una moneda en la vías....grrrr
    Bueno, lo mismo nunca es tarde...aunque fijo que si la coloco en una vía, después de esperar una hora va el tren y pasa por la otra....Eso me pasaría a mi...fijo

    ResponderEliminar
  2. el 01-09-08 - Aprendiza de risas dijo:
    Me has recordado cuando, de niña, poníamos con mis hermanos y amigos pesetas en los raíles del tren.
    La vía del tren pasaba cerca de casa y por las noches de verano arriesgábamos nuestras vidas en colocar, seguiditas, muchas "rubias". Luego el juego consistía en encontrarlas, pues el tren las lanzaba bastante lejos con la fuerza de sus ruedas.
    Al final, un agujerito con un taladro, y nos las colocábamos de collar.
    Entonces no había moros y negros vendiendo en las playas...
    Besos y besos
    -
    el 01-09-08 - Alma Cándida dijo:
    Ñoco, primero pensé que presagiabas un suicidio tipo Ana Karenina... Luego se me anticipó el juego de las monedas, peligroso como la misma infancia.
    Aquí en Canarias nunca hemos tenido trenes, aunque ahora quieren construirlos.
    Los niños jugaban con los riscos del mar y las olas traidoras.
    Un abrazo, muy buen post :)
    -
    el 02-09-08 – Isabel said:
    Welcome back! Excellent post.
    HHK
    -
    el 02-09-08 - pon dijo:
    Guácala!!!
    Primero pensé que era un suicidio, dios qué escalofríos, luego era una moneda jejeje. El alivio. Pero tal vez no.
    De pequeña ponía chapas en las vías del tranvía que pasaba cerca de mi casa. Se quedaban como papeles y soltaban chispas.
    -
    el 02-09-08 - Mityu dijo:
    Parece que todos han visto una jugada infantil, sin embargo yo sigo sintiendo un pesar de ideas que remiten a objetos mezclados, en un rodar nebuloso. Cambian los pesares de lugar, los puños de contenido, los vapores de entrañas, los raíles de contenido.
    Siempre interesante. Siempre más allá de la evidencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. el 03-09-08 - Tesa dijo:
    Añoranza de juegos infantiles con referencias a la vida. La que pasa de largo como el tren en la estación abandonada, la esperanza varada en la vía muerta, la espera de la solución que convierta la simple moneda en un artilugio especial, lo conseguido, lo soñado. Un amuleto que haga que haga que encuentres el amor para conjurar esas vías que nunca se encuentran.
    Un buen relato, Ñoco.
    Besos
    -
    el 03-09-08 - Kiri_dido dijo:
    Bonito post...pero yo soy muy miedosa como para acercarme a las vías del tren. Será que sólo soy una niña en triciclo:-)
    -
    el 05-09-08 - Mariel Ramírez Barrios dijo:
    Bendita la magia de la inocencia infantil
    que aún descree
    de que los cataclismos no puedan cambiar lo inmutable
    Y aún a veces
    mantienen la esperanza
    de que el dolor se vaya
    de la misma manera.
    genial.
    -
    el 07-09-08 - Castigadora dijo:
    Yo tengo un tren cerca de casa, me serviría poner mis pesares en sus vías para que se los llevara lejos de mi? Creo que se apartarían antes, llevan demasiado tiempo conmigo.
    Un beso.
    -
    el 08-09-08 - PIZARR dijo:
    Me alegra tu vuelta.
    Tus palabras me han trasladado a un pequeñísimo pueblo de Burgos en el que pasé un verano cuando tenía 8 años. Mi ama necesitaba del sol de Castilla y allá nos fuimos.
    Los niños ponían monedas tal y como tu lo cuentas y a mis hermanos y a mi aquello nos parecía un suicidio. Pasábamos un miedo terrible.
    Nostalgias de la niñez y pesares de la madurez se dan la mano en esas vías muertas de la vida.
    Besos desde mi encierro

    ResponderEliminar
  4. 08-09-08 - eSadElBlOg dijo:
    con la tensión del texto me temía un final algo más desapacible, pero me alegro de que el niño haya encontrado una forma de acabar con sus pesares. Muy bonito el texto, y la canción como no la puedo escuchar, pues a ver si la bajo de algún sitio no?
    -
    el 09-09-08 - RAMMSES dijo:
    Caminar por la viga de la mano de tu letra, giro, revés, vértigo de hierros rieles, trenes del cielo, inocencia de piedra, pena marchita.
    Locuras tengo, deseos hablan, sueños que no mitigan las ansias de vivir y regresaremos todos a la vía con nuestras piedras pesares.
    Celebro tu retorno amigo mío.
    Lentamente levanta ojo y mano, que el corazón ni sueños descansan. NO hay apuro susurra el tiempo.
    Bienvenido.
    -
    el 11-09-08 - Irene dijo:
    Qué fácil sería ir al la vía del tren a dejar lo que no queremos, lo que nos sobra, sin necesidad de dejarlo todo, pudiendo elegir.
    Un abrazo.
    -
    el 12-09-08 - Mandarina azul dijo:
    Pasa el tiempo
    poco
    regreso... a tu casa
    una a una voy colocando
    en los raíles de tus letras e imágenes
    mis sensaciones
    y espero
    espero
    Precioso post, Ñoco.
    Chosmu sosbe.

    ResponderEliminar
  5. el 23-03-09 - Marina dijo:
    Hay que tener cuidado, el tren puede llegar tan rápido que aplastará tb lo que se nos cae sin querer, sin quererlo dejar, sin que tenga que ser.
    Los pesares dejarán de pesar, sólo con que mires pasar el tren... o eso creo.
    Un beso con traqueteo.
    Yo también ponía mis monedas en la vía.
    -
    el 08-04-09 - Merce dijo:
    Inocente inconsciencia, que felicidad poseer una moneda aplastada, tenerla te convertía en héroe ante las miradas de los compañeros de fatigas, y en valiente a los ojos de las mas bellas damiselas de la clase. Merecía la pena sentir el corazón palpitar en la vía, no se, si mi conciencia inconsciente me permitiría hoy volver y depositar una nueva moneda, quizá...
    Aloumiños ;)
    Llego tarde a tus post, pero llego :)

    ResponderEliminar
  6. Ojalá hubiera podido deshacerme de todos mis pesares cuando era niña. Ahora son demasiados y no veo la forma de deshacerme de ellos. ¿Si los pongo en la vía del AVE, será más rápido y contundente?.
    ñOCO, siempre llegas al corazón de quién te lee.
    Magnífico post.
    güichisssssssssss.

    ResponderEliminar
  7. Bella imagen y magnifico texto! las palabras se tocan y las vias pocas veces.

    ResponderEliminar
  8. Precioso poema, precioso y nostágico,me gusta mucho.
    La imagen,además de adecuada me parece muy buena,esas lineas que dejan de ser paralelas.....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Una imagen bonita y trabajada en blanco y negro para ilustrar un texto que dice mucho y con un alto contenido de nostalgia. Todos hemos puesto monedas o chapas en las vías para alucinar con el resultado final.
    También los pesares a veces son aplastados por otros trenes que aplastan de pero manera.
    Un placer pasar por aquí.

    ResponderEliminar
  10. Haciendo abstracción del suspense que creas en la primera mitad del relato, la liturgia de la segunda parte nos retrotrae a nuestra infancia, cuando gozábamos con estas aventuras. Nosotros, además de perras gordas o chicas, en alguna ocasión poníamos petardos para aumentar el jolgorio.
    Abrazos encarrilados.

    ResponderEliminar
  11. Una entrada con historia ...
    Preciosa entrada Ñoco. La vida nos lleva de regreso a los mismos lugares, tal vez nuestros rincones conocidos, donde hacer balance e intentar rectificar errores. El niño, la vía, el tren ... yodo encaja amigo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Tras la angustia ambiental que creas en la primera parte del relato, no me imaginaba que el desenlace final de la historia también lo he realizado yo en mi niñez.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Como si fuésemos pasajeros de una tren que salio con puntualidad hace un par de largos años y este anduviera perdido por las vías imaginarias de nuestra vida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. pesado (denso) y duro
    buscaré mis monedas

    ResponderEliminar
  15. Escrito cargado de suspenso que hace contener la respiración soltarla y luego volver a contenerla.
    Toda desaparición o destrucción programada no accidental conlleva esa sobrecarga de expectativa del resultado, resultado que por necesidad será una metamorfosis cuando la intención es seguir tejiendo los hilos de la vida.
    Saludos artista!!!

    ResponderEliminar
  16. Ñ, como siempre insuperable, menos mal que hay introducción, nudo y desenlace, nos llenas de angustia y desasosiego, para en el final contarnos un final que creo que más de uno hemos realizado, yo también he colocado alguna que otra moneda (que aún conservo).
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. joder!
    que angustia!
    que bien llevado el texto.
    Esta vez ni vi la foto,
    jajaja

    ResponderEliminar
  18. ¡¡¡¡Que intriga, ¡¡¡¡que suspense.
    Pensé,¡¡¡¡Que forma más sádica de suicidase. Poner la cabeza en los raíles del tren.
    Cuando llegue al final, del SÁDICO, relato, me pregunte, ¿de quién sería la cabeza, de Franco o de Juan Carlos? Ardo en curiosidad de saber ¿Qué cabeza seria? Porque si era la de uno que YO sé, con el pedazo de piedra que le pusieron encima, bastante tiene ya.
    SODULAS OGIMA.
    Ya ves aun por estos lares.

    ResponderEliminar
  19. Ufff, magnífico texto que mantiene la tensión hasta el final. He pasado un rato de angustia, eres un vapuleador de sentimientos, querido Ñoco y además eres genial.
    Besines

    ResponderEliminar
  20. El corazón en un puño, el final casi feliz, a tu arte por la imagen se une el de las palabras, un estupendo relato, de esos que pueden estar siempre de actualidad, aunque pasen los años.
    Cualquier día visitaré algunos raíles como estos.
    Sigo un ratito contigo.
    Un beso, Ñoco.

    ResponderEliminar
  21. El final ha sido una liberación del falso triste presagio inicial de suicidio trastocado en juego.
    De niños jugamos y tratamos de averiguar cuando suceden las cosas.
    Esta vida no es un juego. Muchas veces las situaciones pasan por encima de uno sin verlas venir. Buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  23. ...no conocía tus dotes de alquimista...,
    no sé en que circunstancias has escrito esto, pq los comentarios anteriores me confunden...,
    pero dejándolos a un lado---

    has transformado un algo en otro algo, le has robado su memoria...,

    objeto mágico a utilizar en las instántaneas vidas,
    estas donde el atruena el estruendo efímero y necesario para posibilitar la vida.

    ...llegue..
    un instante...
    .vendrá...
    y espera...
    el estruendo atruena
    solo unos segundos
    lo que es la vida
    ...fin
    se acabó
    ...y espera
    espera

    Me ha gustado muchísimo, esta complicada forma de fabricar objetos mágicos..., una mezcla de coraje, ingenuidad, valentía, humildad y paciencia infinita..., al margen de la necesaria sabiduría
    para controlar las proporciones de los ingredientes.

    Precioso, ñOCo, realmente precioso.
    Gracias por compartir estos instantes tan densos.
    Felisa

    ResponderEliminar
  24. Cuando al principio empeze a leerlo creia en otra jejeje.
    Quien no hapuesto en su niñez cosas en la via para ver el resultado final despues de pasar el tren? yo ponia hasta una hilera de piedras sin pensar en el riesgo que ello conlleva, un buen relato con una estupenda imagen estimado compi, un saludo muy cordial desde Reinosa Ñoco.

    ResponderEliminar
  25. Confirmado. La vida es como las vías; de ida y vuelta. Excelente relato; se mascaba la tragedia y….zas, moneda pulidita. Yo también en su momento, puse una peseta y recogí monedas de dos reales. El tren era de vía estrecha. Siempre nos sorprendes; con tus fotos y tus textos. Saludos viajeros

    ResponderEliminar
  26. He oído que eso lo hacían muchas veces los niños de los pueblos en los que pasaban los trenes y tenían más fácil que ahora la posibilidad de acceder a las vías.

    Bueno el ritmo de la historia. Inicialmente el lector piensa en un suicidio tal vez, hasta que por fin, se consigue respirar al descubrir que no era más que una moneda la que se quería aplastar...

    bicos

    ResponderEliminar
  27. Mira que eres malo! pensé que tendríamos sangre y casi se me acelera el corazón a medida que se acercaba el tren...
    luego me llevaste de pronto a mi infancia. Me crié en un pueblo pequeño muy cerca de la estación del tren y no fueron pocas las veces que experimentamos con monedas y otro pequeños cacharros.
    Buen efecto el del viñeteado desenfocado.
    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Jo. Ñoco....!no estuve aquí en su momento! !¿no nos conociamos?!....

    ¿qué puedo decirte....? GRA.CIAS por esta entrada y GRA.CIAS por esa sorpresa en la columna de la derecha...!!!no me lo esperaba!!!

    Un besote grande

    ResponderEliminar
  29. Ya lo ve
    el tren
    ya está ahí
    ¡ahí!
    cerca

    ¿Sabes Ñoco,? yo soy hija de ferroviario. Los trenes, las vías, las estaciones, la carbonilla, los trenes de madera...y los que vinieron después...no me son indiferentes.
    Qué decir de tu magnifica foto y tus letras en Sólo Para Ti 055, no será para mi porque entonces no te conocía...Pero me gustan mucho, muchísimo todas estas reposiciones
    He escrito y escribo mucho sobre el tema ferroviario...tengo muchos cuadernos, donde la bruma espesa y el humo que sube por aburrimiento, siempre me trae, recuerdos.
    Besicos desde mi estación.

    ResponderEliminar
  30. Me gusta la foto, el tratamiento... casi todo... solo que yo hubiera mirado un poco más de través en vez de dejar los raíles tan horizontales.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Jamás llegué a poner una moneda en las vías del tren... Lo que hacía era verlos venir...

    Besicos

    ResponderEliminar
  32. La foto preciosa, me gusta el tratamiento que le has dado fijando el enfoque en el medio...casi como hipnotizada por las vías y tu relato, sólo me queda decirte que casi logras paralizarme el corazón del susto...pero con el final, ni te cuento la pena que me dió no haber probado nunca eso de poner una moneda en las vías (y ya no pasan mas trenes por mi ciudad).
    Gracias Ñoco por compartir estas bellas entradas que son una lucecita para el alma.
    Besos australes!

    ResponderEliminar
  33. Todo lo que tenga que ver con trenes me chifla. Además, son de un sugerente! Y se prestan a tantas metáforas.
    Un abrazo, besos besos

    ResponderEliminar
  34. ...el vaivén de la vida aunque a veces sea en la linealidad de una vía... me encanta la foto, sabes conseguir unos blancos y negros llenos de fuerza...un abrazo...

    ResponderEliminar
  35. La foto: Dos caminos construidos para unir, para acortar distancias. Los travesaños podrían llegar a ser techo o morada, paredes y esquinas. Difuminemos los contornos, los cuatro, centrémonos en avanzar.

    El texto: Paisaje de una disolución de sentimiento en hierro.

    b+9+b

    ResponderEliminar
  36. Me recuerda cuando pasaba las vacaciones en Orense ir a la estación de San Francisco y pasar el túnel en dirección a la de Empalme. A ser posible cuando pasaba un tren que era más emocionante. Y poner monedas en las vías ¡por supuesto que lo hice!
    El Ave será más rápido pero esas vías con traviesas de madera tienen mucha más personalidad
    Salu2

    ResponderEliminar
  37. Fantastica toma me encanta. tiene un algo que me llama la atencion. Por supuesto las palabras que acompañan a la imagen muy buenas y emcionantes. Me encanta!! Un saludo .

    PD: Veo que conoces todos los rincones de Pontevedra jejejje.

    ResponderEliminar
  38. Que bueno el desenfoque y que precioso el poema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. Quizás el poema de mayor sentimiento poético de tu extraordinaria poesía.
    Enhorabuena

    Un montón de expresiones
    Piedra

    ResponderEliminar
  40. Sempre son demasiados os pesares que se carrean e ás veces desexamos que unha roda do tren os segue de unha vez por todas. Pero non sei eu que sería das nosas historias se esas historias magoentas desaparecesen de todo. Ademais, se algo segase o noso tempo, non poderiamos gozar do que lle sigue ao presente e, a verdade, sempre queda moito e bo por vivir.

    O malo é cando os pesares se sofren na infancia. Eses deixan unha marca imborrable e ao mellor, estaría ben ilos colocando, un a un no raíl, para que a roda de ferro os esmague e non deixe señal deles.

    Bicos moitos. E fermosa foto. Coma sempre.

    ResponderEliminar
  41. Me has llevado a la infancia.
    En el pueblo vivíamos cerca de la vía del tren, Sobretodo los chicos ponían monedas (aquellas que tenían un agujero en le medio, coño! no me acuerdo qué valor tenían) y cuando pasaba el tren teníamos que ir a buscarlas por los alrededores porque el tren las mandaba lejos. Luego nos las colgábamos del cuello como colgantes. ¡Qué recuerdos!

    Besicos,

    ResponderEliminar
  42. magnifico texto para tan bella imagen

    ResponderEliminar
  43. A foto é uma obra prima na minha humilde opinião. Os humildes só dizem o que sentem. Abraço

    PS: Só falta um tradutor no seu blog.

    ResponderEliminar
  44. Supongo que porque esta semana estuve a punto de poner mi cuellos sobre la vía blogosférica esperando que llegara la locomotora y me pasara sobre él, me ha gustado especialmente tu historia, ÑOCO.

    Aun cuando, hablas de la figura de un niño que coloca piedras sobre los railes, parece que también se desliza la idea de un suicida que espera que la locomotora llegue y termine con todo.

    Siempre he pensado que deben ser terribles esos instantes previos a una decisión de ese tipo y seguramente, si la locomotora, frenara a tiempo, más de uno se daría cuenta de que la vida, siempre merece la pena ser vivida... por muy aburrida, pesada, agobiante y desilusionante que se nos presente en ocasiones.


    Gracias por este trocito de infancia, envuelto en el humo del vapor de una tragedia.


    Un beso ÑOCO y feliz finde.

    ResponderEliminar
  45. Magnifica foto en B/N . El efecto de desenfoque en los margenes nos hace sentir el estar espiando la vía desde una rendija. El poema es excelente, de niños no poníamos pesares, poníamos monedas y quedaban aplastadas igual que cuchillas redondas. Tu poema me lo ha recordado al instante y me ha hecho revivir aquellas hermosas emociones.
    Por suerte no teníamos grandes pesares, eramos niños pobres, pero teníamos mucha libertad de movimiento sin depender de los mayores y eramos muy felices. Saludos.

    ResponderEliminar
  46. What a superb shot... tells a story too.

    ResponderEliminar
  47. Bela fotografia...belo poema...Espectacular.....
    Cumprimentos

    ResponderEliminar
  48. Boa foto a p&b!!! Gostei!

    Beijos,
    AA

    ResponderEliminar
  49. Saludos de USA,\.
    Noco. Bellisima entrada,tenia la
    seguridad de que el tren se acer-
    caba presagiando el final.Ojala!
    pudieramos depositar en las vias
    del tren todo lo que nos hace da-
    no, nos molesta y nos pesa.Linda
    la photo. Love.
    Cotiti

    ResponderEliminar
  50. Absoluto poesía en palabras e imágenes. Verdaderamente maravilloso!

    muchas gracias por tu trabajo empatía extraordinaria!


    Küsse
    isabella

    ResponderEliminar
  51. Esta vez me has pegado una larga cambiada ya que conforme iba leyendo mi mente se iba poniendo en lo peor.

    Ha sido excitante(sin coba)

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  52. Me ha recordado mu niñez , también poníamos grandes clavos que cojiamos de las obras y el resultado ya lo puedes imaginar.
    Un gran foto pero el relato lo supera con todos los respetos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  53. ÑOCO! me pasé la infancia jugando en las vías, poniendo monedas, piedras, bulones. Qué maravilloso post, me alegró, también, leer a tus comentaristas, esos que aplastaron monedas bajo las ruedas del tren. Ellos saben lo que se siente, inexplicable!
    Abrazo

    ResponderEliminar
  54. Es una metáfora de como la vida, el pasar de los años y el transcurrir de cada día, pule y bruñe nuestro perfil, caracter y forma¿? me ha gustado como el niño está expectante a que llegue el tren y una vez que pasa y alisa su moneda, solo espera a que circule el siguiente, con el aburrimiento y la desgana que a veces se ceba en nosotros.

    Me hizo pensar.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  55. excelente! à espera do comboio...

    saludos.

    ResponderEliminar
  56. ººº
    Gostei deste registoooo...

    Abraço

    ResponderEliminar
  57. uma visão perfeita de algo que faz parte do nosso quotidiano

    ResponderEliminar
  58. Hierro sobre piedra y madera.



    Muchas gracias por esta reposición.




    (mañana volveré a tus 'dos' espacios Ñoco)





    Otro beso.

    ResponderEliminar
  59. Beautiful
    work
    thank you for sharing

    ResponderEliminar
  60. Has puesto la música....

    ResponderEliminar
  61. Cuando ya estaba a punto de dejarme salpicar por la sangre me dí cuenta que los pesares no manchan...sólo duelen.

    VolvOretas sadidruta.

    ResponderEliminar
  62. De alta categoria una vez más , esta entrada. Me provoca cierta ternura,ese niño que nos describes y con el que nos identificamos en algunos aspectos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  63. This is so nice, I really like the blurred vignetting.

    ResponderEliminar
  64. hermosa imagen y un buen texto y mi café mientras te leo con esa bella música, qué más, besos

    ResponderEliminar
  65. Me ratifico en todo lo dicho, oye, te hago una propuesta:

    Localiza una via, yo pongo las monedas ;)

    No creo que nadie se atreva a reñirnos jajajaja

    Este post, me encanta, hace que mi pulso se acelere al ritmo del tren.

    Sin embargo el final, el final...

    alou
    miños :)

    ResponderEliminar
  66. tu fotografía me encanta, pero hoy me cautivó la poesía. me trajo los recuerdos de niño cuando hacía lo mismo. fue bello el recuerdo, como verlo reflejado en tus palabras

    ResponderEliminar
  67. quero agarrar estas palavras...estás cada vez melhor...estou verde!!!!ehehehe, um abraço :)

    ResponderEliminar
  68. Mientras leia el bello relato tenia el corazón en un puño,pero ya vi el desenlace y pude respirar tranquilo.La fotografía muy bonita. Un abrazo

    ResponderEliminar
  69. Puedes entender que en ocasiones me dé un poco de miedo a entrar en tu blog?? Sí, sí, es por si me encuentro algo como esto ... no sé hasta que punto lo he entendido pero lo que sé es que me deja con una tremenda sensación de desolación ... que me hace sentirte lejano y cercano a la vez.
    Abrazos, Ñoco!!

    ResponderEliminar
  70. Bonito post...seguro que vuelve a la via y recuerda.

    ResponderEliminar
  71. Hay una parte nuestra que nunca deja de ser un niño.

    ¡Qué bien sabes describir las sensaciones y los sentimientos, Ñoco!

    Un beso. Elsa

    ResponderEliminar
  72. Gran relato y foto !! Salut!!!

    Francesc, Barcelona

    http://balapertotarreu.blogspot.com

    ResponderEliminar
  73. Un cruce de caminos que augura cambios.
    saludos

    ResponderEliminar
  74. Muy buena la fotografía, con un procesado que le queda estupendamente...e intenso texto¡ No me cansaré de decirte que es un placer leerte. Un cordial saludo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  75. yo también puse una vez una moneda en una vía y quedó aplastada tal y como lo describes, je, creía que te lo había dicho ya con un comentario pero no lo veo, así que debe ser que solo te escribí en mi imaginación, jaja ahora lo hago de manera más real/virtual, pero siempre, de cierta manera, cercana :-)

    ResponderEliminar


...........................
· algial@gmail.com