26/4/19

855 - La Espera



la temperatura era muy agradable... de julio

se sentó en el cálido suelo
a esperar

con esa calma chicha
deseaba saber si el sol habría de ocultarse
antes de que el velero llegase al puerto

el tiempo no vale nada, cuando la espera merece la pena



· · ·
855·CR328·190422 · La Espera ©2019  
w'150710-040-Portugal-Barra ©2015
· · ·

12/4/19

853 - ¿Por qué?



Why are Jews...

algunas repuestas estaban a la vista
las ideas, bien claras

el saber decir no y el saber decir sí
según a qué
una habilidad nada común

siempre podrías salir de allí con un 'menorá'
o una 'mano de Fátima'
dependiendo de si gusta más el siete
o el cinco


· · ·
853·CR327·190412 · ¿Por qué? ©2019  
w'120618-077-Croacia-Dubrovnik ©2012
· · ·

5/4/19

851 - La partida



abuelo, ya sé por qué no ganas nunca

¡cállate niño!

abuelo, ¡que te están viendo las cartas reflejadas en las gafas!


· · ·
851·CR326·190405 · La partida ©2019  
w'120113-004-Lanzarote-Arrecife ©2012
· · ·

26/3/19

849 - Epílogo 2




7:29:57 Disparo.

Hace ya un rato que he comenzado a andar. Del Este llegan las primeras luces de la mañana, mientras dos fuentes de luz despiden mis pasos. Una ilumina la tierra, otra ilumina el océano. Ahora es el Sol el que se ocupa de ello. A lo lejos, el impresionante cabo Vilano, con su faro, me trae a la memoria el suceso del 'Serpent'. Una tragedia ya contada, sucedida allí cerca de la playa de Trece, donde se encuentra la duna más alta de Europa. Siempre hay discusiones al respecto. La de Pilat es todo arena y la rampante del Monte Branco, en Trece, está muy colonizada por la vegetación.

Dejo atrás el Santuario da Virxe da Barca, ocasionalmente batida por las olas, las famosas 'piedras' y 'A Ferida', imponente monumento.

Solamente me falta un día para terminar. Serán 29,3 km que habrán de convertirse en treinta y cuatro, por el capricho de acercarme todo lo posible a la costa.  Atrás quedan los otros once días, haciendo el Camino Primitivo, desde Oviedo, por la variante de Los Hospitales, pasando por Lugo y Santiago hacia Finisterre. Cada día podría constituir una memoria, y debiera serlo antes de que la memoria se desvanezca, como los antropocirros acariciados por el aire.

El camino es solitario. Solitario. Solamente yo pasé la noche, ese día, en el albergue. También cené solo. Solo en el restaurante.

No es duro, en general. La máxima altitud es el Facho de Lourido, 269 metros, lugar donde se hacían hogueras para avisar de algún peligro. Es un subir y bajar, un tanto rompepiernas, por pistas y bosques. Me duele el pie izquierdo. Y todavía me sigue doliendo, hoy, cuatro años más tarde. Un dolor asumido, generado a la salida de Lugo, al hacer 22 km seguidos sin paradas, muy deprisa, que había que llegar a algún albergue a una hora prudente.

A unos kilómetros de Muxía, en un momento veo que me siguen cuatro parejas de franceses. Vienen observando qué de vez en cuando me paro a  consultar el teléfono. Efectivamente, uso el navegador Backcountry, que me garantiza una exactitud de tres a seis metros, con el mapa del IGN. Me siguen sin perder distancia, a unos quince metros, pegados entre ellos como la procesionaria del pino. Pronto tengo que pararme para indicarles cuál es el camino, a partir de ese punto, y explicarles qué no deben seguirme, que estoy 'inventando' mi propio camino, que será más largo, buscando nuevos parajes.

La costa es bella. Caminar con gastadas botas y mochila roja burdeos, por la fina arena, rompe la rutina de la dura montaña. No es necesario mirar dónde se ponen los pies. Hay que pararse, la prisa no es buena, a disfrutar de la diminuta flora de las dunas... Apretar el obturador...

Pasan los pequeños pueblos, aldeas, parroquias, a velocidad de caminante, pueblos de nombres sonoros, poéticos.

Me paro en Lires a comer. Hay un restaurante muy concurrido. Muchos peregrinos, los que están haciendo el camino en el sentido de las agujas del reloj, de Finisterre a Muxía. Yo seguiré solo, mi camino es levógiro. Sé por qué. Finalizar en Muxía es tener poca comunicación con Santiago, algo que no sucede en Finisterre. Más sabe el zorro por viejo que por zorro. Digo.

Antes de llegar a Finisterre me desvío a la playa Do Rostro. Encuentro un pequeño trozo de madera quemada y una tímida planta tratando de vivir. Disparo. Conocéis la foto.

Finisterre. Ya. Como la vez anterior, entro en la Bibliotaberna a tomarme un bok de Estrella de Galicia mientras suena Pink Floid. Es inevitable, lo de la cerveza. El resto ya es más prosaico. Una ducha, una cena, una amable sobremesa con un buzo local y una peregrina que quiere ser sumiller y algunos parroquianos que se toman unos vinos. Temas de pesca, entre otras cosas, siendo el buzo la estrella del evento.

A dormir. Mañana será otro día. Habrá que regresar a casa, y pensar en otro 'camino'. Será sencillo, una parte del 'Sanabrés'. Desde Alberguería (Ourense) a Santiago será suficiente. Esta vez, cuatrocientos setenta y tres kilómetros también lo han sido.


retazos de unas memorias nunca escritas


· · ·
849·CR325·190326 · Epílogo 2 ©2019  
w'150512-001-De Muxía a Finisterre ©2015
· · ·

17/3/19

847 - Krunoslav




Krunoslav, el que es coronado de gloria.

así se llamaba. Krunoslav. No le pregunté por el apellido pero sí me dijo lo que significaba su nombre.

era una persona perfeccionista. Mucho.
Había estudiado una carrera de artes y oficios, o algo que me pareció similar, que no conozco el sistema educativo de su país y, por tanto, no puedo detallar algo más concreto.

me lo encontré haciendo lo mismo que yo. Mirando por la ventana hacia el interior de su berbernica, su barbería, vamos. Percibí en sus claros ojos una mirada nostálgica. Al darse cuenta de mi interés, y de como yo recorría con la mirada, minuciosamente, el interior de su local, rompió a hablar.

no detallaré todo lo que me contó, solo diré que fue toda su vida, desde la afortunada infancia, que disfrutó, hasta cuándo y cómo decidió montar su barbería, dificultades económicas incluidas... (*)

llegó al momento crítico de su historia, el momento en el que a pesar a tener solo 55 años toma la drástica decisión de cerrar su negocio. Negocio que iba viento en popa. Sus clientes tenían que citarse telefónicamente, con antelación suficiente, por la abundancia de solicitudes, y siempre recibía a uno cada treinta minutos. No tenía un horario ni intensivo ni extensivo, solo seis horas diarias, repartidas por igual en mañana y tarde. Comenzaba el trabajo a las 10:15 de la mañana y a las 16:15 de la tarde. además, no tenía inconveniente en cerrar ocasionalmente, para descansar o irse de vacaciones. Se lo tomaba todo con calma...

era muy ameno con los clientes. Tenía la habilidad de seguir todo tipo de conversaciones, y de saber ‘navegar’ cuando éstas se dirigían por derroteros peligrosos, como fútbol, mujeres, política o religión. 

no recuerda haber tenido ningún incidente con cliente alguno... pese a que siempre hay clientes bastante impertinentes.

dándose cuenta de que yo era un turista, y por tanto de paso, y que miraba continuamente a sus compañeros de viaje, abrevió. Me confesó su secreto, lo que él consideraba un gran secreto, que no conocían ni su familia, ni amigos y vecinos.  Me confesó el motivo del cierre de su barbería, algo que a nadie había confiado.

ya lo he dicho, Krunoslav era un perfeccionista. Cerró su querida barbería cuando descubrió que una de las hermosas lunas, en las que sus clientes seguían su primoroso trabajo, se había roto... lo suficiente.

cuando lo dejé me di cuenta de que no le dije que ese problema podría haberlo arreglado fácilmente, habiendo encargado una nueva luna.

no sé si le hubiera servido para algo el consejo



(*) si sois muy curiosos podéis inventaros todo este párrafo



· · ·
847·CR324·190317 · Krunoslav ©2019  
w'120617-021-Croacia ©2012
· · ·

8/3/19

845 - 8m19




pasos firmes, alejándose de la desigualdad

similares proyectos
similares destinos
misma sangre
mismo corazón

pasos firmes, a dar juntos, hacia la igualdad



· · ·
845·CR323·190308 · 8m19 ©2019  
w'130606-055-Holanda-Amsterdam ©2013
· · ·

23/2/19

843 - Curavacas






había que madrugar, la vez anterior había comenzado a las cinco de la mañana porque llegar a la gran pedrera, orientada al sur, con sol podría ser algo así como entrar en un horno

con ritmo constante, sin paradas, la pedrera se va salvando, hasta llegar al embudo donde con una pequeña trepa se accede cómodamente al acceso a la cumbre, a 2.524 m.

las vistas son impresionantes y no por conocidas impresionan menos

la bajada transcurría tranquilamente hasta que un compañero tiene un pequeño resbalón y 'se saca el brazo de su articulación en el hombro', a unos 2.400 metros de altitud

después de unos primeros auxilios, de inmovilización del brazo, y ante la imposibilidad de bajar por su pie, tenemos que llamar al helicóptero de la Guardia Civil que no tarda mucho en llegar

la maniobra de rescate la seguimos con admiración, a algo de distancia dado que las aspas del helicóptero levantan pequeñas piedras que se convierten en peligrosos proyectiles

los guardias se la juegan, con pericia y eficacia sin lugar a dudas, porque un tropiezo del aspa con cualquier saliente y salta todo por los aires

afortunadamente, la historia tuvo un feliz final... y en la montaña seguimos encontrándonos


'de las memorias nunca escritas'


El Curavacas en la Wikipedia   /   fotos en Google

· · ·
843·CR322·190223 · Curavacas ©2019  
w'170903-010-Palencia-Pico Curavacas ©2017
foto desde Peña Escrita 
· · ·

13/2/19

841 - Alka, otra vez



Alka, sí, otra vez

es croata, de Split, frutera

no sabe que la estoy fotografiando
no sabe que me he inventado su historia
no sé si le gustaría
sí sé que es una trabajadora, una mujer trabajadora, como todas
y como todas, se merece la foto
y mucho más

· · ·

su historia está 'aquí' en español   /   her story is 'here' in English

· · ·
841·CR321·190213 · Alka, otra vez ©2019  
w'120613-024-Croacia-Split-Alka ©2012
· · ·

5/2/19

839 - Anshun 安顺市




Yeland era su nombre. Yeland era de Anshun. A Yeland le gustaba ir a bañarse al lago Yelang. Al gran lago de Yelang, por Yeland, el gran emperador chino del que apenas hay literatura.

Yeland sabía cosas así porque se lo habían enseñado en la escuela de Anshun. Anshun era muy grande. Más de dos millones y medio de chinos, ahora celebrando El Año del Cerdo.

Anshun tenía muy buen clima, mucho mejor que Daroca, pero cuando Yeland tomó la decisión de emigrar no lo sabía. Solo sabía que España era un lugar magnífico. Un lugar donde hacer negocios.

Casi no recuerda cómo llegó a Daroca. Con sus ahorros, y los de muchos familiares, abrió una tienda, que él no quiso que la llamaran ‘de chinos’. Le quiso poner de nombre
Le disuadieron. Le dijeron que Daroca no era tan grande como para que la gente lo entendiera. Así pues le puso de nombre Anshun, como su ciudad.

Yeland era un idealista. Se dijo que traería la primavera permanente a Daroca. Sería una primavera que nunca se marchitaría. Asumía que las flores de plástico no era lo mejor… pero nunca se marchitarían.

Allí lo dejé, ‘guasapeando’ con conocidos suyos de Anshun. Era feliz… aunque siempre recordaba a todos sus clientes que el clima de  era mucho mejor.




· · ·
839·CR320·190205 · Anshun ©2019  
w'181015-020-Zaragoza-Daroca ©2018
· · ·


29/1/19

837 - Con retraso




siempre había sido de ideas fijas

tal vez ahora sufriese las consecuencias de su empecinamiento

la línea 3'5 del 'sector A' nunca pasaría por donde ella suponía
ni siquiera había un proyecto para abrir una nueva línea sobre la mitad del andén central

ella seguía pensando que su tren traía 'algo' de retraso


·de la colección nunca comenzada de relatos imposibles·


· · ·
837·CR319·190129 · Con retraso ©2019  
w'150712-049-Portugal-Oporto ©2015
· · ·

21/1/19

835 - Diálogo improductivo



si de belleza se tratara
o de lo que fuese
¿merecería la pena cualquier obstinado diálogo, o discusión?

siempre hay alguien esperando su oportunidad

nunca esa belleza... o lo que fuere
tendría durabilidad

alguien pronto le quitaría el trono


· · ·
835·CR318·190121 · Diálogo improductivo ©2019  
w'150524-702-Flores ©2015
· · ·