15/2/15

665 - Smartphones




La primera por la izquierda, Aliet, es cajera de una tienda de zapatos. Hace el turno de la mañana y por la tarde es reponedora en una cadena de alimentación. Vive en un apartamento con dos compañeras, en las afueras de la ciudad. 

La segunda, Cathelijne, trabaja en una peluquería de vanguardia. Tiene un horario leonino. Dispone del tiempo justo para comer. Llega a casa muy tarde. Su novio también. Es otro explotado.

La rubia, Florieke, trabaja en una tienda de moda. Hace de todo. Lo mismo está atendiendo a clientes que recogiendo prendas sueltas o cobrando en caja. A veces, dentro del almacén, tiene que cargar con pesados fardos. Tiene una pequeña Florieke, de dos años, que cuida su hermana.

La última, Anne-Marije, la que vemos más cerca, es bancaria y opositora. Se pasa las tardes en la biblioteca cercana preparando sus oposiciones, después de salir del banco donde realiza un trabajo rutinario y aburrido que no le gusta. Está licenciada en ciencias económicas.

Se conocen entre sí debido a que todas y cada una han frecuentado los establecimientos en los que trabajan las otras. Ese conocimiento terminó derivándose en una amistad que les ha llevado a sincronizar sus horarios para comer juntas y compartir un rato de asueto en un banco del parque cercano, cuando hace buen tiempo, o en una pequeña cafetería de Prinsengracht, a orillas del canal, los días lluviosos.

Lo que más me llamó la atención del grupo es que ninguna tenía, o parecía no tener, un smartphone. Ese detalle me incitó a acercarme para preguntarles por esa extraña circunstancia. Se echaron a reír, a coro, y me hablaron de sus ‘estatutos’. Y Aliet me enseñó una copia. Los puntos clave explicaban que era una comunidad con el objetivo principal de comer juntas y disfrutar de esa comida sin interferencia alguna.

Me permitieron hojearlo. Yendo al grano, el artículo 6 decía que desde quince minutos antes de comenzar a comer no se podrían usar teléfonos. El artículo 7, que durante la comida, estimando un tiempo de media hora para el efecto, tampoco podría usarse el teléfono, ni siquiera tenerlo a la vista. El artículo 8, y ya se puede adivinar, que quince minutos después de terminar de comer tampoco se podrían utilizar.

Si en los cinco primeros artículos se detallaban fines y principios, en los otros se pormenorizaban las actividades alternativas. Antes de comer, por ejemplo, se dedicarían a hablar de sus respectivos trabajos y anecdotario relativo a los mismos. Durante la comida, se emplearían en hablar de temas más personales. En los minutos posteriores a la comida se dedicarían a la reflexión o a un ligero sesteo. Debían estar relajadas para reincorporarse a sus trabajos.

Fue un placer verlas tan concentradas en ese acto tan personal e íntimo como es una comida, una comida de amigas de verdad. Ni se me ocurrió la idea de pedirles su número de teléfono.


Por supuesto que les robé la foto… pero eso fue antes de tener la ‘conversación’.


· · ·
665·CR231·150215 · Smartphones ©2015  
713'130607-250-Amsterdam-tentempié-©2013
· · ·

59 comentarios:

  1. Eres un crack del número 7, ese el de la suerte, sí. Te he leído con atención. He mirado ese lujo de foto y me has hecho sonreír más de una vez. Y sigo sonriendo. GRACIAS.

    ResponderEliminar
  2. Tendríamos que tomar buena note de esos "estatutos" para evitar en lo posible el avance de la incomunicación, y el deterioro de los momentos personales. Muy buena foto y muy buen texto
    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. la circunstancia en la que me muevo, cada día, invita a la contemplación y disfrute del presente y futuro con permiso del pasado que por muy avanzado sea sigo en mis trece evitando un año más el empleo de máquinas como puertas que roban comunicación directa y la vida a cada segundo; eso sin contra la vista.
    Cómo ellas como y si a alguien le asusta que carezca de redes sociales al uso, también guasap y enredos que a lo único que conducen es a hacernos esclavos absolutos.
    Si necesito hablar con alguien marco su número y oigo incluso su voz y no se me hace extraño.
    Comer paladeando el alimento sin interferencias a ser atragantado. Un código al que se han tenido que hacer todas mis amistades, jefes incluidos: No estoy para nadie.
    Hacen muy bien, ya somos seis.

    [Lo único malo que veo ahí, es la porquería que están comiendo y no es por despreciar. Más les valdría estar a buena mesa por encima de cualquier obligación pues alimentarse de forma frugal todos los días degenera en problemas a medio plazo]

    Estupenda fotografía, da gusto

    ResponderEliminar
  4. Creo que es una decisión muy acertada.
    Las inferferencias "moviles" se cuelan por todos los rincones. No está mal ser un poco combativo y darle de lado, al menos, en ciertos momentos.
    Un fuerte abrazo, ñOCO.

    ResponderEliminar
  5. Muy bonita instantánea con un relato estupendo para acompañarla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Voy a intentar aplicar esos estatutos en casa, si me dejan...
    La foto es una maravilla y estas entradas son las que más me gustan...¡y lo sabes!
    Salud, maestro y muchas gracias, también sabes por qué.

    ResponderEliminar
  7. Magistral fotografía y explicación, enhorabuena.

    Un saludo, Ángel










    ResponderEliminar
  8. Un ejemplo a seguir por tod@s. Bien pillada esta toma que le va de lujo el b/n aplicado. Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Sin duda y leyendo el texto se aprecia que tienen las ideas muy claras, la foto un buen robado, sin distraerlas para nada, la edición en B&N muy bien elaborada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. La fotografía es magnífica y corrobora tu relato lo que, de algún modo, justifica las ilusiones que algunos aún tenemos de que el bípedo implume sobrevivirá como raza medianamente inteligente.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  11. I like their way to take a lunch break :)
    And I really love to see a picture of people without that darn phone in their hands.
    Today it's almost impossible to ask people something, because they are always busy with their phones.
    The people behind them are also chatting without phones :)
    Love that picture!

    Big hug
    【ツ】Knipsa

    ResponderEliminar
  12. La foto es un buen retrato robado a los que nos tienes (mal)acostumbrados pero el texto ¡qué bueno, ñOCO! Por fijarte en la falta de teléfonos, por atreverte a preguntar, por apuntar y recordar los datos, en fin, todo él. Algo que se saca en claro es que en todas partes cuecen habas: horarios leoninos, poco sueldo, trabajo rutinario ¿España? no con esos nombres, más bien Holanda o Bélgica ¿yerro mucho?
    Salu2

    ResponderEliminar
  13. Lo leí ayer ya, y la primera impresión permanece; hace mucho tiempo que no leía algo que me hubiera gustado tanto leer, y que no veía una foto que me hubiera gustado tanto ver.

    Sin sombrero, y reverencia: mil enhorabuenas ñOCO; gente real que realmente mueve el mundo, y por fin encuentro un blanco y negro que me gusta a rabiar:)

    uN BESO

    ResponderEliminar
  14. edificante, ilustrativo y casi increible para los tiempos "movilizados" que corremos.

    ResponderEliminar
  15. Ellas salen ganando, porque los telefonos alejn mas que acercan a las personas.

    ResponderEliminar
  16. Aparte de que el robado es perfecto (o no es robado, claro) y el texto más que ilustrativo. Me has recordado mis comidas de los jueves en la sala de profesores, cada una con nuestro taper y al microondas, luego nos sentamos y nos damos cuenta que los móviles se han quedado en las respectivas clases... no es un acuerdo escrito, pero bien podría convertirse en uno... lo propondré.

    B9B

    ResponderEliminar
  17. Sensacional história, como para escribir una novela o un guión cinematográfico. La imagen es extraordinária, con un B/N impecable!.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  18. La foto soberbia , esos contrastes que consigues son de lujo .... la escena de lo mas descriptiva y el remate con el texto ... perfecto ....

    Un alivio contemplar la escena, te das cuenta que no se ha perdido todo el sentido común .... de momento

    PsiAs

    ResponderEliminar
  19. Que entrada más buena.
    He disfrutado realmente con esta historia, porque encima es real.
    La foto me encanta.
    Gracias Ñoco por recordarme que no todo está perdido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Cuando estas viendo el Mar Cantábrico y viviendole, cuando en cinco minutos desde tu casa pisas la nieve y la hojarasca, cuando vas a la playa y oyes el rugido del mar todo te puede parecer normal, pero es fuera de lo común. Tus entradas son geniales, Ñoco, como nuestra tierra. me encanta volver a visitarte aunque sea breve.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  21. Muy buena edición en blanco y negro!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Me encanta la foto y por ssupuesto taambien los estatutos implantadados

    ResponderEliminar
  23. Me parece una comunidad inteligente, sólo hay que ver sus estatutos, que apruebo totalmente. Lo que no comprendo mucho es eso de comer en un banco, claro que siendo española es lógico que asocie comida con mesa, mantel y sobremesa (bueno en mi caso más siesta que sobremesa:).
    Me gustó la historia. Espero que les vaya bien, que sigan disfrutando de su amistad y que los tiempos mejoren en los aspectos laborales (aunque esto más o menos es una utopía, ¿no?).
    Le sacas muy buen partido a las fotos.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Relaxed and at the same time a nice image. You've taken a great moment.
    Hugs.

    ResponderEliminar
  25. La foto habla. A mi me transmite dolor, tristeza. Esos pies desnudos y magullados de estar de pie, pelo descuidado, ropa de batalla, comida en plástico, un banco en la calle. A pesar de la explicación, todas parecen ensimismadas en sus cosas, no hablan y parecen tristes y cansadas. No veo esperanza en ellas.
    Claro que un instante sólo refleja eso...un instante.
    Abrazos ñoco !!

    ResponderEliminar
  26. Se han guardado el smartphone, bien... perooo...

    ¿ De verdad has descrito una comida de amigas o una reunión tan fría y programada como si estuvieran en esos trabajos tan rutinarios y horribles que has descrito? nada, a mi me parece que entre estas chicas no hay anda que las una..fíjate en sus miradas, miran la comida, miran de frente, miran sus cosas o miran a lo lejos pero... no se miran en entre ellas..
    No, no me gustan nada sus vidas...

    Pero la foto, la foto ÑOCO está llena de vida eso es indudable y tu historia ha hecho una peli completa ;-)


    Un beso muy muuy graaaande ... ( yo tampoco tengo smartphone .. ni lo tendré jamás, me gusta hablar y mirar a la gente que está conmigo;-)

    ResponderEliminar
  27. Habría que robar también esa actitud o fusilar sus estatutos cual espía, ya apenas se habla, si acaso por aquí, o por allá.

    Un abrazo casi real.

    ResponderEliminar
  28. loved the way they are sitting :)

    ResponderEliminar
  29. Creo en la capacidad decisoria del ser humano para conseguir propósitos positivos y no interfirientes.
    Magistral toma y texto narrativo, artista
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Esto que nos cuenta tu historia se ha perdido por completo y me alegra que aun queden sobre todo jóvenes que lo llevan a cabo. Es una lastima que la amistad se trasmita a través del teléfono y no seamos capaces de hablar cara a cara como toda la vida. El teléfono no tiene emociones y mucho menos si son mensajes, dan lugar a malos entendidos y no es nada cercano. Yo de momento prefiero seguir como toda la vida en la medida de lo posible...es complicado!
    El pillado es genial!
    SAludos.

    ResponderEliminar
  31. Al buen observador con una toma le basta para saber tanto de las personas que encuadra.


    Me gusta que ellas sigan ajenas al “mirón”, concentradas en su refrigerio y sin más interferencias técnicas que sus conexiones neuronales.

    Me encanta conocerlas más a fondo de tu mano, Ñoco, y tengo la esperanza de que pronto sean legión las/los jóvenes que además de sobradamente preparados, explotados, ninguneados, empiecen a tomar las riendas y a redactar estatutos como éste del que me hago fan y apologista desde ahora.

    Ya sabes que me chiflan los robados callejeros que cuentan alguna historia, y si encima el narrador y fotógrafo tienen talento y encanto, pues ni te cuento.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  32. Oh, que bello sueño... Porque la realidad es mas prosaica. No es posible que cuatro personas, en todo el mundo, sean capaces simultaneamente de desconectar sus moviles durante media hora.

    Es imposible.

    No te creo, amigo.

    Es, sin duda, un bello sueño

    Un abrazote

    ResponderEliminar
  33. Es curioso, antes de leer la historia, la foto transmite dentro del silencio, una complicidad implícita.
    La foto es sensacional, has hecho un gran retrato de un gran momento. Y la historia, no tengo mas que agradecerte la oportunidad de escucharla, es bella y tierna dentro de la dureza de las circunstancias.
    Supongo que para ti fue una bonita vivencia.
    Enhorabuena.
    Un beso

    ResponderEliminar
  34. Voy a intentar hacer lo mismo en mi casa, si veo que es posible, lo intentare también con amigos, muy buen robado.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Antes tenía una vieja costumbre, cuando estaba comiendo no cogía el teléfono si sonaba. La costumbre la perdí, queda claro que tendría que haber redactado unos estatutos...

    Muy buena tu perspicacia, como siempre!!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  36. La foto es estupenda, fresca, espontánea, captada en el momento justo y con ese blanco y negro tan bien logrado en sus contrastes.
    La historia otro tanto, fue interesante conocer esos estatutos que preservan una comunicación como se debe... y una comida sin interrupciones.

    Abrazo, Bolo.

    ResponderEliminar
  37. Creo que deberíamos aprender todos de sus estatutos.

    Estupenda historia, Ñoco.

    Buen finde.

    ResponderEliminar
  38. Interesante, ñOCO...pero ¿No te parece una pena escribir normas respecto al uso del móvil cuando realmente deberíamos hacer lo que en ellos indican sin necesidad de ponerlo por escrito?
    Besos,
    La foto me encanta!

    ResponderEliminar
  39. Ñoco, me dejas anonadada con tu historia, tan sencilla, y tan "simple" como una simple comida, pero llena de todo el significado del mundo. Chapeau. Me encantó sacar un ratito para volver a leerte.

    ResponderEliminar
  40. Una foto preciosa y que parece de otra época, a lo que le ayuda tu magnífico procesado en B&N. La historia muy interesante, fiel reflejo de la realidad!

    ResponderEliminar
  41. El no come es porque no quiere...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  42. Excelente la historia que nos cuentas sobre la imagen que me gusta mucho. veo que no solo tienen en comun el no llevar movil en ese instante, algo casi inauito hoy en dia sino que además trabajan las 4, cosa muy rara tambien en los tiempos que corren...buen trabajo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Un lujo de fotografía, una urbana fantástica y mejor aun con la historia de los personajes. Me encanta la presentación que has hecho de la escena.
    Un beso Ñoco.

    ResponderEliminar
  44. Quiero vivir así...
    Eres... no hay palabras amigo, no las hay para elogiarte.
    Besos.

    ResponderEliminar
  45. Como siempre es un verdadero placer pasear por tus blogs, que por desgracias últimamente el tiempo me lo impide y que espero solucionar en breve.

    Te felicito por tus bellas publicaciones, me despido con un fuerte abrazo y un hasta muy pronto.

    ResponderEliminar
  46. Creo que Aliet lo está buscando en el bolso eh?
    Oye me encanta la foto, es tan natural...
    Un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar
  47. Que crack. Tu, que no ellas. Bueno, ellas también.
    Nosotros, nuestro grupete de amigos también tenemos unas normas parecidas. Se agradece de vez en cuando desconectar del todo. Aunque sean unos minutos. Eso es un mundo para algun@s.
    Genial, ñOCO .... g-e-n-i-a-l
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  48. Qué bueno, Ñoco! qué imaginación! me acabo de echar unas risas a costa, sobre todo, de los respectivos trabajos. Media hora para comer no da ni para respirar entre bocado y bocado y como este detalle sí que puede ser real las felicito por no tener ningún teléfono en las manos, cosa que aquí sería al revés.

    Me gusta mucho la foto.

    tD1b.

    ResponderEliminar
  49. Los teléfonos móviles nos han quitado y robado la capacidad de socializar y de estar un rato ameno con nuestros amigos y seres queridos.

    Nos hay implantado un chip de comunicación que lo lelvamos en las manos o en nuestros bolsillos.

    Bella foto

    Saludos

    ResponderEliminar
  50. esto es como una fuga de entendimientos y capYthales.... solo que la imagen ha valido lo que millones de palabras, todas sobrantes.

    Un acto poético que solo una cámara (¡y su 'camarista'!) saldará como sublime, Ñoco

    abrazo

    ResponderEliminar
  51. Me ha encantado la historia ñoco, vaya morro que le echas, jjj...
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  52. Buenísima entrada!!!...tanto por la fotografía, la cual me encanta, como por la singular historia que nos relatas!!!

    Es increíble que haya que pactar el "no uso" del teléfono...en fin!!!

    Felicidades y un fuerte abrazo, Puntal!!! ;)

    ResponderEliminar
  53. Me encanta ese robado y el texto. En un principio pensé que era una foto de archivo de hace muchos, muchos años, de ese tiempo en el que la gente conversaba con palabras y no con los dedos en el guasa

    ResponderEliminar
  54. Los robados son deliciosos. Yo no tengo demasiado valor para hacerlos...

    ResponderEliminar
  55. Una bella historia la que hay detrás de la fotografía. Da bastante que pensar, pues en un tema muy de actualidad. Y es que el movil nos une y a la vez nos separa cuando caemos en sus redes.

    Un saludo.
    lafotografiadedaniellopez

    ResponderEliminar


...........................
· algial@gmail.com