7/2/16

702 - Ciclista en rosa



Había sido un día aciago, el que precipitó los acontecimientos, tal vez el más aciago de estos últimos tiempos. Una vez más discutió con su marido, que venía estando de muy mal humor debido a sus problemas con esa amante, que él no sabía que ella sí sabía, que tenía en el barrio más cercano. Siempre detectaba esos malos humores. Él era muy… transparente. Y ella, muy perspicaz.

Sí. No había sido un buen día. Su hija, con ese novio de dudosa catadura, llegaba siempre a casa cargada con problemas que a ella, como madre, le abrumaban sin que pudiera encontrar solución alguna para quién no aceptaba soluciones.

Y su hijo… empezaba a ser carne de presidio. Compañías y malos hábitos le habían llevado a una senda de difícil salida.

Salida… Eso. Eso era lo que ella venía buscando.

La mañana era fresca y soleada. Ese sol, en poco tiempo, convertiría el día en esa maravilla que esperaba y necesitaba. Recorrería todos y cada uno de los canales ¿como despedida?. Se detendría en la Plaza Rembrandt a desayunar chocolate con crepes y luego tiraría la bicicleta a un canal cualquiera.  No sería más que otra bicicleta de las muchas que cada año se extraen de los canales.

En la Estación Central recogería una maleta qué, con todo lo necesario, tenía consignada desde hacía muchos meses. Y allí mismo, tomaría un taxi hacia el aeropuerto. Y estaría… volando hacia una de esas islas a las que todos desearíamos poder ir.

Su trabajo en una entidad bancaria… ¡que harta estaba del banco!, le había servido para organizar, paulatinamente, una provisión de fondos, no muchos pero los suficientes, para ir tirando durante un largo tiempo. Y mientras tanto, su dominio de tres idiomas, y el suyo propio, le ayudarían a hacerse un hueco en esa isla tan turística y tan necesitada de traductores.

El plan era perfecto pero, en el aeropuerto, se dio cuenta de qué…

Y regresó a casa. De momento, solo había perdido una bicicleta pero ganado una infinitud en autoestima.

¡Y que bien le sentaba el rosa…!

Según me contó más tarde, tomándonos unas cervezas negras, su historia era mucho más compleja de lo que yo había escrito hasta ese momento. Le dije que con unas pocas líneas, todo el mundo entendería lo que le sucedía, a ella, y a cientos como ella.


Lo entendió, y me invitó a la consumición.



· · ·
702·CR250·160207 · Ciclista en rosa ©2016  
713'130607-221-Amsterdam-Ciclista en rosa-©2013
· · ·

44 comentarios:

  1. Igual descubrió que no todo estaba perdido y había encontrado el camino y la buena dirección, claro que para continuarlo tuvo que empezar por sacar la bici del canal.
    Que bien te quedan últimamente las fotos con bici por calles empedradas.
    Salud, maestro.

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones, es una foto con historia o una historia con foto... no importa, me ha encantado, Bolo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente, darse cuenta y demostrarse a uno mismo de que puedes sacar esa fuerza para acabar con todo, tal vez sea el punto de partida para cambiar de actitud y cambiar las cosas sin necesidad de huir.
    Muy fresca la fotografía. Una gran historia Ñoco.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Trabajo detestable, marido con amante, hija con novio poco recomendable e hijo carne de presidio ... ¿ de verdad se volvió del aeropuerto tan ufana como la muestras sobre su bicicleta vestida de rosa? ... salvo que además de todo fuera mascota perdida o hubiera olvidado que el día antes le había diagnosticado un cáncer terminal... si de verdad se dio la vuelta es que tiene rosa fucsia el cerebro dicho con todo el cariño o... votación de mártir ... la vida se ceba siempre con los más buenos ;)

    Pletórica, de verdad que has retratado a una mujer absolutamente exultante sobre la bici !!
    to mentira! lo que has contado de su vida ;)

    Más y más besos desde el otro lado del canal ;)

    ResponderEliminar
  5. Like this! Cool and chic!
    Ps: Thanks for your very kind comments on my photos :)
    Have a nice week!

    ResponderEliminar
  6. Pink color is nice (but I don't wear it). Lovely photo !

    ResponderEliminar
  7. Captada en el momento justo en el que, apenas superada la rasante, el camino del que proviene es un misterio tan grande como el que se abre ante ella. Por otra parte el color rosa va muy bien con su piel y su cabello y su actitud erguida en la bicicleta no parece que anuncie su intención de dar la vuelta.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Una trama compleja, tal vez más común de lo imaginable por muchos de nosotros.
    La foto me gustó mucho. Me parece, como sucede con otras tantas fotos tuyas, que es muy sugerente. Así que no me extraña que te inspirara esta historia. Porque intuyo, no sé si me equivoco, que primero es la imagen y luego las letras.
    La autoestima. Preciosa y maravillosa palabra que tenemos muy infravalorada.
    Con ella, no digo que todo sea posible, pero sí que queramos hacerlo posible y creamos en que así será.
    Un abrazo grande y enhorabuena!!!
    P.D: Sí que tengo blog. Si picas en mi nombre te lleva hasta allí. elrincondeneliagainblogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Se había dejado el pasaporte en casa!!!!!!!!!!!!!
    Perdida la ocasión.

    Me gustó leerte "más extenso"

    Besos de cristal.

    ResponderEliminar

  10. Uma foto muito bonita que esconde toda a dramaticidade da história de vida dela.

    Boa semana!
    Beijinhos.
    ❤ه° ·.

    ResponderEliminar
  11. Una foto muy dulce con esos rosas y la historia igual, incluso con final feliz.

    Feliz semana, Ñoco.

    ResponderEliminar
  12. Qué bonito es resistir i disfrutar de las buenas, y las malas cosas, cuando uno sabe que tiene una vía de escape.

    ...Y siempre hay una vía de escape.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Sorprendente el relato que acompaña a esa foto tan vital.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. La imagen es extraordinária, però el relato... maravilloso, digno de un buen thriller cinematográfico.
    Un fuerte abrazo amigo

    ResponderEliminar
  15. El rosa le sienta de maravilla, y combina muy bien con la cerveza negra.

    ResponderEliminar
  16. une histoire de vie ! le rose lui va bien
    et la photo est belle

    ResponderEliminar
  17. Estupenda fotografía y texto.

    ResponderEliminar
  18. Quizás se haya planteado una segunda(y última)oportunidad para todo, incluso opara regresar por el camino de vuelta y tomar ese avión.
    El futuro es una gran interrogación.

    Toda una historia con una estupenda fotografía llena de luz y color.

    Un abrazo, ñOCO.

    ResponderEliminar
  19. Estás haciendo una serie? Mira que me gustan las biciletas, pero los bolsos mucho más. Y el rosa. Sabes que el rosa es más caro que los otros colores porque nos gusta tanto a las memas como yo? Venía el otro día en el periódico. El mismo patinete para niño en rojo era como la mitad más barato que en rosa para niñas y así cazadoras, ropa de esquí, relojes, todo


    Me encanta la foto, la mujer parece tan cómoda en el mundo como en su propia piel. Es una foto de anuncio. Agusto con la vida :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Estaba ensayando lo que sería su gran escapada. Su espíritu, su sombra, ya iba por delante.

    Te dejo un beso, Ñoco.


    ResponderEliminar
  21. Hay muchas mujeres que se sienten como tu heroina, Ñoco, ¿qué mujer de una cierta edad no se ha sentido así en algún momento, atrapadas por los afecto?

    Por los afectos y algo más... tal como ella insinúa al narrador.

    Muchas mujeres consiguen mantener el equilibrio entre una mente libre y una rutina que ejecutan mientras vuelan.

    Pero no podrían mantener ese equilibrio sin esos pequeños oásis que se permiten como este paseo, una buena charla...una bicicleta en el fondo del Canal como deshago.

    Me hubiera gustado mucho verla partir al final de tu relato, pero también entiendo por qué no lo hace.

    Deberías escribir más, Ñoco, me encanta cuando lo haces, con el lujo añadido de una estupenda foto.

    La mujer parece iluminada por una luz especial. Los detalles en rosa centran la mirada hacía adelante, las sombras van quedando detrás a medida que avanza.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  22. A veces sólo un gesto basta para cambiar un destino. Sin embargo, viendo con la decisión con la que pedalea la mujer, cuesta creer que volviese a casa. Yo casi la imagino más en la isla... y en bicicleta.
    Abrazos, Ñoco

    ResponderEliminar
  23. Buena historia...pero no comparto el final.A menos que, como dijo alguien, la "señora Rosa" tuviera vocación de mártir. Definitivamente no entiendo porqué regresa.

    Sobre fotos...¡no sé nada! Tan sólo me gustan o no. Y la "señora Rosa" me gusta. Tan altiva como pensativa, en esa bici que parece en el aire suspendida...¡Y la sombra!
    No uso facebook pero si lo usara, y publicaras allí tu foto, pondría varios ¡ME GUSTA!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Pero el caso es que no se atrevió a dar el paso. No me ha gustado el final de la historia:) debería haberse exiliado de su hogar... Más que nada para servir como ejemplo a otras...
    Besos
    p.d. Eres buen contador de historias.

    ResponderEliminar
  25. Me gusta mucho esa foto, por su encuadre vertical y su punto de vista. También llaman la atención los colores a juego de la camisa y la bolsa. Una foto muy buena!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Erguida, de rosa y afrontando todo tipo de situaciones.
    Dar color a la vida, es vital.
    Preciosa toma, encuadre y un texto exquisito.

    Un abrazo, compi. Salud

    ResponderEliminar
  27. Bonita imagen, ideal para ilustrar el texto, me gusta la composición y la seguridad que me transmite la modelo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  28. No hay camino de vuelta y la bici la llevara al lugar perfecto y de manera segura.

    Linda foto
    Saludos

    ResponderEliminar
  29. Final imprevisto. Para mí que acabaría el relato en negro por aquello de que "las desgracias nunca vienen solas"...; pero acabó en rosa. Eso al menos dice el cuento, ¡que vaya usted a saber, lo que luego en la vida real acontecería...!

    ResponderEliminar
  30. Bonita imagen, con colores que destacan sobre el fondo oscuro. Una escena cotidiana, pero acompañada de un bonito relato, muy emotivo: un pedazo de una vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Una gran historia para una estupenda imagen. ¿Quién no ha sentido la necesidad alguna vez de tomar el camino del aeropuerto o del ferrocarril y poner tierra por medio de los problemas? Y eso que no me gusta el rosa...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  32. Conque "volando a una de esas islas...", yo juraría que la he visto, o será que se parecen mucho estos turistas...a saber, jajajaaa!!!

    Muy buena historia para una fotografía bastante original...pero la historia se sale, aunque la foto no se quede atrás, enhorabuena!!!

    Un gran abrazo, amigo!!! ;)

    ResponderEliminar
  33. Yo te diría que... cuando hay hijos por medio, no debe ser nada fácil tomar una decisión de ese calibre. El rosa me "despista" (podría ser un problema añadido). Sin embargo, el hecho de "haber perdido sólo una bici" deja una puerta muy abierta a...

    bsÖs, Ñoco.

    ResponderEliminar
  34. Uffff, no sé, no sé, yo creo que ya una vez en el aeropuerto, habría sido mejor coger ese vuelo... pero cada uno es cada cual.

    El rosa no sienta mal del todo..no.

    B9B

    ResponderEliminar
  35. Non é doado romper, por iso antes de facelo damos mil pasos atrás. Quizais porque sempre pesa máis o vivido ca o que queda por vivir. Ou porque, non fondo, temos fe cega en que todo ha de mudar nalgún momento. Ou porque a nosa forza, se é que a temos, se multiplica por mil cada vez que somos capaces de nos erguer de cada caída. Ou porque fuxir da realidade nunca é unha boa opción xa que, vaiamos onde vaiamos, ela sempre nos alcanza...

    BQÑSMTS.

    ResponderEliminar
  36. veces una via de escape siempre viene bien para pensar y decidir sobre nosotros

    ResponderEliminar
  37. ¿Quién dijo que volar fuera fácil?

    ResponderEliminar
  38. Excelente los contraste, además de un buen encuadre. Saludos.

    ResponderEliminar
  39. Hola ñOCO Le bOLO. Maldiciendo el resfriado que me ha dejado fuera de servicio el cerebro y sin poder comentar como se lo merecen la foto y el texto. pero para compasar... BRAVO!!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Boa tarde, sua criatividade em criar uma historia interessante e fantastica, assim como, a foto é maravilhosa.
    AG

    ResponderEliminar
  41. La historia le va que ni pintada a tu pink lady. Su cara de felicidad pega con el desenlace final.
    Preciosa instantánea, fresca, llena de vida.

    ResponderEliminar

·>
·>

· algial@gmail.com