24/4/12

515 - Leyendo en el tranvía





Subí. Había echado una rápida carrera hasta la parada. Lo había visto venir y también vi la parada. No era cuestión de perder esa oportunidad. Ya desde lejos me había enamorado de sus formas, de su color.  Color taxi New York, creo recordar, ¿o era de madera bruñida, bien barnizada? La memoria es de cristal. Frágil. Y la luz la atraviesa llevándose los recuerdos almacenados. Hablo del tranvía. Debo precisarlo. Amarillo. Ese color, supongo, es el que tenía, ¿o era madera?

No recuerdo bien, tampoco, mi actuación ante el conductor-revisor. Es probable que le haya dado un billete válido para diez desplazamientos, algunos de ellos ya consumidos. No. No recuerdo. Tal vez fuera una tarjeta magnética. Debiera recordarlo… pero no.

Me senté en el lado derecho, en la dirección de la marcha, que parecía tener mejores vistas. Me senté donde estaba la gente, y al tiempo que lo hacía, tomé un periódico que alguien habría dejado  allí por descuido, o a propósito, para que otra persona pudiera entretenerse. La República. Eso lo sé al ver la foto, no es que lo recuerde. Me gusta la república.

Ensimismado, no percibí que mis compañeros de viaje me miraban con interés, con un cierto descaro. Tal vez estuvieran dándose cuenta de que no sabía italiano. El caso es que hacía intentos por comprender lo que le pasaba a ese país que tenía un pequeño dictador. Pequeño de estatura física y pequeño de estatura ética. No me cabía en la cabeza.

De vez en cuando echaba alguna mirada a las curiosas lámparas del autobús. No, no. Del tranvía. Iluminaban el interior de una forma incierta, compitiendo con un recién nacido sol primaveral. Un cinco de abril es primavera. También lo sé, la fecha, por la fotografía. Resulta que las fotografías tienen más memoria que yo. Debo prestar más atención a esa foto, a los más nimios detalles, que alguno puede ser significativo.

Me dirigía a la Piazza del Duomo. Alguna cosa tendría que hacer allí. He rebuscado entre mis cosas y he encontrado algo. Sí. El post número 150, Dos niños en Milán. O sea, resulta que ya se va centrando mi memoria. Miro la foto con más detenimiento. La sorpresa es mayúscula. Ese que lee La República no soy yo. De hecho, no se me parece en nada. Supongo que él si sabrá leer italiano. ¿Cómo se habrá colado en mi memoria?  Lo que si es cierto es que estuve en Milán. Es indudable. Incluso escribí una breve reseña con algunos tópicos adornados con un tinte especial. Debían aparecer pero de otra forma, de una forma insinuante. Hasta recuerdo la foto de aquellos dos niños sentados en el bordillo. Curiosa foto. Eso creo.

El tranvía traquetea. Dos railes, paralelos, se van desplazando bajo sus ruedas. Por el aire, unos cables viajan en sentido contrario a mi mirada, cuando la asomo por las ventanillas. Los edificios se mueven, también, a los sones del tranvía. Algunos de ellos tratan de detenerse para que pueda observar mejor su belleza. Una belleza arquitectónica fuera de toda discusión, realzada por los brillos de un suelo recién regado. Blancos y negros de un neorealismo italiano. En las aceras, algunos mendigos duermen la soledad de tempraneros viandantes, al abrigo de lujosos escaparates. Su soledad, la de los mendigos, sólo es aparente. Tienen su mundo propio, uno que jamás llegaremos a comprender… o no nos interesa. Tampoco comprendemos nuestra soledad.

Los turistas han madrugado. Tienen que llenar la Piazza cuanto antes, para desalojar a las palomas,  competir con ellas por el suelo. Los japoneses ya están disparando sus cámaras. Disparos incruentos. 

Voy hacia allí. Muy a mi pesar, soy un turista, uno de ellos, también. Eso creo, ya que no soy milanés. Eso si que es una certeza.

Leer en un tranvía es una hermosa forma de recordar que el día del libro es todos los días del año. ¿Del libro?.... mejor, de la letra impresa.



*
515·CR152·120424 · Leyendo en el tranvía ©2012  
708080405-C5472-Milán-Tranvía-w ©2008
link: Dos niños en Milán
*

54 comentarios:

  1. Una escena de esas que merece la pena eternizar con una buena foto.
    Lo has conseguido plenamente.
    Enhorabuena.
    Me gusta como las luces entran por las ventanas y lo inundan todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Trenes y tranvías dan mucho de si. Y si eres tú el que recoge la luz, las miradas, el momento, los brillos..pues más dan.
    Un placer, querido Ñoco

    La República, letra impresa sólo?

    ResponderEliminar
  3. ¿El libro electrónico no está incluído? ¡Sí!
    Si vuelvo yo a Milán, en vez de bici (¡mira que hay bicis en Milán!) cogeré el tranvía. Por los faroles.
    Perdona la frivolidad. No me siento capaz de estar a la altura de´l magnífico texto.
    Es mejor que me calle y lo relea despacio, como si fuese en ese tranvía

    ResponderEliminar
  4. Las lámparas son copas invertidas de sostener cervezas caídas.
    Por lo demás...viva la república...
    ;DL.A

    ResponderEliminar
  5. Un 10!!!

    luego vuelvo...

    ...ya sabes tu, que yo soy como Colombo ;)

    ResponderEliminar
  6. "llevándose los recuerdos almacenados" Yo creo que tus recuerdos expresados en este bello texto, están muy, pero que muy bien almacenados...

    Qué forma tan precisa a la vez que preciosa de celebrar leyendo en el día de la lectura o del libro, que por el contrario debería ser todos los días, como tú bien dices...

    La foto de los dos niños sentados en el bordillo me ha traído "recuerdos" pues recuerdo que empecé a seguirte por aquel blog, entraba tímidamente, me apabullaban tus fotos y tus letras impresas...

    Besicos escritos.

    ResponderEliminar
  7. Feliz día del libro, Ñoco...feliz día a todos los "leones", mis hermanos. Un beso grande

    ResponderEliminar
  8. Los recuerdos suelen dejarnos la esencia de aquello que percibimos en su momento y el tiempo quiere almacenar vete tu a saber en que parte. Algo como lo visto en la fotografía no puede ni debe caer en el olvido. Al menos, yo no lo olvidaré y eso que cuando subí al tranvía, nadie leía el periódico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Gracias, me ha gustado leer esto, no sé porqué,...pero me ha resultado muy apacible...; serán esas extrañas luces del tranvía...

    bonito relato de un recuerdo "escapista"
    (suele gustarle a los recuerdos escaparse..., son un poco gatos).

    Gracias por algo tan sencillo y tan hermoso como el recuerdo de unos minutos ¿de lectura? en el día de mis queridos libros.
    Beso
    Felisa

    ResponderEliminar
  10. Me gusta el olor, el tacto, el chuparme el dedo para pasar las páginas...ya sé que los tiempos...que las tecnologías...que el peso...que las gaitas suenan y las flautas tb...pero yo... jo, si no fuera por los árboles...

    Buena historia para ser "¿Improvisada?" Ja.

    b9b

    ResponderEliminar
  11. Me gusta leerte, siempre te dije que un blog no era lugar para tus escritos, mejor la letra impresa.
    Besos bOLO.

    ResponderEliminar
  12. tres belle photo et j'aime beaucoup la lumiere qui tombe dans le bus

    Publicity ;o) Every Friday (and the Weekend), The Challenge "Walk In The Street Photography"

    ResponderEliminar
  13. La memoria, siempre la memoria.
    Casi se me olvida... de hecho se me olvidó ayer, regalar un libro a mis amig@s!!!!

    Prefiero que se celebre "el día del libro" a otros días.
    Lo envuelvo !! recíbelo !!

    Esa foto del tranvía con luz de recuerdos encontrados es una joya que acompañada de un texto improvisado/acertado, la hace apetitosa. Como siempre !!

    Ps i As

    ResponderEliminar
  14. He de confesarte que no te seguía en ninguno de tus dos blogs aunque si que es cierto que recuerdo haberlos visitado en su día, he vuelto hace poco por aquí y he de decirte que he disfrutado navegando por ambos dos. Estupendos trabajos y este por cierto me ha encantado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Me gusta mucho la fotografía, tanto por su composición, la captura desenfadada y lo exquisito del contraste.

    p.d. También soy de letra impresa, hasta que me acaben venciendo.

    ResponderEliminar
  16. Magnífica semblanza detallada hasta en los más nimios detalles.
    Me gusta¡
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Una tipica escena entre compañeros de viajes en tranvias...compañeros que no conocemos ..pero que incomodan con sus miradas descaradas y con cierto temor....miradas que llevan a juzgar y analizar gratuitamente un aspecto o un singular turista del cual incredulos se sienten como si les quitaramos una parte de sus aburridas vidas...me recuerda mucho a lisboa..recuerdo escenas parecidas a esta.....los tranvias tienen muchas historias que nos saltamos a la ligera...pero que tiene su logica a la hora de analizar la estupidez humana...no todos lo son...desde luego y afortunadamente....buen post ñoco...un abrazo y cuidate

    ResponderEliminar
  18. Me queda el consuelo de que los lujosos escaparates sirvan para dar abrigo a los mendigos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Los viejos tranvias son muy fotógenicos y te contagían su talante de supervivientes calmosos.

    En tu tranvía convive la luz tenúe de las lámparas con la del sol que viaja en las ventanas. También lo que ocurrió y lo que pudo ocurrir.


    Me gusta esa carambola a tres bandas del hombre que lee, el que encuadra y los que observan.

    Me gusta la República.

    Y claro que recuerdo a tus niños milaneses. Una muy buena foto.

    Y entre muchas cosas que me atraen de este post y me tocan me quedo para enmarcar con este fragmento de tu texto:

    "Su soledad, la de los mendigos, sólo es aparente. Tienen su mundo propio, uno que jamás llegaremos a comprender… o no nos interesa. Tampoco comprendemos nuestra soledad"


    Un abrazo, artista, estás que te sales.

    ResponderEliminar
  20. Los pasajeros encuentran los recuerdos en el periódico abierto ante ellos, aunque algunos se hallan ya perdido e ignoren cual es la parada en la que tendrán que bajarse definitivamente.
    Salud_os de Mnemosine.

    ResponderEliminar
  21. Leer en el tranvía, o en la barrao mesita del bar, frente a un café, en un banco del parque, en el sofá de casa... es igual, pero cada vez es menos frecuente leer letra impresa. Ahora encima llegan los libros electrónicos...

    ResponderEliminar
  22. Saludos de USA.
    nOCO querido. Como siempre, la
    photo es tan real y preciosa.
    Claro que todo el mundo leia o
    lee en el tranvia.Un medio de transporte "sugeneris" (Se es-
    cribe asi?)Pienso que pasaban
    cuarto de hora y los que via-
    jaban en el, eran como una
    gran familia, se veian todos
    los dias a la misma hora. Re-
    cibe este pequeno libro vir-
    tual con todo carino. Gracias
    por hacer trabajar mi memoria.
    Un abrazo apretado.
    Love.
    Cotiti.

    ResponderEliminar
  23. De las palabras que llenan, del circo de las letras..... bonita entrada para el día del libro. Un beso

    ResponderEliminar
  24. Que mejor que hacer fotos para acordarse bien de las cosas, de aquel dia, aunque hay recuerdos que permanecen como fotografias en el recuerdo.
    Muy buena idea cojer el tranvia. Muchas gracias por tus aportaciones a mi blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Buenas noches, Ñoco:

    Recuerdo esta fotografía de los 'amigos' sentados en el bordillo, ajenos al mundo de los mayores. Pensé que la bella japonesa miraba –pensativa- a los niños, mientras el guía hablaba.
    El BMW, pasaba demasiado cerca, ¿no?. Los pequeños estaban cansados de tantas horas en la calle y tantas explicaciones de cosas que no entendían. Uno de ellos ya cabeceaba.

    Saludos.

    P.D.: A la señora del tranvía no le hizo gracia que te llevaras su imagen. Al señor de al lado le daba lo mismo. El lector, solo estaba interesado en la prensa. Y la joven del fondo inmersa en sus problemas ni se había fijado en ti.
    Las lámparas parecen copas ...para cava.

    ResponderEliminar
  26. Día da letra impresa, sobre papel... Ou sobre a parede, ou nun folio, ou na servilleta do bar da esquina...

    Gustoume a historia. E a foto. E as caras de curiosidade voltas cara ao home que le o xornal...

    En fins! BQÑSMTS

    ResponderEliminar
  27. Buen homenaje para el día del libro. Y la foto también.
    Salu2

    ResponderEliminar
  28. ¡¡Sí que estás bueno tú, ÑOCO!! jajaja vaya despiste traes contigo... obviamente nada más mirar la fotografría supe que tú jamás podrías ser el que lee el periódico porque si no no podrías hacer la fotografía, así que esos dos pasajeros sí, te miran mientras la disparas y seguro que pensarían... ¡¡mira que curioso este turista, no parece japonés y está sacando fotos aquí dentro!!:-)


    Mmmmm meeencantan los tranvías, siempre que voy a la Coruña me subo en él... y también en Portugal, no sé en que otros sitios cerquita siguen circulando, pero tienen un encanto especial... supongo que son los hermanos urbanitas de los trenes, pero con el saborcito rico a antiguo... sí justamente a esa madera de la que hablas ¿has hablado de madera verdad?:-)



    Muaaaaaaakss grande y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  29. Una interesante foto para ilustrar un buen texto, hay ocasiones que merece ser turista para poder captar momentos como el de esta foto, por cierto un buen juego de luces y sombras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Magnifica foto, un abarzo desde
    Murcia..seguimos...

    ResponderEliminar
  31. Has captado un momento irrepetible cotidiano para muchos pero que para ti se convirtió sin duda en algo especial. Magnificos texto y foto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Ya encuadrando los robados se ve que tienes una practica del quince, claro que esta vez tambien hay que aplaudirte que has cuidado el procesado y te has esmerado en cada detalle. Asi me gusta. De nota.

    La verdad es que bien se podria escribir una historia con la toma, cada cual a su bola y solo uno que lo mira todo.

    Yo la hubiera titulado "La República" ;)

    alou
    sil
    es

    ResponderEliminar
  33. Dicen que las paralelas se juntan....allí, en algún punto del infinito

    ResponderEliminar
  34. Eso, de la letra impresa. Lo importante es leer, lo que sea. Yo siempre llevo un libro encima, para los momentos perdidos, como les llamo yo. Una foto preciosa y mundada, ÑOCO LE BOLO. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Me encanta la foto, y leerte es un placer.. Yo prefiero la letra impresa,, pero reconozco que para ir en el metro es mejor el libro digital y desde hace un par de meses lo utilizo cuando voy en trasporte publico...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Qué gran homenaje, qué gran acierto, qué gran entrada
    Maestro PdC
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  37. Clear and crisp images; I like your style of photography :-))
    All the best.
    Lis

    ResponderEliminar
  38. Que buena fotografía Ñoco! Me gusta mucho la luz que has captado, así como las expresivas miradas de los viajeros.
    Un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  39. belíssima entrada, e homenagem à letra, impressa ou não.
    e a foto? feita de todas as luzes desse dia, suavizada pelas "curiosas lámparas del autobús"...

    ciao compañero

    ResponderEliminar
  40. LLego tarde, el dia del libro o la letra impresa ya pasó, como tal dia. Pero todo los dias del año deberian ser dia del libro. Yo debo reconocer que desde que tengo el blog, leo menos, pero es una de las cosas que más me gusta y disfruto junto con la fotografia. Menos mal que de vez en cuando tu nos dejas algo para leer y disfrutar!
    SAludos.

    ResponderEliminar
  41. Que maravilla de foto y de texto, genial. Abrazos ñoco.

    ResponderEliminar
  42. Llego tarde... Remei me trajo aquí.
    Buen homeaje a esa letra impresa que tiende a desaparecer...Yo leo, me gusta el libro de papel :) Estos días ha tocado "El mauscrito de piedra".
    buena foto...Una escena real como la vida misma.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  43. Genial imagen costumbrista
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  44. Preciosa foto con una deliciosa perspectiva y exquisita luz. Realmente transmite agradables sensaciones este antiguo tranvía con esas deliciosas lámparas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. En la letra impresa todas las soledades tienden a desvanecerse, en esta torre de Babel que se ha convertido el mundo la pieza del puzzle que se presta a interseccionar los espíritus de todas las latitudes en cualquier punto del planeta es el libro.
    Saludos artista!!!

    ResponderEliminar
  46. Hola, Ñoco

    Sorprendente y fresco relato, en las que en pocas líneas me has hecho sentir que viajaba en ese tranvía camino a la Piazza de Milán.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  47. Shade that I don't understand your text, but the foto is great.
    Greetings
    orvokki

    ResponderEliminar
  48. Dice Punset, Eduard Punset, algo así como que de todo lo que miramos el cerebro sólo se queda con lo que le interesa ¡a saber!
    Aquí, en concreto, a mí me sale del cajón de la memoria un ¡Viva la República!, con mayúsculas y en negrita.

    BsoT.

    ResponderEliminar
  49. que bueno como siempre...bunita foto.

    ResponderEliminar
  50. estou com saudades!!! é uma ausência muito grande :( só espero que esteja tudo bem consigo, um abraço :)

    ResponderEliminar
  51. Espetacular! Sem mais comentários! Abrazo

    ResponderEliminar
  52. belle photo .. comme dans la vraie vie...:)))

    ResponderEliminar


...........................
· algial@gmail.com