16/9/13

581 - Grándola



Estaban muy acostumbrados a vernos pasar. Siempre trabajaban a la vera de ese camino. Serían poco más de media docena. Siete, exactamente.

En ese momento, nosotros éramos menos. Las dos hermanas alemanas, los dos cubanos de Florida, el alemán de la Selva Negra, el de la mochila roja... caminábamos por ese suave y agradable tramo que discurría entre Barcelos y Ponte de Lima. Atrás, por el algunas veces adoquinado camino, con esos característicos cubos de granito, nos seguían la polaca, la californiana, el zamorano, la pareja de andaluces...

Al divisar a los peregrinos, invariable se preguntaban por sus motivos, por sus pasos. Tal vez les pareciéramos gente ociosa, quizá personas en busca de un reencuentro, un reto personal… o nada, simples descreídos caminantes en busca de gente… otras gentes.

'El Camino es un lugar por donde andar, alguien con quién hablar, y un par de huevos fritos con chorizo al final'… me decía un viejo caminante, en su décimo Camino. Me apropié de su sentencia.

De alguna manera agradecían nuestro paso. Ocasionábamos una grata pausa en su esforzado trabajo. El sol no era despiadado, todavía. 

Dos portaban motoguadañas, Rosalía una de ellas, y otros dos todavía usaban el dalle. Dos mujeres, de edad imprecisa pero avanzada, de belleza serena y curtida por el sol, rigurosamente vestidas de negro, con su negro pañuelo en la cabeza, ayudaban en las tareas de recogida de la hierba. El último, se afanaba en ordenar los haces de hierba.

Les brillaban los ojos de orgullo ante los avances que les habían traído los tiempos posteriores a la revolución de los claveles y los fondos europeos. El país se había beneficiado de profundos cambios.


Cantaban Grándola... vila morena y me invadía la envidia por aquella revolución que se había adelantado a una nuestra inexistente. Cuando hablábamos de ella, el pesar enturbiaba sus miradas al pensar en todo lo que estaban perdiendo en estos últimos tiempos.  El retroceso era evidente. Esto ya no es lo que era, decían, y ellos no entendían de macroeconomía, ni de Europa, solo comprendían que hay cosas que nunca cambian. Opresores y oprimidos, ahora disfrazados con otros nombres. Justicia e injusticia, con sus nombres rotundos pero con una balanza fullera. Y seguían sonando los ecos de la canción… y cuanto más sonaban, más se extendía una suave tristeza, algo más... todavía. Saudade.

Y ya, al regreso... esa saudade embarga nuestro país. También soy yo uno de esos segadores.



· · ·
581·CR187·130916 · Grándola ©2013  
713'130621-188-CS Portugal-Segadores-©2013
· · ·

56 comentarios:

  1. Foto de un instante.
    ¡buena!.
    Texto interior,
    ¡Esplendido!
    Saludos, Ángel

    ResponderEliminar
  2. La Foto en el momento preciso,que duro trabajo el de estas mozas,el texto fantastico!!

    Un Saludo

    ResponderEliminar
  3. Saudade sí, mucha, porque lo conseguido con tanto esfuerzo se derrumba, porque nos roban, nos esquilman y, luego, tranquilos nos "invitan" a emigrar, de nuevo.

    BB. A.A.

    ResponderEliminar
  4. Gran momento el que has captado. Cuando escucho "Grandola vila morena" aún se me erizan los pelos de emoción... Nada, uno que es un sentimental.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Sí, seguro que hay muchos motivos para hacer el camino. Hermosa foto! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Esa fotografía de una mujer abriéndose camino duramente entre la maleza no está exenta de un gran simbolismo. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  7. Oigo la canción en mi memoria mientras voy leyendo el post, el corazón cada vez más encogido, el país del que hablas es hermano del mío. Lo es como ningún otro. Somos la misma gente.

    Después levanto los ojos a la foto y celebro que en ella no falte la esperanza...No podrán con ellos, Ñoco, y tampoco con nosotros, no mientras tengamos a esas mujeres

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. ...pues no tiene faena ni nada.

    (Gracias por enlazar la definición de Saudade, muy aclaratoria).

    ResponderEliminar
  9. nOCO, querido, es muy linda la
    photo, y muy triste el relato.
    SAUDADES, como se dice en Brasil.
    Yo no conozco de eso, porque en
    ninguno de mis dos paises,se es-
    tila. Me encanto tu entrada! Un
    abrazo apretado.
    Cotiti.

    ResponderEliminar
  10. Maestro, esta entrada es de las de mi gusto,la foto es como una llamada, parece que nos está invitando para ayudar y hacer todos un esfuerzo, hoy más necesario que nunca. Y el texto tiene una carga de optimismo y esperanza, hemos de seguir caminando sin vacilaciones, con paso firme y decidido, aunque oigamos voces que nos dicen que estamos errados,que ese no es el camino.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ...el viaje, el camino, imprescindible...

    ResponderEliminar
  12. Foto y texto llegan muy dentro. Me haces recordar que los hilos rojos nunca se romperán y la esperanza, aunque a veces sea difícil, no la hemos de perder.

    Cada uno hace hace su camino y cada uno tiene unos motivos muy particulares. Lo que muestras del tuyo me emociona.

    Elegiste un magnífico tema para CR.

    AiBcR

    ResponderEliminar
  13. Se me han puesto los pelos de punta amigo...
    Leía mientras escuchaba "Grândola, Vila Morena"

    Yo también soy una segadora de esas...

    Eres grande bOLO, gracias por tu amistad, la que me permite disfrutar de buenas vibraciones...

    Un abrazo.

    http://youtu.be/ci76cKwFLDs

    ResponderEliminar
  14. Debe resultar nostálgico ir haciendo el "camino" y encontrarte a gente aun usando la guadaña en plena siega, fruto de que la modernidad a estas alturas del siglo no ha llegado a todas partes, la pena es que si esto sigue con el rumbo que ha tomado, no conocerán esa “modernidad” y lo peor es que los que la han conocido quizás tengan que volver a usar esa “dalle” y los invada un cierto aire de melancolía. Bonito momento capturado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Espero que sigas andando por esos caminos y nos cuentes y nos muestres esas otras vidas luchadoras.Un post muy emotivo.
    Abrazo, Bolo.

    ResponderEliminar
  16. Ya la fotografía es elocuente, y con el relato de ese momento, se siente más a flor de piel. Que bien sabes hacerlo ñOCO! Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Tienes suerte de ser uno de los segadores, mi querido Ñoco. Hay muchísima gente en este País, sin revolución y sin claveles, que son la hierba que los demás segamos.

    Magnífico post.

    BSNGNS

    ResponderEliminar
  18. What profound writing.

    Being a reaper can be hard work too.

    ResponderEliminar
  19. I love the story u tell.Also very nice photo.
    Hugs Anita

    ResponderEliminar
  20. Bien captado el momento, en plena actividad y parece disfrutar de ello. Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Este excelente y reflexivo pots me ha traído muchos recuerdos...de ese día en que todo Portugal cantaba " Grândola, villa morena
    Tierra de fraternidad
    El pueblo es quien más ordena
    Dentro de ti, oh ciudad..."
    Mi pueblo se encuentra a 1Km de Portugal y cuando ocurrió allí me encontraba.
    Estupenda la captura ñOCO.
    Un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  22. El camino por tí recorrido dá mucho qué hablar y el regalo con el que nos deleitas en éste post dá mucho en qué pensar.
    Gracias Ñoco

    ResponderEliminar
  23. she seems to be a strong woman to do such a hard work!
    nice post Ñoco!
    greetings, Hilde

    ResponderEliminar
  24. Bela foto.
    Boa Noite!
    Ótima quarta-feira!
    Beijinhos.
    º° ✿✿ ♫° ·.

    ResponderEliminar
  25. El retroceso es evidente, es cierto. Me gusta el orgullo calmado de la gente que trabaja el campo. A veces no entendemos por qué lo sienten. Pero yo veo a mi padre, segando con la dalla y siento un orgullo increible. Su sabiduría es enorme.
    Me encanta tu camino.
    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Todavía faltan muchas cosas por verse, para bien y para mal. Nada que la lucha no logre y conquiste nos podemos merecer...
    Abrazos Artista!!!

    ResponderEliminar
  27. Que quieres que te diga amigo...Emoción a flor de piel. Eso lo resume todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Empezaré mi comentario con un

    Que se Lixe a Troika!

    Qué nostalgia de aquella Revolución, Ñoco.

    Claveles en las bocas de cañones y fusiles nos hicieron soñar con el cambio. Se acabaron las dictaduras y ya teníamos más cerca en el tiempo un nuevo himno para la esperanza...

    Grândola, Vila Morena...
    ...en cada esquina un amigo,
    en cada rostro igualdad,
    el pueblo es el que manda...

    ...pero ahora el pueblo es el que sufre.

    Me ha conmovido este alto en el Camino, con su guadañera, la descripción del encuentro y tus reflexiones.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  29. Magnifico texto. Me ha encantado todo y además con esa denuncia a la situación actual en que todo lo que se tardaron decenios en ganar se esta perdiendo a gran velocidad. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  30. I have tried this tool a long time ago (without engine)
    It was not easy and quite dangerous I think.
    Interesting to read what you write,
    and thanks for the red information.

    Hugs to you

    Susanne

    ResponderEliminar
  31. quizá no alcance a entender los pormenores de este relato que se me hace muy tuyo, muy cotidiano. Pero sé perfectamente cuál es el meollo de la historia y me voy a detener especialmente en la delicadeza conque detallaste cada pincelada de este cuadro. Hermoso

    un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Un trabajo a la vera del camino, quizás para entretener a los peregrinos...¡quién pudiera encontrarse contigo y tu sabiduría en cualquiera de esos senderos!
    Un abrazo, grande y cariñoso.

    ResponderEliminar
  33. Hermosa canción, aunque la escena bien podría ser una adaptación actualizada de els seqadors.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Ovos fritos com chouriço... Que delícia com um bom vinho!
    Gostei muito do texto e a foto também. Abrazo

    ResponderEliminar
  35. me choca el instrumento que usa para tanta hierba, en mi pueblo cogeria la segadora o la guadaña.el relato ameno, critico y sensible.saludos

    ResponderEliminar
  36. Un momento, un texto, un sueño de libertad.

    ResponderEliminar
  37. ... terra de fraternidade.
    Recuerdo, creo que fue el año pasado o el anterior, cuando el presidente del gobierno estaba presentando en el parlamento portugués los recortes ordenados por la troika y el público de las tribunas empezó a entonar el "Grandola Vila Morena" ¡Cuánta dignidad! Emocionante.
    Un abrazo, Ñoco

    ResponderEliminar
  38. Dalle mi querido Ñoco, dalle!! e non teñas saudade, sempre podes voltar a esas terras preciosas de Protugal .. e mentras, si non te pasa a morriña, pode recordar esos días glorioso vindo ESTA PELI:-) ainda que moito me temo que esos tempos, meu querido amigo, ni aquí ni allí voltarán xa..

    Moitos moitos bicos ... por aproximación con el portugués falé en galego y por lo mismo, siempre puedes volver aquí...será un placer:))

    ResponderEliminar
  39. yaaaaa antes de que me lo digas PRotugal, suena raro ¿verdad? mejor Portugal... tiene menos protuberancias jajaja

    ResponderEliminar
  40. Esto es lo que sentimos: una tristeza alegre.«bem que se padeçe y mal de que se gosta».
    "Las voces que sirven para ir diseñando nuestras vivencias o estados sentimentales, carecen de la claridad significativa imprescindible para conseguir fijeza y transparencia especulativa".

    un abrazo

    ResponderEliminar
  41. Maravillosa foto pera un recuerdo de libertad.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  42. Caro ñOCO,
    Agradeço-te esta homenagem ao Povo português e à canção que é, para mim, o verdadeiro hino nacional da democracia (?)do meu país.
    "Grândola, Vila Morena" continua a emocionar-me por todas as memórias que evoca. Faz parte do 1.º LP ("Cantigas do Maio" de José Afonso que é uma das melhores obras da música popular portuguesa do sec. XX)que eu comprei em jovem e que passei horas sem fim a escutar. Lembro-me como se fosse hoje de a ter escutado no rádio da messe de oficiais do Quartel de Infantaria de Viseu, naquela madrugada de homens sem mêdo dispostos a libertar o meu país. Era o sinal de que havia chegado o momento de pegar nas armas para derrubarmos a ditadura. Lembro-me de a ter escutado e cantado nos muitos concertos e manifestações que se seguiram ao 25 de Abril. Faz-me, ainda, recordar o meu primeiro ano de trabalho como professor na vila de Grândola.Por tudo isto, quando a escuto, os meus olhos humedecem e um frémito percorre-me a pele. Não, não quero viver estas memórias com saudade. Saudade, como alguém já disse, quero ter, mas do futuro. Desse futuro em que acredito que o Povo será quem mais ordena, no meu país, no teu, em todo o mundo. Mas para isso ter-se-ão de cortar as ervas daninhas.
    Cantemos "Grândola, vila morena" com saudade do futuro.

    Bem-haja

    ResponderEliminar
  43. Preciosa captura, reflexiva presentación de una realidad que perturba los caminos.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  44. What a great capture of a slice of life in your part of the world.

    ResponderEliminar
  45. Este verano fui un día a Ourense, tras embelesarme durante tres horas en el centro histórico, mis pies cansados me llevaron hasta una plaza solitaria. La terraza de un pub ocupaba prácticamente su centro, me senté en una silla bastante alejada y cuando vi venir a la camarera, con el pelo trenzado, para que no se diese la caminata, le grité a media voz ¡un café con leche, por favor!, sonrió y regresó sobre sus pasos en busca del pedido. Mientras la seguía con la mirada pude leer el cartel "Grandola". Todo esto que cuentas hoy aquí, me vino a la memoria: la canción, los claveles, el valor del pueblo portugués, la emoción... porque, además, me encontraba en la Plaza da Liberdade, lo leí a través del objetivo de la cámara que en ese momento acercaba la placa cosida a la fachada de un edificio medio abandonado, adosado a un solar ruinoso, y me invadió la saudade: el viaje a Portugal, a Grândola, un puño en alto, una sonrisa traviesa, el recuerdo, el pasado...
    Y no entiendo cómo permitimos llegar a aceptar esta humillación, siendo que tenemos las mismas armas que entonces.

    bsÔs.

    ResponderEliminar
  46. La revolución y sus posturas son diversas... Los momentos históricos seguirán apareciendo como la cotidianidad de los hechos, pero el pasado jamás debe ser olvidado sea cual sea el precio. Jamás.

    Las divisiones y trifulcas fueron y son una vía en la que pocos creen que es la solución. Ahora somos nosotros, el pueblo, la gente, la misma persona, la que tiene la voz para decir qué.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  47. Qué ganas de volver a hacer el Camino siento cuando veo tus fotos y leo tus relatos. Me gusta la foto y me emociona el texto.
    Un beso querido Ñoco

    ResponderEliminar
  48. Una ocasional y linda fotografía, me gusta, va un saludo, Rodisi

    ResponderEliminar
  49. Joer pues no tiene trabajo ni nada ... uf!!!!
    Buenos recuerdos me traes del Camino
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  50. Bello retrato.
    El camino es eso, un sueño de caminar. Lo de menos el destino o la causa, lo más el propio andar. Sentir la vida al paso, la que va quedando atrás, y la que nos acompaña al ritmo del sueño.

    Expresiones

    Piedra

    ResponderEliminar
  51. Me encanta el relato, ñOCO.
    Por esa zona portuguesa he estado en alguna ocasión, y mis recuerdos son gratísimos.
    La imagen es perfecta para esas palabras.
    Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  52. Dear Friend, I do not know what you write, but I really love your photos!! Programs for translations are not to accept. My best to you

    ResponderEliminar
  53. Texto y foto hacen una comunión perfecta. El texto desprende una "dulce" melancolía. Yo estuve en Santiago y cuando veía llegar a los peregrinos a la plaza del Obradoiro, los miraba con admiración, y también me surgían esas preguntas, qué les habría motivado a hacer el camino, de dónde venían, etc. Hay un ambiente muy bonito. Imagino que debe ser parecido en el camino, aunque también debe ser duro.

    No he tenido el gusto de ir a Portugal, pero todo llega ;). Últimamente no creo mucho en política, ni en revoluciones, tampoco. Me temo que siempre ha sido y va a ser como dijo Lampedusa "que todo cambie para que todo siga igual".

    Un beso,

    Margarita

    ResponderEliminar
  54. Aainsss saudade... una palabra fácil de sentir pero difícil de explicar...

    Nos llevas irremediablemente al relato...

    fantástico!!!

    ResponderEliminar

·>
·>

· algial@gmail.com